Reflexiones -  10 de Febrero de 2019

"¡Apártate de mí Señor, porque soy un pecador!'..."No temas desde ahora serás pescador de hombres".

Cada vez que leo este evangelio me recuerdo una frase que hace años se decía: "Dios escribe derecho en renglones torcidos". Esto se expresaba cuando a veces humanamente no se veía solución a las dificultades.

En el evangelio de este domingo, Jesús se nos presenta enseñando en el lago desde la barca de Pedro. Después Jesús invita a Pedro y sus discípulos” a remar mar adentro en el agua más profunda y que tiren las redes". A pesar de las dudas por el fracaso de la noche, ellos acceden y tiran las redes y consiguen un resultado milagroso.  

Yo siento al leer este evangelio "que Jesús hasta ahora estaba solo, predicando, y sanando, de ahora en adelante lo hará acompañado por sus discípulos, que se convertirán en: "pescadores de hombres".

Sin embargo, quisiera destacar algo que me "tocó”, es la frase de Pedro: "Apártate de mí Señor que soy un pecador”. En la obra evangelizadora de los apóstoles se repetirá muchas veces esta frase, cuando ellos tengan que enfrentarse a un lago a veces vacío de peces, donde se frustrarán y dirán: "hemos trabajado por mucho tiempo y no recogimos nada," ¿para qué sirve tanto trabajo y sacrificio? Sin embargo, Pedro nos da la respuesta:" En tu nombre echaremos las redes". Que enseñanza dejar que el Señor escriba derecho su plan de salvación en situaciones que lucen a veces sin solución y sobre todo cuando nos viene el desánimo, y la falta de fe., o la indiferencia de los otros, en esos momentos Pedro la cabeza de la Iglesia nos repite confíen: "En su nombre echaremos las redes". A veces se nos olvida que la obra es del Señor, como dice Pablo: "Por la gracia de Dios soy lo que soy. He trabajado más que todos. aunque no he sido yo, sino la gracia de Dios que está conmigo". 1 Cor. 15,10.

Pidamos al Señor en la Eucaristía, que nos ayude a confiar en El aun cuando a veces no creemos ver resultados en nuestra pesca evangelizadora. El apóstol Pedro nos exhorta "en el nombre del Señor a tener fe y echar las redes”. Porque "el tiempo del Señor es perfecto y el "escribe derecho en renglones torcidos".