Reflexiones -  23 de Septiembre de 2018

'Si alguno quiere ser el primero, que sea el último de todos y el servidor de todos". Mc. 9, 35

Hace algunos años recuerdo una señora que cuando estaba la situación difícil en su trabajo ella decía con mucha humildad: "Todos no pueden ser cabeza, algunos tienen que ser cola".

Tenemos una misión en el Plan de Dios, lo único que el Señor nos pide, como dice Santiago: es que en nuestro trato "demos paz, seamos comprensivos con los que no piensan como nosotros, llenos de misericordia. Y sobre todo que demos frutos de justicia en nuestras decisiones". Stgo. 3, 16. Hoy existe una gran tentación maniquea de dividir el mundo en buenos y malos, primeros y últimos, a veces hay muchos prejuicios en nuestras decisiones, etiquetando a las personas sin ir más allá. Jesús nos invita a ponernos en el lugar del otro, con nuestra cruz a cuesta por eso les habla a sus discípulos del sufrimiento y de la cruz, pero “ellos no entendían”. Dice la palabra de Dios que por el camino seguían enfrascados en la discusión de: "quien era el primero", en una palabra quien era la cabeza, y no la cola del grupo.

Jesús trata de iluminar sus mentes con el ejemplo de la sencillez de los niños. Jesús les invita a cambiar el "focus" igual que a ti y a mí. No seguimos a un rey potente y glorioso sino un servidor desarmado, un hombre pobre, célibe y sin casa, que nos dice: “No vine para ser servido sino para servir, y dar mi vida en rescate por muchos”. Mt. 20,28. "Es precisamente a través de la cruz que Jesús alcanzará la gloriosa resurrección. Quien muere con Cristo resucitará con él. Quien lucha junto a él triunfará". Papa Francisco. No importa si eres cola o cabeza, lo único que importa es servir a todos y que crezca el Reino de Dios y su Plan de Salvación, a través de la Nueva Evangelización, como comunidad parroquial de encuentro y con la ayuda de María y su Hijo nuestro Señor.