Reflexiones - 29 de Julio de 2018

“...tomó Jesús los panes, y después de dar gracias a Dios se los fue repartiendo a los que se habían sentado a comer..." Jn. 6, 13

En el Evangelio de Juan, Jesús alimenta a más de cinco mil personas, sin contar mujeres y niños, y sobró y mandó que lo recogieran para que no se desperdiciara... Jesús nos invita a reflexionar a los que vivimos en un ambiente de desperdicio que hasta las sobras de pan cuentan... recuerda: no muy lejos de nosotros con lo que tú y yo arrojamos a la basura, se alimentaría a niños y ancianos, librándolos de la muerte....

Pero vamos al punto que deseaba reflexionar brevemente en este evangelio.

Lo primero que me llamó la atención es la actitud de Jesús, que se interesa "por las necesidades de los que lo seguían", al Señor no le es ajeno nuestras necesidades materiales, por eso primero se preocupa porque "coman" y después que sacian su hambre, él quiere llenarles el "hambre espiritual", y les ofrece el Pan de Vida Eterna. 'Yo soy el Pan vivo que ha bajado del cielo, el que come mi carne y bebe mi sangre habita en mí y yo en el " Jn.6, 53- 55. Sin embargo "ironías de la vida" cuando Jesucristo el que los alimentó les quiere dar "el Pan de Vida Eterna", entonces lo quieren convertir en 'un rey temporal". Desafortunadamente no habían entendido el signo del verdadero "Pan de Vida". Pero, atención, a nosotros nos puede suceder lo mismo, cada domingo comemos el Pan de Vida, la Eucaristía y a veces se nos olvida pedirle al Señor en la oración, “tener sus mismos sentimientos”.

Jesús el Pan de Vida nos ayuda a educar nuestros sentimientos, recuerda: cuando nuestros sentimientos son educados por el Señor, cambiamos nuestro enfoque y servimos más al prójimo, cuando esto no sucede "gateamos".

Pidamos a Cristo pan de vida que nos SENSIBILICE para servir a los demás, “y que todo me interese, y nada me sea ajeno". Que me interese mi familia y si soy político mi país, los ancianos, su soledad, los jóvenes, la calidad de vida y la seguridad en los barrios, y por supuesto mi Iglesia, la evangelización y mi comunidad.