Reflexiones - 6 de Mayo de 2018

"Como el Padre me ama, así los amos yo. Permanezcan en mi amor. Si cumplen mis mandamientos permanecen en mi amor." Jn. 15, 9

El Evangelio de este domingo es una continuación del Evangelio de la semana pasada. En ese texto se nos pedía permanecer unidos a Cristo, con la alegoría de la Viña, hoy Juan nos dice que, para permanecer unidos al árbol, Cristo nuestro Señor, tenemos que Amar. ¿Y que es amar? Quizás tendríamos que purificar esa palabra de lo que se conoce como "amor condicional", donde tratamos de satisfacer nuestra necesidad de ser amados, extendiendo las manos en nuestras relaciones pidiendo amor, para entonces sentirnos “felices y amados". Sin embargo, a veces lo que encontramos en ese amor condicional es decepción al no llenar nuestras expectativas y anhelos existenciales:

Hoy el Señor nos habla de otro amor, el incondicional. "Como el Padre me ama a mí, así yo los amo a ustedes".

Ese amor incondicional es el que Crea y da vida. "Hagamos al hombre y la mujer, a nuestra imagen y semejanza", con capacidad de amor y de entrega, por eso las madres pueden dar ese Amor oblativo que es la entrega por sus hijos”. Nada más parecido al amor de Dios que el que sienten las madres.

"Como el Padre me ama, así los amo yo". Asumiendo nuestra condición humana. “El Señor siendo de condición divina se hizo el más humilde de los hombres". Flp. 2, 6 , corriendo el riesgo de ser crucificado, maltratado, negado, y traicionado, por nuestra Salvación. Como dice Pablo: "Por el gran amor que Dios nos tiene envió a su Hijo unigénito para que vivamos por El". Ese es el amor cristiano, incondicional, que se da y se entrega y que, por supuesto es mucho más que el amor condicional y egoísta que vemos y escuchamos” en nuestras novelas, y Rap music....

Finalizo con esta frase del Señor: "Permanezcan en mi amor" : Pues claro que sí , cuando yo vivo y pongo como valor absoluto el amor a Dios y el Amor al prójimo en mi praxis cristiana, con la ayuda de la Oración, y la Comunión, entonces mi relación de amor con el Señor se fortalecerá, y reflejará, en mis frutos de vida lo que vivo y experimento en mi relación con El, sintiéndome liberado de vivir con mis manos extendida esperando recibir "dadivas de amores que no llenan, mis ansias eternas de felicidad ", porque ahora "mi vivir es Cristo", por eso estoy lleno del amor oblativo, el verdadero amor , que lo vivieron los
primeros cristianos, hasta dar su vida por El ,y también como lo viven muchos cristianos hoy, en diferentes países, mártires de su fe, rechazados, discriminados y que por supuesto esos no son noticias, ni aparecen muy frecuentemente en Facebook, ni en las famosas cadenas noticiosas, pero si permanecen en el amor incondicional del corazón de Cristo.