Reflexiones - 20 de Mayo de 2018

"Ven Espíritu Divino manda tu luz desde el cielo. Padre amoroso del pobre, don en tus dones espléndido: " (Secuencia)

Hoy la Iglesia celebra la fiesta de Pentecostés.

El Espíritu Santo del Padre y del Hijo ha sido derramado sobre el mundo, en concreto en los apóstoles y en nuestros corazones. Es el Espíritu Creador de lo que conocemos y de lo que no conocemos, pero también es el Espíritu Santificador que nos educa con sus siete dones, para vencer la muerte y el pecado. Él es nuestro defensor, el abogado, que intercede por nosotros. Es el maestro de la palabra de Dios en la Iglesia.

Gracias a su luz divina se transforma el mundo.
"Ven dulce huésped del alma, descanso de nuestro esfuerzo..."

Su Santo Espíritu se nos da también a todos los bautizados, "porque hemos nacido de lo alto, del agua y del Espíritu."

Es también el Espíritu Divino "que da al esfuerzo su mérito", ayudando a sus ministros y laicos, unidos al Magisterio discernir como Iglesia "los signos de los tiempos", convirtiéndonos en evangelizados y evangelizadores, para acompañar al hermano e integrarlo a la comunidad.

"Recibid el Espíritu Santo, a quienes perdonen los pecados quedan perdonados..." También "hay diversidad de dones, pero un mismo Espíritu... ". En cada uno se manifiesta el Espíritu para el bien común". 1 Cor. 12, 11. En sus ministros ordenados, a través del sacramento del perdón y la predicación del Reino de Dios.

Al orar pídele al Espíritu Santo en este día de Pentecostés el don de Sabiduría para discernir cuáles son tus dones y talentos para servir en la Iglesia. "Porque quien ha hecho del amor del Espíritu Santo la plenitud de su vida no puede hacer más que entregarla a su servicio". Amen.