Reflexiones - 13 de Mayo de 2018

La Ascensión del Señor.

Hoy la Iglesia celebra la partida de Jesucristo a la casa del Padre.

El Señor después de haber cumplido su misión de redención, durante cuarenta días se presentó a los apóstoles resucitado, y nos dejó fundada su Iglesia, con Pedro a la cabeza.

El evangelista Marcos también nos presenta un mensaje lleno de esperanza y alegría cristiana. Hoy se ha instaurado el Reino de Dios con la derrota de la muerte y el triunfo sobre el poder del mal: "Id al mundo entero y proclamad el evangelio a toda la creación. "El que crea y se bautice se salvará ".

El Señor antes de ir junto al Padre nos dice que para salvarse hay que creer. Y ¿qué es creer? Es tener fe en El y seguirlo, cargando la cruz de cada día: "sin mi ustedes no pueden hacer nada", porque es Cristo la fortaleza espiritual que nos ayuda a enfrentar los problemas cotidianos y nos libera de las injusticias del pecado, como dice la segunda lectura de Pablo: "Iluminados los ojos de nuestro corazón para comprender la esperanza a la que nos llama, y la riqueza de gloria que da Dios en herencia a los santos...según la fuerza poderosa que desplegó en Cristo resucitado, sentándolo a su derecha" Efe.1, 19. Esa es la fe en la gloria y el triunfo de Cristo que nos fortalece y nos ayuda a discernir para ver su obra en el mundo, y así convertirnos en cooperadores del mensaje de salvación, a los más necesitados.

No deseo finalizar sin felicitar a todas las madres en este día. Pidamos a la Santísima Virgen María, la madre de la fe, en este mes de mayo, que interceda ante su Hijo por las madres, vivas y también por las que han partido a la casa del Padre.
Recemos un rosario en familia, por las madrecitas.

¡Feliz día de las madres!