Reflexiones - 18 de Marzo de 2018

"Ha llegado la hora de que el Hijo de Dios sea glorificado. Yo les aseguro que si el grano de trigo, sembrado en la tierra, no muere, queda infecundo; pero si muere, producirá mucho fruto..." Jn. 13, 22.

Estamos a una semana de la Pasion de Cristo, y el evangelio de hoy nos habla de los sentimientos de Cristo, ante el dolor, la traición y la muerte que se le avecinan en su Pasión redentora.

El evangelio nos dice: "que fueron unos griegos a ver a Jesus", pero ¿quiénes eran los griegos que fueron a ver a jesus?, no sabemos si eran peregrinos que subían todos los años a Jerusalén,
o espectadores "que escuchaban, pero no se comprometían". Sin embargo, es a este grupo de extranjeros que quizás "buscan sabiduria" como decia Pablo; que Jesus se presenta no como el héroe de las illiadas, o los sabios griegos, sino "como el grano de trigo, que muere en la cruz para producir frutos de vida eterna". Jesus les habla de la sabiduría de la cruz, como dice Pablo: "escándalo para los judios, locura para los paganos. " 1 Cor. 1,23. Si, el grano de trigo morirá en la cruz el viernes santo, pero hay resurrección, y plenitud de vida.

También en este evangelio hay un llamado para los bautizados. El que se aferra a la vida la pierde y el que desprecia la vida en este mundo la conserva para la vida eterna". Como vemos es la entrega, a Jesús no el egoismo producto de nuestro pecado, sino la dinámica de la caridad la que nos fortalece en su seguimiento.

Por supuesto el Jesus que nos expresa sus sentimientos no es un super-hombre, sino es un ser humano que se siente "agitado, ante la hora que se le avecina". Ahora mi alma esta agitada ¿y que diré? Padre líbrame de esta hora. No, para eso he llegado a esta hora.

Las palabras de Cristo eran una invitación a confiar en el Padre cuando se aproxima el dolor y el sufrimiento. "Lo he glorificado y lo glorificaré ".

Que el ayuno, la oración y la caridad nos ayuden a ser más sensibles en esta cuaresma a la voz del Padre que nos fortalece, para cargar con fe la cruz de cada dia.