Reflexiones - August 27, 2017

Y ustedes ¿Quién dicen que soy yo? Mt.16, 15

En el evangelio de esta semana Jesús, les pregunta a sus discípulos sobre "que conocen de Él", y después a través de Pedro les da una encomienda de construir su Santa Iglesia.

Me gustaría detenerme brevemente, en esta frase de Jesús: ¿Quién dicen que soy yo?

No sé porque me imagino al Señor en uno de nuestros Mall, o en nuestras Iglesias haciendo esta pregunta, a modo de encuesta. En el caso de Pedro él respondió lo que la gente esperaba, y creía: "Dicen que eres Juan el Bautista, Elías, uno de los profetas..."

Sin embargo, Jesús hace una pregunta personal, "una pregunta que compromete, la vida y la salvación del ser humano". La respuesta se la da Pedro, que, "se hace dócil a la luz del Espíritu Santo", para que se manifieste la gloria de Dios: "Tu eres el Cristo el Hijo de Dios vivo". Si el Señor te preguntara: ¿Quién dicen que soy yo? ¿qué le responderías, en tu experiencia de fe?

Quizás para algunos la respuesta sería: "Jesús era un hombre bueno...pero sin comprometerme ...”. Para otros "un líder para sus derechos...", pero sin su estilo de vida: "de amar a los enemigos, negarse a sí mismo y cargar la cruz". Otros darán una respuesta más triste, respondiendo” con indiferencia", como enseña el libro del apocalipsis: "No son ni fríos ni calientes, ojalá fueran fríos o calientes" Apoc. 3, 15. Para otros quizás será una respuesta de una catequesis infantil recibida, hace años, pero en la actualidad es "pequeña" como decía Mons.: Román: "para un cuerpo y un alma adulta", con retos y con heridas sicológicos y afectivas, que han dejado huellas muy profundas a través de los años, y que buscan respuestas de fe adulta, para su sanación espiritual.

Para otros, gente sencilla "es el Cristo el Hijo del Dios vivo", son matrimonios, religiosas, jóvenes, alcohólicos anónimos, madres solteras...que quizás no salen en ninguno de nuestros medios de prensa, "ellos no son noticias", pero han reconocido "con profunda sabiduría y humildad cristiana", los caminos de Dios. "...reconocen que todo proviene de Dios... que todo ha sido hecho por él, nuestra vida, y nuestra fe. Y que todo es orientado hacia él". Rom 11, 34.

Digamos al Señor, al recibir la Eucaristía: "Tu eres el Cristo el Hijo de Dios vivo', y junto a Pedro y sus apóstoles, unidos a la Iglesia, evangelizar y llevar un mensaje de esperanza, y de salvación, reflejando lo que el Señor ha hecho en nuestras vidas.