Reflexiones - July 30, 2017

El Reino de los cielos se parece a un tesoro escondido en un campo. El que lo encuentra lo vuelve a esconder y lleno de alegría, va y vende cuanto tiene y compra aquel campo. Mt. 13,44

En este domingo el Señor nos sigue hablando en Parábolas del Reino de Dios.

Quisiera en este día detenerme en la palabra Reino de Dios. ¿Qué significaba el Reino para Jesús? Para Jesús el Reino era lo que se recibía, ej. "era un tesoro", pero había que buscarlo con fe.

También se parecía a "la Red, que los pescadores echaban al mar y recogen todo tipo de pescados...". Estos ejemplos eran enseñados por Jesús para despertar la fe en el Reino.

La fe de Jesús no era un poder mágico, sino una libre decisión del hombre y la mujer a favor del Reino. Como vemos en estas parábolas siempre se buscaba una transformación de la mente y del corazón, como decía el Señor: " Buscad primero el Reino de Dios, pongan en el su corazón". Mt.6, 13. " porque donde está tu tesoro ahí estará tu corazón". Mt. 6, 19-21

Esta fe que nos pide Jesús en su Reino, es una re-orientación radical de nuestra vida, de nuestras prioridades. La fe en el Reino de Dios es sinónimo de lo que tú y yo creemos y esperamos. La fe no puede ser "ideas", conocimientos que "suenan bien”, pero que, si no pasan el "Text" de la compasión por el prójimo, se queda la fe en "bellas ideas". No es posible una verdadera fe y esperanza en el Reino de Jesús sin la praxis de la compasión, y el compromiso cristiano.

Unas buenas preguntas para este domingo serian. ¿Al servicio de quien esta puesta mi lealtad, y mi prioridad? ¿Es mi fe en el Reino de Jesús el tesoro escondido, que yo lo arriesgo todo por obtenerlo?

Pese a todas las miserias si, el Reino está aquí, porque el bien es más poderoso que el mal, y la verdad es más fuerte que la mentira. Cristo con su vida, muerte y resurrección nos enseña que al final, el bien y la verdad triunfarán. "Tengan fe yo he vencido el mundo". Jn.16,33

Pidamos al Señor en la Eucaristía, sensibilidad de corazón para hacer "una opción preferencial" por el Reino del amor y del servicio, entre los más pobres y necesitados, ese es nuestro "tesoro”, solamente necesitamos” abrir los ojos y el corazón para encontrarlo".