Reflexiones - May 28, 2017

"...sepan que yo estoy con ustedes todos los días hasta el fin del mundo". Mt. 28, 20

La Iglesia celebra la fiesta de la Ascensión de nuestro Señor Jesucristo. Hoy finaliza la vida histórica de Jesús junto a los apóstoles, para estar junto a su Padre Dios, el cual "le da el nombre sobre todo nombre”, para que al nombre de Jesús toda rodilla se doble en el cielo y la tierra. y toda lengua proclame Jesucristo es el Señor, para la gloria de Dios Padre " Flp. 2, 10-11.

En este Evangelio de Mateo, encuentro tres reflexiones para este día.

En la primera reflexión Jesús se encuentra con los apóstoles antes de ir a la casa del Padre, durante cuarenta días, “manifestándoles que estaba vivo" y hablándoles del Reinado de Dios’. Hech. 1,3. Cuarenta días en el Pueblo de Dios, tenía un significado de intimidad, y de amistad, con el Dios vivo y verdadero,

ej. Moisés, los 10 mandamientos.

Sin embargo, aunque los apóstoles habían vivido esta experiencia de fe, algunos “se arrodillaron y lo adoraron, pero otros dudaban". Mt. 28, 17. En esta experiencia de duda y adoración estamos reflejado todos los seres humanos, "luz y tinieblas ", fe y duda, pero el Señor sigue a nuestro lado, no nos abandona, nos da su amistad.

En la segunda reflexión encontramos la Misión. "Vayan pues y enseñen a todas las naciones, bautizándolas en el nombre del Padre, y del Hijo y del Espíritu Santo…”, como dice el Papa Francisco: "Es una invitación del Señor a los discípulos a salir de sí mismo, e ir hacia las periferias, no solo las geográficas sino también a las existenciales, las del misterio del pecado, y del dolor, las de las injusticias, las de la ignorancia". Por supuesto ese mensaje es también para nosotros como Iglesia, "porque cuando la Iglesia no sale de sí misma para evangelizar y se encierra en "sus muros”, se enferma, y pudiera convertirse, en un narcisismo teológico, encerrada en sí misma sin dejarla salir...". Evangelizamos proponiendo el proyecto de Jesús: "con Cristo, con El y en El". (doxología de la Plegaria eucarística de la misa)

En la tercera reflexión tenemos la promesa de Jesús: "Sepan que yo estaré con ustedes hasta el fin del mundo". Mt.28,20

Jesús se queda con nosotros en la Eucaristía, también se encuentra con nosotros en nuestra cotidianidad, del trabajo, la familia, en las alegría y penas, y en nuestra comunidad. Solamente espera de nosotros una respuesta de amor y entrega, incondicional, en la nueva evangelización.