Reflexiones - April 2, 2017

"¡Lázaro, sal de ahí!" Y salió el muerto, atados con vendas las manos y los pies, y la cara envuelta en un sudario. Jesús les dijo: Desátenlo, para que pueda andar". Jn. 6, 44

Al final de la Cuaresma el Evangelio de Juan nos presenta el último signo y milagro de Jesús antes de su pasión, muerte y resurrección.

Es importante que reflexionemos sobre quién era esta familia. Marta, Lázaro, y María tenían una profunda amistad con Jesús, era en esa casa donde Jesús descansaba, en un ambiente de fe. Fue en una de las visitas del maestro, cuando Marta le dijo: "Señor dile a mi hermana que me ayude". Existía familiaridad, sin embargo, un día les visitó como a todo mortal la enfermedad, y muere el amigo Lázaro.

Las hermanas sienten que todo cambia, el hombre de la casa muere, y experimentan el desamparo en una sociedad patriarcal, también en nuestra sociedad existen muchas mujeres que sufren afectiva, sicológica y económicamente, al faltar el proveedor de la casa, y también los hijos sufren.

En un ambiente de dolor y soledad, las hermanas Marta y María mandan a buscar a Jesús, ¿que deseaban?, el consuelo, y de ser posible que llegara a tiempo para sanar a Lázaro de la enfermedad, quizás hasta el mismo Lázaro había solicitado la visita de Jesús su amigo; la esperanza y la vida Sin embargo crece la desesperanza porque Jesús no llega a tiempo y Lázaro muere. A veces el tiempo de Dios el Kairos, que es eterno, no es nuestro tiempo, el Cronos, muy exigente y limitado.

Cuando Jesús llegó: "Lázaro llevaba ya cuatro días en el sepulcro".

En un contexto de dolor y de muerte, Jesús se presenta como la única esperanza de vida. Marta le expresa su sentimiento: "Si hubieras llegado a tiempo mi hermano no se muere. Pero sé que todo lo que pidas a Dios, él te lo concederá". En medio del sufrimiento Marta no pierde la fe. "Sé que mi hermano resucitará en la resurrección del último día". Jesús le dijo: -Yo soy la resurrección y la vida. El que cree en mí, aunque haya muerto vivirá.... ¿Crees tú esto? Si Señor: "Creo firmemente que tú eres el Mesías el Hijo de Dios, el que tenía que venir al mundo"... Jesús levantando los ojos dijo: "Padre te doy gracias porque me has escuchado...y gritó. -Lázaro ven afuera". El cuerpo descompuesto de Lázaro vuelve a la vida.

Vamos a pedirle al Señor en estos días próximos a la Semana Santa, que nos libere de las ataduras del pecado que no nos dejan vivir como hijos de Dios. El signo de Lázaro, es el signo de Jesús que muere en la cruz por nuestros pecados, y que resucita para darnos vida eterna, y esperanza de fe cristiana.