Reflexiones - 19 de Noviembre de 2017

"Te felicito, siervo bueno y fiel, puesto que has sido fiel en cosas de poco valor te confiaré cosas de mucho valor. Entra a tomar parte en la alegría de tu Señor". Mt. 25, 23

El Evangelio de esta semana nos presenta la Parábola del dueño de muchos bienes, que le da a cada uno de sus empleados una cantidad de dinero para que lo inviertan, mientras él se ausenta. Me gustaría destacar la actitud del dueño y los empleados.

¿Quién es el dueño? El dueño en esta parábola es Jesús que resucita, y va a la casa del Padre, y como dice el Credo, "volverá a juzgar a vivos y muertos".

¿Cuál es el sentido de los bienes o "del dinero" que les dejó a sus empleados? Los bienes son los dones que recibimos en la confirmación, los frutos del Espíritu Santo: Caridad, gozo espiritual, paz, paciencia, magnanimidad, bondad, benignidad, mansedumbre, fe, modestia, continencia, castidad.

"Después de mucho tiempo, regresó aquel hombre y llamó a cuentas s sus empleados", muchos piensan en el juicio final, pero yo le añadiría también, el final de nuestra vida, el juicio particular, donde se nos va pedir cuenta de los dones recibidos, ¿dónde estaba tu caridad, cuando me viste pobre, enfermo, solo, “y no colaboraste a la humanización de la humanidad."

Estamos ll amados a transformar la sociedad, somos las manos de Cristo, los labios de Cristo, "el bolsillo de Cristo”, y el corazón de Cristo, cuando practicamos el don de la bondad, y también cuando practicamos la paciencia, “con el que te hace la vida un yogurt".

También hay otra actitud en la parábola, son los que "pasaron por este mundo, sin comprometerse por construir una sociedad más justa, "a veces es mejor ensuciarte las manos por practicar la justicia, que, por miedo a no comprometerte, el Señor te diga: "Siervo perezoso, y miedoso, porque no me pediste en la oración que yo supliera tu pereza, y tus miedos, para ser fiel a mi voluntad de servir al más necesitado ".

La parábola de los dones, es una reflexión a nuestra conciencia para agradecer los dones que hemos recibido, y una alerta de como lo estamos practicando, haciendo la voluntad de Dios, en el servicio de la comunidad, en que vivimos.

Te invito en el día de Acción de Gracias agradecer al Señor, en familia, tantos regalos y dones espirituales recibidos, “del buen patroncito", Cristo el Señor, y sobre todo, el gozo de vivir en nuestra gran nación, en paz y libertad. ¡Happy thanksgiving!