Reflexiones - 29 de Octubre de 2017

Amarás al Señor, tu Dios, con todo tu corazón,, con toda tu alma y con toda tu mente … Y el segundo es igual a este: Amarás a tu prójimo como a ti mismo.. Mt. 22, 38

La primera lectura del Éxodo nos habla de un Dios que a ma incondicionalmente y defiende al pobre,, al huérfano y la viuda,, y por supuesto estamos hablando en el contexto del Antiguo Testamento,, antes que viniera el Amor de Dios hecho carne, Jesús , nuestro Salvador.

También encontramos en e l libro del Exodo,, una frase que nos puede hacer reflexionar a todos: " No hagas sufrir ni oprimas al extranjero,, porque ustedes fueron extranjeros en Egipto". El Señor nos habla a nuestra conciencia sobre el grave problema del desplazado por las tiranías, por el azote de las guerras,, del hambre,, y el contrabando de seres humanos , por la corrupción imperante en muchos paises. En esta situación los que más sufren desafortunadamente son los pobres,, sin embargo "el Dios rico en misericordia es su abogado"", y nos pide compasión y misericordia.

Hay un segundo grupo,, “el huérfano y la viuda". En el pueblo de Israel, la ley de Moisés los protegía porque eran los más vulnerables , la viuda se veia desamparada al quedar sola en una cultura patriarcal.. En el Evangelio encontramos a Jesus,, compadecido, del sufrimiento de las viudas,, ej.. la viuda de Naim......Este texto del Exodo nos presenta a un Dios defensor de los desamparados, como alguien me decía: "de nosotros los invisible,, los que no contamos en la sociedad". Sin embargo,, para nuestro Señor,, todos cuentan,, y nos invita a respetar la dignidad de la persona humana , imagen de Dios .

E n el Evangelio encontramos a un grupo de fariseos que se acercan para poner a prueba a Jesus y le dicen: "¿maestro cual es el mandamiento mayor? Jesús le contesta: " amar a Dios y al prójimo,, como a ti mismo". Amar a Dios para Jesús "es tener a Dios como el valor absoluto de nuestra vida ”, esto significa con la gracia de Dios, liberarnos de nuestros egoísmos .

El amor auténticamente cristiano es uno,, y no está dividido. El ejemplo lo tenemos en la vida de los santos,, la Fiesta que celebramos esta semana. Los santos fueron hombres y mujeres, que supieron ver el rostro de Jesús , "en los que no contaban,, los marginados , los ancianos, las viudas ..... "Donde otros decían: "no se puede",, ellos cargaron la cruz, y amaron incondicionalmente,, "a Dios, con todo el corazón con toda el alma con toda la mente, y al prójimo como así mismo", con humildad heroica. Su fe en Dios reflejaba una justicia incondicional , no solo ayudándoles si no identificándose con ellos.

Pidamos al Señor en la Eucaristía , y a su madre Maria "desear y elegir todo lo que más me ayude,, para amar a Dios, y servir al prójimo necesita do". Amén.