Reflexiones - June 19, 2016

¿Quién dice la gente que soy yo?... ¿Y ustedes, quien dicen que soy yo? Pedro tomo la palabra y dijo: - El Mesías de Dios. Lc. 9, 18-20

El Evangelio nos presenta dos preguntas que Jesús nos hará durante nuestra existencia. ¿Que se dice de mí? ¿y que dices tú de mí? Quizás la respuesta sobre que se dice de mi " la aprendiste de pequeño en el Catecismo. Pero a medida que pasa el tiempo y la fe madura esa pregunta se hará más personal. ¿Quién dices tú que soy yo? Así le sucedió a Pedro, y los apóstoles. La primera respuesta ...de quien dicen que soy yo. Iba acompañada de las expectativas de grandezas, poder, tener control, tener los primeros puestos, que habían aprendido de su ambiente histórico social, pero era una respuesta que no iba de acuerdo a un compromiso personal "con el plan de Dios”, Esto nos puede suceder a nosotros en nuestras respuestas sobre quien es el Señor en nuestra vida. Como decía Mons. Román: respuestas aprendidas en el catecismo, "como el vestido de mi primera comunión que no me sirve para el cuerpo que tengo hoy, así puede ser mi respuesta de fe “, que a veces se estanca y no madura, ni me compromete con la figura adorable de Nuestro Señor Jesucristo.

Dice el Papa Francisco: "cristianos que conocen la doctrina, sin fe, saben lo que deben saber, pero no tienen fe, otros pueden recitar el Credo sin fe, o ser eruditos que encasillan la teología en una serie de posibilidades sin que tal sabiduría tenga reflejos concretos en la vida cotidiana de los seres humanos".

¿Esta segunda pregunta de quién dices tú que soy yo?, va acompañada de la fe de seguir a Cristo, cargando la Cruz. " Si alguno quiere seguirme que no se busque a sí mismo, que tome la cruz de cada día y me siga".

Para Pedro la pregunta de Jesús, de ¿quién soy yo, para ti?, fue un proceso de maduración de su fe probada en el dolor, la negación, la cruz y la resurrección. Jesús después de resucitar le hace una pregunta a Pedro, ¿me amas?, y Pedro no contesta tan rápido, ahora responde: tú lo sabes todo, pero tú sabes que te amo.... "Tú sabes de mis grandezas y miserias..." pero al final con tu gracia aprendí amarte, y servirte con fe hasta la cruz, y la resurrección.

Hoy al recibir la comunión pregúntate. ¿Cuál es la cruz que el Señor quiere que cargues en tu familia y en tu Comunidad?? Pidan fe y generosidad, al Sagrado Corazón de Jesús para cargarla. Amen.