Reflexiones - April 10, 2016

Cuando estaba a la mesa, tomo un pan, pronuncio la bendición, lo partió y se lo dio. Entonces se les abrieron los ojos y lo reconocieron... Lc. 24, 30-31

La historia de los discípulos de Emaús, es a veces nuestra historia, como dice un amigo "llegan las adversidades como un fly que nos caen arriba sin esperarlo", y por supuesto cuando llegan las adversidades muchos "cogen su camino". Son muy pocas las personas que se mantienen fieles al lado del que sufre el infortunio, en ese momento se valora la amistad.

Algo parecido nos presenta el Evangelio de los discípulos de Emaús, ellos se habían marchado de la Comunidad después del asesinato de Jesús, los escándalos, las negaciones y traiciones, se les enfrió su fe. Por lo visto los discípulos de Emaús "caminaron ligeros " y llegaron a 11 kilómetros de Jerusalén. Sin embargo, el mismo día de la resurrección, Jesús no se olvidó de sus dos discípulos, ellos se sentían desilusionados por lo que habían visto y oído. A ellos se les había olvidado las palabras de Cristo sobre sus padecimientos para entrar en la gloria del Padre. Sin embargo, el Señor no se olvida de sus hijos, y apela a la bendita Palabra de Dios, y el partir el Pan de Vida.

La enseñanza que podemos sacar en este día para nuestra vida espiritual, es que el Señor al explicarles la Escritura "les ilumino el corazón, y al, partir el pan, se les abrieron los ojos y lo reconocieron resucitado. Ahora todo cambio, y la enseñanza fundamental que nos dan los discípulos es "que regresaron a Jerusalén", junto a los once y junto a la cabeza de la Iglesia, Pedro. En una palabra, volvieron a la comunidad.

La pregunta que deberíamos hacernos hoy es, ¿las crisis, los, problemas y la enfermedad nos une más a Cristo y a la Comunidad de la Iglesia?

¿Al oír la, palabra de Dios se me enciende el corazón para más amar a Cristo, y servirlo?

¿El pan de la Comunión me abre los ojos para descubrir al Señor en el que sufre la soledad y el abandono?

¿Ayudo acercarse a la Iglesia a los que están alejados con mi testimonio de vida?