Reflexiones - January 10, 2016

Yo les bautizo con agua; pero viene uno que es mayor que yo. El los bautizara Con Espíritu Santo y fuego. Lc.3, 16.

Hace pocos días un joven que no practicaba la fe le preguntaba a su amigo, ¿Porque echarle agua en la cabeza al niño para bautizarlo?

Hoy la Iglesia celebra la Fiesta del Bautismo del Señor.

Deseo reflexionar contigo sobre el sentido del Bautismo, pero antes vamos a profundizar sobre quien nos dejó este Sacramento, ¿y para qué?

El evangelio nos presenta que Jesús viene de Nazaret, bajó del Jordán para ser bautizado por Juan el Bautista, que administraba un bautizo de conversión. Por supuesto Jesús no necesitaba bautizarse porque él no tenía pecados, era el Hijo De Dios, sin embargo, él quiere ser solidario con nuestra humanidad, " en todo igual a nosotros menos en el pecado".

Solidario al nacer, en su pobreza, y humildad, obediente hasta la muerte de cruz, asumió el dolor para liberarnos de nuestros pecados. "Jesús fue fiel al designio de Salvación, te llamé ...te he formado y te constituí alianza de tu pueblo, luz de las naciones...para sacar a los cautivos de la prisión". Isa. 42, 7

Esta es la misión que recibe Jesús en su bautismo, la misión y la tarea de Siervo, "paso por este mundo haciendo el bien” Hech. 10, 38

Quisiera finalizar con un texto del Catecismo de la Iglesia, que responde a la pregunta, no ¿Por qué? echarle agua en la cabeza al niño para bautizarlo, sino ¿Para qué? En primer lugar, para ser liberado del pecado original, y todos los pecados personales...y ser liberados del poder del mal, y participar de la vida divina trinitaria, mediante la gracia santificante. En segundo lugar, se necesita la fe. ¿"Que tenemos que hacer”? le preguntaban a Pedro, y el respondía: "conviértanse y háganse bautizar en el Señor Jesús, para perdón de pecados..." Hech. 3, 38. El Bautismo es el sacramento de la fe (cf Mc 16,16). Pero la fe tiene necesidad de la comunidad de creyentes… La fe que se requiere para el Bautismo no es una fe perfecta y madura, sino un comienzo que está llamado a desarrollarse…. Para que la gracia bautismal pueda desarrollarse es importante la ayuda de los padres. Ese es también el papel del padrino o de la madrina, que deben ser creyentes sólidos capaces y prestos a ayudar al nuevo bautizado, niño o adulto, en su camino de la vida cristiana (cf CIC can. 872-874) (Catec. 1253-55).

Y por supuesto para todos nosotros, bautizados ser solidarios con los hermanos como Cristo, "por el Bautismo todos somos hermanos del mismo Padre bueno. Por lo tanto, todo me interesa, y nada me es ajeno, sobre todo el dolor de mis hermanos".