Reflexiones - Jun. 14, 2015

El Reino de Dios se parece a un hombre que echa simiente en la tierra.... Mc.4, 26

En esta semana el Señor nos habla del Reino de Dios utilizando imágenes de la Vida cotidiana. Este mensaje de salvación llegaba al corazón de aquel pueblo humilde, y describen el desarrollo del reino de Dios mediante la imagen de la semilla de mostaza.

El mensaje de las tres parábolas del evangelio de Marcos pretende explicarnos que "el Reino de Dios es humilde, como la semilla: humilde pero se vuelve grande, por la fuerza del Espíritu Santo. Debemos dejarlo crecer en nosotros como dice el Papa Francisco: "sin vanagloriarnos: dejar que el Espíritu Santo venga nos cambie el alma y nos lleve adelante en el silencio, en la paz, en la tranquilidad, en la cercanía a Dios, a los demás, en la adoración a Dios...”

También la explicación que hace el Señor de la parábola del grano de mostaza debería cuestionarnos como discípulos y misioneros de Cristo. ¿Qué clase de terreno soy yo? ¿Que, no me deja crecer, para que otros puedan cobijarse bajo mis ramas?

A veces se nos olvida que el grano de mostaza es la gracia de Dios sembrada en nosotros,como dice el Papa Francisco: "Es la más pequeña de todas las semillas, y se manifiesta en el silencio tal vez , de una casa donde se llega a fin de mes con el dinero escaso, y haciendo una comida al día, sin embargo no se deja de rezar, ni de atender a la familia y de sonreír: es allí donde está el Reino de Dios que crece poco a poco, silenciosamente sin llamar la atención, igual que la semilla que se desarrolla debajo de la tierra".

Hoy al recibir la Comunión, pídele al Sagrado Corazón la gracia de cuidar el Reino de Dios que está dentro de ti, con la oración, la adoración y el servicio de la caridad, que te haga terreno fértil para que el Reino de amor y conversión de frutos en ti. Amen.