Reflexiones - May 10, 2015

“Como el Padre me ha amado, así los amo yo; permanezcan en mi amor". Jn 15, 9

Escuchaba a un señor que decía: "viendo tanta falta de amor en el mundo, pienso que Dios creo el mundo y después se fue a dormir el sueño eterno".

Sin embargo las lecturas de Pascua nos dan un mensaje muy diferente. Jesús nos habla de un Dios muy cercano, muy cotidiano, de un Dios amigo que se comunica con nosotros a través del amor, y nos entrega a su Hijo único, para nuestra salvación.

Hay una frase del Evangelio que deseo reflexionar: "permanezcan en mi amor."Jn 15,9

¿Qué significa permanecer en su amor? Es purificar nuestro amor con la gracia de Dios y la oración de las aficiones desordenadas, para amarlo a él, y después someterme a su voluntad, asumiendo el compromiso de amar al prójimo hasta las últimas consecuencias. Recuerda que somos colaboradores del plan de Dios por el bautismo y debemos asumir cada uno el rol que nos ha sido asignado en un ambiente mundano, y en la familia.

Hoy día de las Madres deseo reflexionar sobre su misión en la familia. Nadie mejor que las madres para darnos un ejemplo de dar la vida por amor a Cristo.

Hace días leía sobre la biografía del primer ministro de Inglaterra David

Lloyd. Decía en su biografía que su madre lo llevaba por las colinas de Gales. Nunca llego a su destino porque les cogió una tormenta de nieve. Perdió el camino. Cuando encontraron a su madre estaba casi sin ropa. Cuando levantaron su cuerpo hallaron debajo de ella el cuerpo de su niño. La madre se había quitado su ropa para cubrir a su hijo, y para protegerlo mejor se acostó sobre él. Este niño era David Lloyd, fue uno de los estadistas ingleses más notables, de la Primera Guerra mundial. El siempre recordaba el día que su madre le había salvado su vida, el decía: mi madre trataba de poner en práctica el mandamiento del amor de Cristo, "amando como él nos ama". "Quien no ama no ha conocido a Dios, porque Dios es amor". 1 Jn. 4, 7 “El amor de madre es el signo eficaz del amor de Dios en el mundo". Papa Francisco

Invito a las madres a descubrir en la Eucaristía la mirada bondadosa del Señor que les dice con ternura: "no tengan miedo, mi amor misericordioso ha vencido el mundo, permanezcan en mi amor". También invito a todas las familias en este mes de Mayo a rezar el rosario al Inmaculado Corazón de María, por las madres vivas y difuntas.

Feliz día de las madres.