Reflexiones - Apr. 19, 2015

Se presentó Jesús en medio de ellos y les dice: -"Paz a vosotros". ¿Por qué os alarmáis? ¿Por qué surgen dudas en vuestro interior?... Dicho esto le mostró las manos y los pies: soy yo en persona. Lc. 24, 36-39

A veces pensamos que después que el Señor resucitó ya no existía entre los discípulos, agobio, frustración, dudas, dolor, persecuciones, todo lo contrario, los discípulos son seres humanos como nosotros llenos de grandeza pero también con limitaciones producto del pecado original.

¿Quizás sería bueno reflexionar esta frase del Evangelio, "por qué surgen dudas entre ustedes?”. Los discípulos "dudan" que el Señor resucitó, porque han perdido la fe, están viviendo una profunda desolación espiritual. Esa falta de fe es la que hace inexplicable creer que su amigo después de tanto dolor y sufrimiento, haya vuelto a la vida.

Sin embargo una de las manifestaciones del Señor a los discípulos es darles "la paz", una paz no como la da el mundo, la paz de Cristo trae consuelo, alegría.

Jesús a través de su resurrección quiere manifestarle a los apóstoles y a nosotros pueblo de Dios, que el Padre nunca lo abandonó, que el venció la muerte y el pecado. Que el miedo del hombre a la muerte ha sido vencido y que nada nos puede separar del amor de Dios; incluso más allá del dolor. La muerte y el pecado no tienen la última palabra. Sería bueno recordar que

Jesús no resucitó para el más allá sino para esta vida.

El Señor después de su resurrección nos busca, "él toma la iniciativa:" “se presentó en medio de los discípulos". "Se manifiesta al partir el pan a los discípulos de Emaús”. Y los envía, "para que en su nombre se anunciara...la conversión y el perdón de los pecados" Lc.24, 47.

Después de encontrarnos con Cristo resucitado en la Eucaristía, vamos a pedirle que nos aumente la fe, y la pregunta sería. ¿Qué voy hacer por Cristo resucitado en mi familia, y en mi comunidad? Quizás visitar personas que viven solas, enfermas, acoger al que visita por primera vez la parroquia, poner mi talento en la evangelización parroquial. Cristo resucitado nos busca a todos, todo le interesa, ¿y a ti y a mi todo nos interesa?