Reflexiones - Aug. 31, 2014

"El que quiera seguiti le que renuncie a si mismo que cargue con su cruz y me siga". Mt.16,24

Al terminar una misa escuché a una señora que le decia al esposo. ¿Que te pareció las lecturas de hoy?, y el esposo le contestó: ¡Muy bonito!, ¿y a tí?. La señora le respondió: "para mi significa tomar la fe en serio".

"Tomar la fe en serio"

¿No crees que tomar la fe en serio es cargar la cruz?

La semana pasada en el Evangelio leíamos esta frase: "Dichoso tu Simón". Hoy el Evangelio nos presenta al Señor diciendole a Pedro: "Apártate de mi Satanás".

En la primera frase encontramos a Pedro siendo dócil a la voz de Dios. En el Evangelio de hoy encontramos a Pedro, escuchando la voz del mundo, del enemigo de Dios, que quiere apartar a Jesús y sus discípulos de cumplir la voluntad de Dios, "cargar la cruz".

Dice el Papa Francisco:- que así como hay pensamientos que los inspira el Padre, otros pensamientos "no son de Dios, sino de los hombres".

Como decia la señora del ejemplo al principio: "Tomar la fe en serio", significa como escribe san Pablo. "No dejarse tranformar por los criterios de este mundo, transformaos con una mentalidad nueva, para discernir la voluntad de Dios". Rom. 12, 2.

"Los criterios de este mundo" muchas veces nos tientan a pensar como dice el Papa Francisco," que nuestra fe cristiana se puede vivir, en la familia, en el trabajo, en la sociedad, sin sufrimientos". Hay en la cruz silenciosa del enfermo, del que vive en la soledad, del que pierde un familiar, una fuente inagotable de ofrecimiento a Dios.

La cruz no se la inventa, no es fatalismo Es el Señor quien nos la pone sobre el hombro.

La cruz es "yugo suave y carga ligera", cuando es llevado por dos, del cual Jesús lleva el mayor peso, "cuando lo seguimos a Él".- Papa Francisco

Para seguir a Cristo tenemos que llenarnos de la fortaleza que viene de la esperanza, y la pedimos en la oración , y en la Comunión dominical, para tomar "nuestra fe en serio".

"Recuerda que tu y yo, estamos asociados a la dolorosa obra de la salvación". Sta. Teresa