Reflexiones -  17 de Febrero de 2019

Dichosos ustedes los pobres porque de ustedes es el Reino de Dios Lc. 6, 23

Siempre he reflexionado sobre ¿qué es el Reino de Dios? A veces he escuchado respuestas un poco abstractas e individualistas que como decía un joven no reflejaban lo que el Señor ha querido transmitir en este profundo mensaje de Salvación. 

Leía hace unos días una frase sobre el Reino de Dios, que me impactó y quería compartirlo contigo.

"El Reino de Dios es el destino de nuestra raza humana".

¡Qué profunda frase!  Vivimos en un mundo donde algunos han perdido el sentido del aquí, y del más allá de la vida,  olvidando que el Reino de Dios es lo que hace la vida digna de ser vivida,  y para mí es también lo que le da sentido y propósito como bautizados a nuestro esfuerzo pastoral y misionero ,preocupándonos  por el prójimo ; con el poder de la palabra de Cristo, que a veces no se hace vida:" Amar a Dios con todo el corazón , con todo el alma , con todas tus fuerzas, y al prójimo  como a ti mismo.", es también,  saciar el  hambre y el llanto del pobre , haciéndole reír ,dándole  sentido a su vida, con el mensaje de esperanza del Reino de justicia y de paz, que lo comenzó  Cristo, con su vida muerte y resurrección. Es la praxis evangelizadora de Pablo: "Hacernos todo con todos, para ganarlos a todos para Cristo", sufrir con el prójimo para reír con ellos en el Reino, aun cuando seamos perseguidos. Recuerda en este siglo XXI hay muchas formas de ser perseguido, a veces puede ser un estilo de vida, que choca con los antivalores y la superficialidad. 

"Dichosos ustedes, alégrense, cuando los insulten y maldigan por causa del Hijo del hombre, alégrense porque su recompensa será grande en el Reino de Dios". Es la promesa del Hijo de Dios el creador del Mundo, "de todo lo visible y lo invisible", que nos habla de un mundo nuevo como dice Pablo: "Donde ni ojo vio ni oído escucho, lo que el Señor ha creado para todos sus hijos aun después de esta vida"

Pidamos al Señor, en la Eucaristía que nos fortalezca en la fe para trabajar y vivir con la Esperanza de los hijos del Reino, el destino de nuestra humanidad cristiana, y el premio de una vida consagrada, que desde ahora lucha por la justicia de cada ser humano, los cuales son parte del Reino de Cristo, el rostro de Dios.  Amén

Reflexiones -  10 de Febrero de 2019

"¡Apártate de mí Señor, porque soy un pecador!'..."No temas desde ahora serás pescador de hombres".

Cada vez que leo este evangelio me recuerdo una frase que hace años se decía: "Dios escribe derecho en renglones torcidos". Esto se expresaba cuando a veces humanamente no se veía solución a las dificultades.

En el evangelio de este domingo, Jesús se nos presenta enseñando en el lago desde la barca de Pedro. Después Jesús invita a Pedro y sus discípulos” a remar mar adentro en el agua más profunda y que tiren las redes". A pesar de las dudas por el fracaso de la noche, ellos acceden y tiran las redes y consiguen un resultado milagroso.  

Yo siento al leer este evangelio "que Jesús hasta ahora estaba solo, predicando, y sanando, de ahora en adelante lo hará acompañado por sus discípulos, que se convertirán en: "pescadores de hombres".

Sin embargo, quisiera destacar algo que me "tocó”, es la frase de Pedro: "Apártate de mí Señor que soy un pecador”. En la obra evangelizadora de los apóstoles se repetirá muchas veces esta frase, cuando ellos tengan que enfrentarse a un lago a veces vacío de peces, donde se frustrarán y dirán: "hemos trabajado por mucho tiempo y no recogimos nada," ¿para qué sirve tanto trabajo y sacrificio? Sin embargo, Pedro nos da la respuesta:" En tu nombre echaremos las redes". Que enseñanza dejar que el Señor escriba derecho su plan de salvación en situaciones que lucen a veces sin solución y sobre todo cuando nos viene el desánimo, y la falta de fe., o la indiferencia de los otros, en esos momentos Pedro la cabeza de la Iglesia nos repite confíen: "En su nombre echaremos las redes". A veces se nos olvida que la obra es del Señor, como dice Pablo: "Por la gracia de Dios soy lo que soy. He trabajado más que todos. aunque no he sido yo, sino la gracia de Dios que está conmigo". 1 Cor. 15,10.

Pidamos al Señor en la Eucaristía, que nos ayude a confiar en El aun cuando a veces no creemos ver resultados en nuestra pesca evangelizadora. El apóstol Pedro nos exhorta "en el nombre del Señor a tener fe y echar las redes”. Porque "el tiempo del Señor es perfecto y el "escribe derecho en renglones torcidos".

Reflexiones -  3 de Febrero de 2019

"Yo les aseguro que nadie es profeta en su tierra” Lc. 4, 23

En el Evangelio de esta semana Jesús se presenta en la Sinagoga de su pueblo como un profeta. Pero sin embargo los suyos no lo recibieron. La pregunta que podemos hacernos es ¿por qué no lo recibieron?  Porque ellos no podían aceptar que en Jesús se dieran las tres realidades en que giraba la vida del pueblo de Israel: el sacerdocio, el profetismo y el reinado de Dios. 

Jesús asume todo el profetismo hasta Juan el Bautista. En Jesús se cumple todas las Escrituras. Es el, Yo soy, el Esperado de las naciones, el Redentor, el Salvador.

También el profetismo de Jesús el Cristo es como dice san Pablo:  "para edificar, exhortar, y consolar". Es la misión que Jesús ha dejado a la Iglesia por nuestro compromiso bautismal. 

Para aceptar que en Jesús  se ha cumplido  lo profetizado en las Escrituras hay  que dejarse  transformar el corazón y la mente, aceptando que el Reino de Dios ya está   aquí,  y que el mensaje liberador de Jesús reoriente nuestra  vida, dejando atrás , "componendas, y medias tintas", de lo contrario , se le rechazará , igual que lo hicieron sus  contemporáneos.: "Médico  cúrate a ti mismo , o ¿este no es el hijo del carpintero José?" . En nuestra realidad cotidiana, puede ser una actitud de indiferencia y superficialidad frente al crimen del aborto, donde se acepta   "legalmente " el aborto de una criatura hasta de nueve meses de embarazo, como dicen: "si fuera necesario...".

Mis queridas familias, no es posible una verdadera fe en Jesús sin descubrir en el su compasión por el prójimo, sobre todo en los más indefensos, hasta la cruz. Recuerden: Jesús es el profeta de la compasión de Dios.

Todos por el bautismo estamos llamados a ser profetas de la nueva evangelización, anunciando a Cristo con la verdad de su palabra, la compasión, y el ejemplo de vida, como dice el Papa Francisco: “hay que oler a ovejas”, es decir involucrarnos en las realidades sociales, y cotidianas, haciendo oír nuestra voz, con la fuerza de Cristo. El Papa Francisco se lo decía a los jóvenes en la Jornada Mundial de la Juventud: "sean testigos de la verdad, caminando y anunciando al Señor “, el Profeta de la Verdad.

Cuando reciban la Comunión pídanle al Señor que los fortalezca en la fe para creer que el bien es más poderoso que el mal y que la verdad del mensaje profético de la Salvación, que Él nos trajo, con su cruz, muerte y resurrección es más fuerte que la mentira del pecado.

Reflexiones -  27 de Enero de 2019

Entró  en la sinagoga como era su costumbre hacerlo los sábados y se levantó  para hacer la lectura...desenrolló el volumen del Profeta Isaías que decía: "El espíritu del Señor está  sobre mí, porque me ha ungido para llevar a los pobres la buena nueva, para anunciar la liberación a los cautivos y  la curación a los ciegos y libertar a los oprimidos y proclamar el año  de gracia del Señor....Entonces comenzó a hablar diciendo: Hoy mismo se ha cumplido este pasaje que acaban de oír". Lc. 4, 16- 18; 21

Hoy el Evangelio de Lucas nos presenta a Jesús explicando su obra liberadora a los pobres y oprimidos por el mal. Este pasaje es muy importante para entender el mensaje de Cristo Salvador.

Hay varias frases que utiliza Cristo nuestro Salvador, tomadas del profeta Isaías que quisiera compartir brevemente con ustedes.

Me llama la atención que el verbo " liberación" se utiliza para las diferentes formas de actuar el Señor, con los pobre y oprimidos, devolviéndole la vista al que está ciego, el oído al sordo, el ocasionarles la alegría, el hacerlos libres, son diferentes formas de proclamar la liberación. Se me ocurre que este es un mensaje para la Nueva Evangelización", mediante la palabra hablada y la praxis cristiana, llevarla a la catequesis, la familia, al ambiente familiar, son como dice las Bienaventuranzas: Los pobres de Espíritu, que se identifican con el prójimo llevando la bendición, la alegría y la promesa de salvación.

El ejemplo lo dieron los primeros cristianos como dice Pablo: " Ustedes son el cuerpo de Cristo y cada uno es un miembro de él". 1 Cor. 12, 27. Muchos en la primitiva comunidad cristiana dieron sus vidas al enfrentarse a la opresión del Reino del mal, que también existe hoy, con todas sus consecuencias de dominio de ceguera e impiedad. Dice el Salmo 19, "La ley del Señor es perfecta y es descanso del alma...los mandamientos del Señor son verdaderos y justos.

Pidamos al Señor en la Eucaristía ser instrumentos liberadores, porque “el bien que nos trae Cristo es más poderoso que el mal". Jesús nos recuerda: Hoy se ha cumplido el mensaje en ustedes, el mensaje que acaban de oír, pónganlo en práctica, “liberen a todos los oprimidos de las redes y cadenas con que el enemigo los esclaviza y ayuden a sus hermanos a vivir en la libertad de los hijos de Dios”. cardenal Martini

Reflexiones -  20 de Enero de 2019

María les dijo a los sirvientes: "Hagan lo que él les diga". Jn.2, 7

En este segundo domingo del tiempo ordinario celebramos las Bodas en Cana.

En este evangelio quisiera destacar la figura de la excelsa Madre de Dios María Santísima en el primer milagro de su hijo Jesús en una boda, María observa y advierte: "No tienen vino". La madre compasiva y bondadosa con una fe desbordante, confía en la bondad de su hijo y se da el milagro. La petición amorosa de María quizás no coincide con el tiempo nuestro, nuestras expectativas e impaciencia, pero ella si coincide con el corazón de su hijo, amar incondicionalmente a los necesitados. 

María Santísima nos da una enseñanza cristiana la primera: estar atentos para descubrir alrededor de nosotros "cuando falte el vino”. Existen muchas necesidades espirituales, sociales, morales. ¡Hoy falta con desesperación en nuestra sociedad un nuevo sentido de fraternidad, solidaridad! Es un mundo que necesita dejarse visitar y contagiar por la presencia y la alegría de Jesús y su Madre, para no resignarse a leer la realidad cotidiana que les llegan a los sentidos desde los medios de comunicación que a veces se apoderan de sus sentimientos y decisiones.

Otra enseñanza de la Virgen es que adquiramos una nueva sensibilidad para "hacer lo que él nos diga". Cuando te falte el vino de la fe escucha lo que el Señor te dice: "No se turbe tu corazón> Crean en Dios crean en mi" Jn 14,1 pero también nos dice: ¡Animo yo he vencido el mundo! Si te falta el vino de la generosidad te dice: A todo el que te pida, da Lc. 18,1.

Acudamos a la Madre en nuestras oraciones para que despierte en cada uno de nosotros estar alertas a las necesidades del prójimo haciendo con humildad lo que Él nos diga". Recemos un Rosario por las familias y el Respeto a la Vida del no nacido, siendo solidarios con los que defienden este derecho, como dice el lema de este año: "Ser provida es ser prociencia. Porque el ADN de la vida comienza en la fecundación"

Reflexiones -  13 de Enero de 2019

"Tú eres mi Hijo, el predilecto; en ti me complazco". Lc.3,22

Hoy celebramos la fiesta del Bautismo del Señor.

Les invito en este día a reflexionar sobre nuestro bautismo y lo que significa en el plan de nuestra salvación. La vida de todos los que fuimos bautizados se pueden dividir en un antes y un después. Fuimos sumergidos en el agua "para nacer a una nueva vida", donde el hombre y la mujer vieja, quedaron sumergidos en la muerte de Cristo, para nacer a la vida de la gracia.

Hay muchos que se preguntan, ¿si he nacido de nuevo, porque siento dentro de mí la inclinación al pecado?  como decía Pablo: el bien que quiero no hago sino practico el mal que no quiero. Rom. 7, 19.

La gracia del bautismo nos inclina a buscar en el Señor la fortaleza para vencer el mal con el bien. "El bautizado también recibe la gracia de ser hijo de la Luz." (Catec. # 252), para SER fortalecido en la lucha contra el mal, haciéndose partícipe de la vida divina...el bautizado pertenece para siempre a Cristo..., por lo cual queda marcado con el sello indeleble de Cristo (carácter) ". Catec. # 263). 

El Sacramento del Bautismo también nos fortalece en la caridad para "ser otros Cristo, para los demás, amando pensando y actuando como El". ¿Como lo vamos a hacer? Una de las virtudes que recibimos del Señor en el Bautismo es también su humildad. El humilde es aquel que reconoce sus limitaciones, y recuerda siempre las palabras de Cristo: "Ustedes sin mí no pueden hacer nada" Jn. 15, 5. Te pregunto: ¿que cambia el Señor en tu vida?  Porque el estilo de Jesús "es ayudarnos para que crezca lo mejor que tenemos. Y frenar lo peor que tenemos”, es tratar de poner en práctica lo mejor que tenemos en la vida, y la familia cargando la cruz de cada día con la fuerza espiritual que recibimos de la oración. ¿Como bautizado que tiempo le dedicas a la oración, al encuentro con El, y su Madre Santísima?  Una buena pregunta y un buen propósito para comenzar el Nuevo Año.

Pidamos en la Eucaristía "al Hijo Predilecto del Padre" la gracia y la fortaleza para vencer el mal, y, sobre todo, perseverar haciendo el bien de pensamientos, palabras y obras, practicando la caridad y la humildad como Jesús, "que pasó haciendo el bien, y sanando a todos...” Hech.10, 37. 

Decía san Juan Bosco: "El ser bueno no consiste en no cometer faltas sino en saber enmendarse", esa es una de las gracias del Bautismo; y la Confesión.

Reflexiones -  6 de Enero de 2019

La Epifanía del Señor.

" Entraron en la casa y vieron al niño con María su madre, postrándose lo adoraron" Mt. 2, 11

Hoy la iglesia celebra la fiesta de la Epifanía del Señor, es la revelación del amor de Dios hecho hombre.

Ante este momento tan trascendente en la historia de nuestra salvación, la pregunta sería, ¿y que tenemos que hacer para seguir el plan de salvación? Porque desde el momento del nacimiento del Hijo de Dios unos los rechazan como Herodes, y otros los acogen.

La respuesta la dan los sabios con una actitud de fe, humildad y de generosidad.

El largo peregrinar al encuentro del Niño Dios los fue purificando de lo que no era Dios, y reconocieron en aquella pequeña criatura al Dios vivo y verdadero.

A medida que se acercan al Nino Dios aquellas almas se vuelven más desprendidas y 

ofrecen con generosidad lo que tienen Oro, para un Rey que dio su vida por nosotros. Incienso porque reconocen al Dios vivo y verdadero en aquella criatura, y Mirra porque era hombre. Como dice el Salmo 71, " Ante él se postrarán todos los reyes y todas las naciones".

Después del encuentro con el Niño Dios "los sabios no regresan por el mismo camino." Aquí nos dan una enseñanza, porque ellos al encontrar la palabra hecha carne" ya no pueden ser los mismos. Como decía el Papa San juan Pablo Il: "Ellos abrieron de par en par su corazón a Cristo", y sin miedo regresaron por otro camino enfrentando la soledad del desierto, con gran paz interior, sabiendo que El señor los amaba, porque como decía Pablo: "los paganos también son participes de la herencia de Cristo".

Pidamos a Dios en la Eucaristía la humildad para agradecer el gran regalo que no tiene precio, a Jesús su Hijo; nuestro Salvador y Redentor y llevemos este regalo de esperanza a los pequeños y necesitados de nuestra comunidad. Amén.

Reflexiones -  30 de Diciembre de 2018

Sagrada familia.

Jesús iba creciendo en sabiduría, en estatura y en gracia ante Dios y los hombres. Lc. 2, 42.

Hoy la Iglesia celebra la fiesta de la Sagrada familia: Jesús María y José.

Es un día de reflexión para todas las familias cristianas. Cuando el Hijo de Dios se encarna en nuestra humanidad elige una familia, porque nuestro Dios es un Dios de familia. Encontramos a "María la llena de gracia", aceptando el Plan de Dios con todas las dificultades de " hacer la voluntad de Dios" en pobreza, peligros y destierro, también encontramos la figura paterna de José, el. cual siempre estará atento a cumplir el plan de Dios como padre de Jesucristo. José fue el escogido por la Trinidad como padre, es el padre que recibe la encomienda de huir con el niño y su madre a Egipto". José tiene total confianza en Dios, y cumple así el deber de cuidar y proteger a su familia. Pero también podemos reflexionar en la obediencia de Jesús a sus padres. 

En una visita a Israel encontré en una Iglesia un vitral que me conmovió, en él se ve, a José, muriendo en los brazos de Jesús y la Virgen Santísima. 

Esta escuela de Nazareth nos da también a todas las familias un ejemplo de disciplina espiritual que nos fortalece para seguir las enseñanzas del evangelio y ser discípulos de Cristo, en el amor.

No quisiera finalizar esta reflexión sin dejarles algunas frases de San Pablo VI para este día, de la Sagrada Familia, en la inauguración y bendición de la Basílica de Nazareth: " Estamos en la escuela de Nazareth en esta cátedra, escuela de silencio", en un mundo de tanta extroversión y tan hipersensibilizado.

La mejor lección de esta Sagrada Familia es la vivencia del amor en la sencillez de vida, en la comunicación y en los momentos difíciles; " tu padre y yo te buscábamos ", pero también nos dan una lección de trabajo, la casa de Nazareth es: " la casa del hijo del carpintero".  La Sagrada Familia restablecen la nobleza y el valor del trabajo. Casa humilde ordenada y digna, donde "está creciendo en el seno de la familia con sabiduría, estatura y gracia de Dios, el Salvador del mundo".

Que el Señor bendiga y proteja a todas las familias de nuestra parroquia. Amén

Reflexiones -  23 de Diciembre de 2018

Cuarto domingo de Adviento

¿Quién soy yo, para que la madre de mi Señor venga a verme? Lc. 1, 27

En este Cuarto Domingo de Adviento, a una semana de la Natividad del Señor, la Iglesia nos invita a reflexionar sobre la Visitación de la Santísima Virgen María a su prima Isabel.

El Plan de Salvación, la Encarnación del Hijo de Dios, se nos revela oculto en el Sagrario del vientre de María Santísima, "la llena de gracia, la Sierva del Señor". Hoy encontramos a otra mujer humilde, Isabel mujer que logra ver lo que "los sabios y entendidos no supieron ver, la presencia del Salvador del Mundo encarnado en el vientre de la Virgen María".

El Evangelio de esta semana es una invitación para descubrir la visita de la Madre que nos trae a nuestro Salvador, al hogar de nuestro corazón: "el Rey de las naciones y Piedra angular de la Iglesia". Qué triste seria que la extroversión o peor la superficialidad nos cieguen y no podamos reconocer su venida escondido en la humildad de una Madre.

Aprendamos de Isabel que logra descubrir en el vientre de aquella humilde doncella, "al Verbo hecho carne”, al esperado por los profetas. Que bien lo decía Jesús el Hijo de Dios: “Te doy gracias Padre porque has ocultado estas grandezas... y se las has revelado a los humildes y sencillos..." Si, ese es el gran misterio que celebramos "Dios oculto en el vientre de una Madre". los que lo descubren son Isabel que profetiza: “Bendita tu entre las mujeres, quien soy yo para que me visite la Madre del Redentor del mundo, mi Señor", y su hijo Juan el Bautista que “salta de gozo en su vientre”.

Esta semana al rezar el Rosario en familia, pidamos a la Madre la gracia de abrir nuestros ojos para descubrir la presencia de su Hijo, entre los humildes, los necesitados, los abandonados, que piden una palabra de consuelo, y una limosna de amor y de esperanza. Amén!

Reflexiones -  16 de Diciembre de 2018

Tercer domingo de adviento

En aquel tiempo la gente preguntaba a Juan: - Entonces ¿qué hacemos? Él contestó: - El que tenga dos túnicas, que se la reparta con el que no tiene...no hagan extorsión a nadie ... Añadiendo otras muchas cosas, exhortaba al pueblo y les anunciaba la alegría de la Buena Noticia". Lc. 3, 10; 18

La pregunta en esta Tercera semana de Adviento es: ¿por qué la alegría?  Existen dos alegrías.

Hay una alegría del placer puramente hedónico   que prescinde de todo lo que es un obstáculo, rompiendo años de matrimonios no aceptando sacrificios, o hijos por nacer, es el famoso "slogan " que repiten algunos: "Ud. ... es la felicidad, o este es mi cuerpo y elimino todo lo que me impide vivir feliz", y como dicen en algunas culturas, “vivir alegre y tropical..."

Hay otra alegría que no está en nuestro poder: es la misericordia incondicional del Espíritu Santo que conquista al hombre y la mujer en la alegría del Evangelio de Jesucristo la palabra de Dios, la cual como dice el Papa Francisco: " no es una ética estoica. Es un estilo de vida que nos hace vivir la moral cristiana con alegría" y que cuenta contigo. Como dice san Agustín: El que te creó sin ti, no te justifica sin ti, por eso vamos a meditar esa alegría en las siguientes lecturas.

La primera lectura de Sofonías nos dice: “. alégrate regocíjate … Jerusalén...porque Yave ha liberado a su pueblo de la opresión del pueblo Asirio, ha expulsado a todos sus enemigos. Ya no temerán ningún mal...él se goza en ti, él te ama y te llenará de júbilo por tu causa". Esta alegría del Profeta Sofonías es fruto del agradecimiento, de lo que el Señor hizo por su pueblo. Quizás una pregunta para ti y para todos seria. ¿eres agradecido por el regalo de la fe, y por tu salvación? Si el profeta y el pueblo de Dios hubieran vivido en el tiempo de la Encarnación del Hijo de Dios, como nosotros, cuanta alegría y agradecimiento habrían expresado.

En el Evangelio, Juan el Bautista nos invita a llevar la Alegría de la Salvación a todos los hombres y mujeres; con un radical cambio de vida, les decía a los que tenían poder: "No extorsionen a nadie", es un mensaje muy actual, no sabemos qué tipo de negocio tenían: 'No cobren más de lo que establece la ley". Parece un tratado de justicia social del siglo XXI, esa es "la alegría de la buena nueva de la Salvación". Compartir con el necesitado, "vestir al desnudo, y dar de tu pan al hambriento".  Porque lo que hiciste con estos hermanos pequeños lo hiciste conmigo”. Mt. 25,40.

Pidamos al Señor en la Eucaristía acoger con la alegría de la Salvación a todos los hermanos en Cristo.  Dice el Papa Francisco: "Recuerden, la alegría de la misericordia es la ley fundamental que habita en el corazón de cada persona cuando mira con ojos sinceros al hermano que encuentra en el camino de la vida".

Reflexiones -  9 de Diciembre de 2018

Preparen el camino del Señor, hagan rectos sus senderos. Lc. 3, 4

Hoy el Evangelio nos presenta al profeta Juan el Bautista, el último profeta del Antiguo Testamento, que denuncia las injusticias y anuncia un bautismo de conversión, alegría y esperanza.

¿A qué se refiere Juan el Bautista con hacer recto nuestro caminar por la vida? Hay tres caminos que el Señor utiliza para atraernos a él.

El primero es Convertirnos. Cada día tenemos que convertirnos, tenemos que estar a la escucha de lo que el Señor quiere de nosotros. Por eso la palabra "ya me convertí, hay que renovarla, porque hasta el último día de nuestra vida nos estaremos convirtiendo, siendo dóciles
al Espíritu del Señor; y discerniendo lo que él quiere de nosotros en diferentes situaciones, que pueden ser de justicia social o familiar.

Hay otro camino, el de la Alegría porque el que ama es alegre, el ejemplo lo encontramos en la vida de los santos, algunos servían con alegría entre los enfermos, como Sta. Teresa de Calcuta, y otros como San Alberto Hurtado que decía: " Contento Señor contento", pese a su abnegado trabajo, la enfermedad y el sufrimiento.

Tercer camino. La Esperanza, somos hombres y mujeres que estamos llamados a vivir con esperanza cristiana porque por el bautismo el Señor habita en nuestra alma, somos su morada. Preparar el camino es quitar también los obstáculos que nos impiden "entrar en nuestra morada espiritual”. A veces hay muchos obstáculos que tenemos que abajar, eliminar, purificar,
para hacer descender nuestros egos, que son un obstáculo para que vivamos con esperanza en
la morada de nuestro corazón. Dice Pablo a los Filipenses: " para que su amor siga creciendo más y se traduzca en un mayor conocimiento y sensibilidad espiritual". Flp. 1,9.

Pidamos en nuestra vida de oración que el Señor nos ayude hacer su voluntad y vivir con esperanza cristiana en este Adviento., aquí les dejo esta antífona de preparación.

"Ven pronto Señor ¡Ven Salvador! Hijo de David ¡ven a liberarnos! Señor no tardes ya Amén .

Reflexiones -  25 de Noviembre de 2018

"Tú los has dicho. Soy rey. Yo nací y vine al mundo para ser testigo de la verdad. Todo el que es de la verdad, escucha mi voz". Jn. 18, 37

En este último domingo del tiempo ordinario, la Iglesia nos presenta la fiesta de Cristo Rey. La próxima semana comienza el ciclo C, del primer domingo de Adviento.

Quisiera detenerme en este diálogo entre Cristo el Rey del Universo y Pilatos un pobre hombre con poder en este pequeño punto del planeta tierra en que le tocó vivir. Este hombre Pilato juzga al Rey del Universo, de la acusación de las autoridades judías, de llamarse Rey y permite que lo condenen a muerte.

Jesús azotado y coronado de espinas delante del pueblo le dice a Pilato: Tú lo has dicho, Yo soy Rey. Si hermanos, Jesús es el que les devuelve la vida a los muertos: "Yo soy la resurrección y la vida". Yo soy el pan vivo bajado del cielo". Yo soy el que soy.

Pero Jesús también le dice algo más profundo " al pobre gobernador romano": Mi Reino no es de este mundo. Porque el poder de este mundo es limitado, el poder del Señor es eterno, es el Reino de la justicia, del amor y de la paz, es el Reino de la esperanza, su Reino viene a transformar al ser humano para que se convierta en "testigo de la verdad", en un mundo donde tantas veces se manipula la verdad. Si, porque "todo el que es de la verdad escucha su voz", y la verdad les hará libres. Jn. 8,32.

La verdad de Cristo y de su Iglesia, es cargar la cruz dando testimonio de vida, cada día, con nuestro sacrificio familiar, laboral, y comunitario.

Qué bueno sería antes de acostarnos examinar nuestra conciencia y preguntarnos: ¿cuáles son los obstáculos a la verdad, que encuentro en mi vida cotidiana, para ser fiel a Cristo?

Hagamos que la fiesta de Cristo Rey se convierta en un motivo de alegría y de saber que el Plan de Dios se cumplió en Cristo Jesús, el venció desde el trono de su cruz las tinieblas de nuestra alma; para
que, con la oración, y la Eucaristía seamos humildes y fieles a la Verdad de su Reino. Amen

Reflexiones -  18 de Noviembre de 2018

"Nadie conoce el día ni la hora. Ni los ángeles del cielo ni el Hijo solamente el Padre". Mt.13,32

La Iglesia nos presenta en el Evangelio de esta semana casi al final del año litúrgico un lenguaje apocalíptico: "la gran tribulación, el universo entero se conmoverá..."

Siempre que escucho este texto me viene a la mente algunos hermanos de otras denominaciones que toman literalmente estas palabras con calamidades que ocurren en nuestro mundo para corroborar el fin de los tiempos, sin dar esperanza, pero la interpretación de nuestra santa madre la Iglesia es diferente. Nosotros creemos en el Cristo de la esperanza, que nos invita eso si, a vivir alertas el tiempo que Dios nos ha dado.

Recuerdo que visitaba hace unos años a una anciana profesora que siempre me decía: "que rápido se me ha ido el tiempo", por supuesto esa señora tenía casi cien años. Pero también la señora me repetía: "los mejores años están por venir, cuando me encuentre con el Señor que me dio la vida y me promete muchos más de cien años .la vida eterna", que bien lo expresa la primera lectura del Profeta Daniel: "Los guías sabios brillarán como el esplendor del firmamento y los que enseñan a muchos la justicia, resplandecerán como estrellas por toda la eternidad". Dan. 12, 3

Aprendamos a vivir con responsabilidad y esperanza en el futuro los años que el Señor nos da. El pesimismo y la negatividad no está en el plan de Dios. Nuestra fidelidad al plan de Dios manifestado en Cristo Jesús tendrá su recompensa, como dice Pablo: los sufrimientos del tiempo presente no son comparables con la gloria que se nos ha manifestado". Rom. 8,18.

Acerquémonos a la Eucaristía dominical, confiando en Cristo que nos garantiza el futuro, estamos en sus manos, por eso decimos con el Salmo: "Se me alegra el corazón ...y mi carne descansa serena: porque no me entregarás a la muerte ni dejarás a tu fiel conocer la corrupción. Salm. 16, 10.

Deseo recordarles que este jueves es el día de Acción de Gracias. Aquí les dejo parte de la proclamación de Acción de Gracias del primer presidente George Washington: ““nuestro deber como personas con reverente devoción y agradecimiento, reconocer nuestras obligaciones al Dios todopoderoso, e implorarle que nos siga prosperando y confirmando las muchas bendiciones que dé El recibimos”. Amén.

Reflexiones -  11 de Noviembre de 2018

Yo les aseguro que esta pobre viuda ha echado en la alcancía más que todos. Porque los demás han echado de lo que les sobraba; pero esta en su pobreza ha echado todo lo que tenía para vivir. Mc.12, 43-44.

Hoy la palabra de Dios nos presenta el ejemplo de dos mujeres generosas, que dieron no de lo que le sobraba, sino de su sacrificio. El primer ejemplo lo encontramos en la viuda del pueblo de Serepta. Había una sequía espantosa en el pueblo, que había desobedecido a Dios. El profeta Elías llega al pueblo encuentra a una pobre viuda "y le pide agua para beber”. También le pide " un poco de pan". Ella le jura por el Señor, "que solo le queda un pan para ella y su hijo; lo comerán y después morirán". El profeta le dice: " no temas hazme un panecillo para mí. Después lo harás para ti y tu hijo, porque así dice el Señor: " La tinaja de harina no se vaciará ni la vasija de aceite se agotará, hasta que el Señor envíe la lluvia sobre la tierra". Ella hizo lo que dijo el Señor a través del profeta, comieron ella y el niño. Y a partir de ese momento ni la tinaja de harina se vació, ni la de aceite se agotó.

El Evangelio también nos presenta un ejemplo de generosidad, Jesús estaba sentado frente a las alcancías del templo, mirando como echaban la gente sus monedas. Y vió a una pobre viuda que echó unas monedas en la alcancía y dijo: "todos los demás han echado de lo que les sobraba, pero esta en su pobreza ha echado todo lo que tenía para vivir".

Siempre que leo estas dos lecturas me llama la atención que estas dos personas insignificantes han podido ser recordadas por su generosidad desde hace más de dos mil años. Reflexionemos en las palabras de Jesús: "esta mujer ha echado más que todos, porque ha echado todo lo que tenía para vivir". ¿Qué significan estas palabras? Yo siento que Jesús nos quiere decir, que él se fija más en la intención del corazón. Una vez expresó Jesús: "Un vaso de agua en mi nombre yo nunca lo olvidaré", Porque lo que mira el Señor es nuestra entrega. Entrega de corazón a la familia, a la comunidad, al prójimo, dar de nuestro tiempo, de nuestro talento, llevando esperanza, y alegría, al hermano, compartiendo sin esperar nada a cambio, " recuerda la recompensa la da el Señor en el banco de la vida eterna".

Pidamos al Señor en la Eucaristía que nos haga generosos como estas dos viudas, para reconocerlo cuando Él nos visite, a través del hermano necesitado.

Reflexiones -  4 de Noviembre de 2018

Uno de los escribas se acercó a Jesús y le preguntó: ¿Cuál es el primero de todos los mandamientos?" Jesús le respondió: " El primero es: Escucha Israel: El Señor, nuestro Dios, es el único Señor; amarás al Señor, tu Dios con toda tu fuerza. El segundo es este: Amarás al prójimo como a ti mismo... Mc. 12, 28-31

Le preguntaron a Jesús ¿cuál es el mandamiento más importante?, pregunta trascendente porque el pueblo de Dios entre prohibiciones y preceptos positivos tenían más de 600 mandamientos. Jesús hace una síntesis en dos mandamientos: Amor a Dios y al prójimo.

¿Qué significa Amar a Dios con todo el corazón...? Para mi significa reconocer ¿quién rige tu vida? Si es el hombre viejo como dice Pablo, entonces la vida será una búsqueda de poseer y de buscar la propia satisfacción, tratando siempre de integrar en la familia y en los que le rodean su proyecto, y sus caprichos. Ese no es s el amor cristiano, ese es amor posesivo, que esclaviza y no deja crecer. Tenemos que purificar nuestras intenciones para tener al Señor como valor absoluto de nuestra vida, pero para tenerlo como valor absoluto

de nuestra vida, primero tenemos que conocerlo. “Solo el que conoce a Dios lo puede amar", 1 Jn.4, 7. Conocer el amor de Dios, experimentarlo en nuestra vida, a través de la experiencia de la fe en Jesucristo.

El Señor es la revelación del Padre, " él nos define a su Padre como lo que es, el amor", no importan los obstáculos del pecado y del egoísmo, Dios amor siempre está ahí, dándose y entregándose, por ti y por mí. Pero ese amor hay que manifestarlo al prójimo; Somos por el Bautismo hijos de Dios, esto significa "que somos la extensión del amor de Dios", por eso no me es ajeno "mi prójimo", ni me es ajeno practicar la justicia, porque el amor no es una emoción, un sentimiento es un compromiso con la otra persona hijo del mismo Padre,

el Dios del amor.

Al recibir la Eucaristía te invito a orar a nuestro Padre bondadoso con estas bellas frases de san Agustín: Tarde te amé, hermosura tan antigua y tan nueva, tarde te amé y tú estabas dentro de mi"

Reflexiones -  28 de Octubre de 2018

" ¿Qué quieres que haga por ti?" El ciego le contestó: "Maestro que pueda ver". Jesús le dijo: "Vete tu fe te ha salvado". Mc. 10, 50-52

Hoy encontramos las dos grandes realidades en que se desarrolla el ser humano: Luz y tinieblas. Fe e incredulidad. En la vida de cada hombre y mujer encontramos a veces una fe muy débil y más dudas que seguridades ¿qué podemos hacer? La respuesta la encontramos en el ciego de nacimiento, un hombre limitado. Pedía limosnas, dependía de la caridad para sobrevivir, sin embargo, todavía le funcionan los oídos y ha escuchado sobre Jesús.

El ciego utiliza los oídos, y la voz, por eso grita fuerte, es el grito de los descartados, de los desesperados de los abandonados, sin embargo, los que acompañan a Jesús "no quieren perder tiempo con una persona, descartada". Sin embargo, para Jesús todos cuentan. Jesús le hace una pregunta de fe: ¿Qué quieres que haga por ti? Jesús toma la iniciativa en materia de fe, a él le toca actuar en nosotros. La única responsabilidad del ciego Bartimeo

era abrirse a Dios, ya que nosotros no podemos producir la fe. El abrió su corazón con humildad, al manantial de fe viva, "a la luz del mundo".

Hoy Jesús te hace a ti la misma pregunta: ¿Qué quieres que haga por ti?, pregunta que también como Iglesia debemos hacerla al mundo que busca la luz. Bartimeo es un ejemplo de fe viva , para que como Iglesia nos abramos a la gracia del Señor, con humildad, y " nos comprometamos al anuncio de la nueva evangelización , con una visión nueva", llevando la alegría del evangelio que llena el corazón y la vida entera de aquellos que a través de nosotros encuentran a Jesús, como hicieron nuestros amigos los santos cuya fiesta celebramos este 1 de Noviembre, y que la Iglesia nos propone como ejemplo de entrega y de fe comprometida en Cristo .

En esta semana después de rezar el rosario, te invito a reflexionar sobre estos santos anónimos que vivieron en nuestra comunidad, en nuestra familia, y que fueron ejemplos de alegría y de esperanza, por todos ellos te damos gracias Señor.

Reflexiones -  21 de Octubre de 2018

El que quiera ser grande entre ustedes que sea su servidor...porque ni el Hijo del hombre vino para que lo sirvan, sino para servir, y dar su vida por la libertad de muchos". Mc. 10, 43; 46

El evangelio de hoy nos presenta una realidad que afecta a todos los seres humanos, el ansia de poder., que no le era ajeno ni a los del círculo más íntimo del Señor, Pedro, Santiago y Juan. También encontramos en el evangelio de Mateo la misma situación con la madre de los Zebedeos, pero es la misma pregunta. ¿Señor que poder van a tener mis hijos?

Jesús reunió a los apóstoles y les dijo: "El que quiera ser grande entre ustedes que sea su servidor." Esta enseñanza de Jesús tuvo que ser "purificada" de las expectativas que ellos tenían de poder, a veces igual que nosotros.

La Iglesia es humana, divina y en su naturaleza humana ha vivido históricamente esas pretensiones de los hijos de los zebedeos.

Es importante reflexionar que los apóstoles no siguieron a Jesús porque su doctrina del negarse a sí mismo y cargar la cruz les convenciera. No cambiaron su vida y se negaron a sí mismo, por haber entendido y obedecido, igual que nos puede suceder a usted y a mí. Solamente después de convivir con él, de experimentarlo en su vida, lo entendieron y lo obedecieron, hasta dar su vida. A través de Jesús aprendieron hacer la voluntad del Padre: "Ni aun el Hijo del hombre vino para que lo sirvan”.

El camino de la felicidad que nos propone Jesús no pasa a través del poder, sino del servir desinteresadamente. Ahí están las vidas de los santos y santas, laicos y religiosas, su autoridad moral estuvo acompañada por el testimonio de vida, un ejemplo; Mons. Román, en los años 80 fue una autoridad moral y religiosa con los amotinados de las cárceles de nuestro país, poniendo fin a esa situación, ya que ellos conocían "que sus palabras estaban respaldadas por el testimonio de su humildad y una vida entregada al Señor, la Virgen, y el prójimo”.

Pidamos al Señor en la Eucaristía que nos ayude a purificarnos de la enfermedad de todos los siglos y en concreto del siglo XXI, el protagonismo y la enfermedad del poder y del querer ser los primeros , los santos nos recuerdan que para seguir al Señor, " hay que beber su cáliz y ser bautizado en su bautismo y servirlo hasta las últimas consecuencias, este es el antídoto que nos cura y fortalece " para entregar la vida, en el cansancio de todos los días , con cruces y agonías , con alegrías y consolaciones, pero siempre mirando al Señor que inició y completo nuestra fe , para hacer la voluntad del Padre.

Reflexiones -  14 de Octubre de 2018

"Es imposible para los hombres mas no para Dios. Para Dios todo es posible" Mc. 10,25

Hoy encontramos una pregunta que todos deberíamos hacerla en un momento de nuestra vida, ¿qué tengo que hacer para heredar la vida eterna? Lo más importante es que esta pregunta la hace un joven. Para algunos que dicen que algunos jóvenes viven sin inquietudes, aquí encontramos un joven que no se siente satisfecho, y que se cuestiona cual es el sentido último de su vida.

Jesucristo el camino la verdad y la vida, nos dice que "nada es imposible para Dios" y que hay un camino para los hombres y mujeres que quieren hacer su voluntad, por supuesto la propuesta de Jesús es para aquellos que sienten inquietudes; y está basada en los mandamientos: ¿Conoces los mandamientos? Estos son los materiales que nos ayudan a construir "el camino”, que nos lleva en nuestro caminar por la vida a relacionarnos con nuestro Dios y nuestro prójimo y alcanzar la vida eterna.

Sin embargo, Jesús tiene algo más para los hombres y mujeres de inquietudes; “que desean caminar no gatear espiritualmente", en este tiempo hermoso que nos toca vivir. Ahora el Señor le propone algo más radical y liberador. "Una cosa te falta: anda vende lo que tienes da el dinero a los pobres y tendrás un tesoro en el cielo. Después ven y sígueme ". Propuesta para aquellos que quieren vivir el talante radical del evangelio, cargando la cruz de cada día y sirviendo.

El llamado no significa que Jesús rechaza las riquezas y que la pobreza sea buena. Recuerda que "todo lo que el Señor ha hecho es muy bueno". El seguimiento del Señor lo que requiere es libertad y desprendimiento, es seguirlo por el camino que El hizo primero, vivir como él vivió no podemos estar atados, "no podemos servir a dos señores".

Recuerda, la lógica que nos enseña el Señor en los diferentes estados de vida es ponernos en alerta con profundo discernimiento sobre los "falsos valores" que nos presenta el espíritu de las tinieblas, riquezas, vanagloria y soberbia y de allí todos los pecados y vicios que no pueden llenar nuestras ansias de vida eterna.

Hoy al recibir la Comunión pidamos al Cristo "para quien todo es posible", libertad para optar "por las dos riquezas que nunca desaparecerán el Señor y el prójimo". Papa Francisco.

Reflexiones -  7 de Octubre de 2018

Les aseguro que el que no recibe el Reino de Dios como un niño, no entrará en él. Mc. 10, 15

El Evangelio de este día nos habla de recibir el Reino de Dios como un niño. Creo que deberíamos hacernos dos preguntas para sacarle frutos a este evangelio para nuestra vida espiritual. Lo primero es: ¿Que significa el Reino de Dios? y lo segundo. ¿Como podemos

hacernos como niños para recibir este Reino?
Para Jesús el Reino de Dios es todo lo que se opone al mal, y las críticas de Jesús a los Escribas y Fariseos, a veces no era a su doctrina que, por supuesto estaba basada en la Ley de Moisés, sino en la forma en que actuaban y que interpretaban esa ley basados en su interés y el prestigio que podían tributarle los hombres. "Se acercaron unos fariseos y le preguntaron "para ponerlo a prueba”: "Le es lícito a un hombre divorciarse de su mujer?" Esa hipocresía es la que dice Jesús que nos aleja del Reino de Dios. Dice el Señor: "Por la dureza del corazón de ustedes Moisés prescribió esto... Pero lo que Dios a unido no lo separe el hombre". ¿Quién puede vivir y entender el misterio del Reino? "Los que son como niños".
Jesús no se oponía a la ley sino al modo de usar la ley. Los escribas y Fariseos habían convertido la ley en una carga, cuando se suponía debería ser un servicio. "Hacen fardos pesados sobre la espalda de los demás, mientras ellos no quieren empujarlos con un
dedo". Mt. 23,4.

Ser como niños es tratar de construir el Reino de Dios poniendo mi vida en las manos del Señor, como "un cheque en blanco" en tus manos, con toda mi confianza, para que tu pongas, en la cantidad de éxito o la cantidad de fracaso, las experiencias agradables o dolorosas de mi vida tu amor y misericordia. Yo me sentiría infeliz sino caminara como un niño, sino supiera que el Reino del amor eres tú y que tú me acoges como soy en mi

debilidad, y en mi limitación, y el otro hermano también, eso es lo que al final nos hará feliz de vivir en tu Reino, pero también verte en los necesitados, porque ellos son también Reino de Dios sacramento de tu amor. Cuando recibas la Sagrada Comunión pídele al Señor que te haga como niño. Para ver el Reino de Dios en tu vida, en tu familia y comunidad. Amen.

Reflexiones -  30 de Septiembre de 2018

'Maestro hemos visto a uno que expulsaba los demonios en tu nombre y como no es de los nuestros, se lo prohibimos". Mc. 9,38

Hay dos ejemplos de prejuicios en las lecturas de hoy. En la primera lectura encontramos a dos hombres que recibieron el Espíritu del Señor, aunque no habían estado en la reunión de los ancianos, y un muchacho corrió a contarle a Moisés lo ocurrido, y le dijo: Prohíbeselo. Moisés le contestó: ...ojalá que todo el pueblo de Dios fuera profeta y descendiera sobre ellos el espíritu del Señor".

En el Evangelio Juan le dice al Señor: Hemos visto a uno que expulsaba demonios en tu nombre y se lo prohibimos. "Jesús le respondió: no hay ninguno que haga milagros en mi nombre, que luego sea capaz de hablar de mi".

Dos ejemplos de prejuicios e intolerancia, que Jesús nos invita a evitar, en nuestro trabajo apostólico. Los apóstoles no llegaban a entender la lógica y la Misericordia de Dios y por eso les prohibieron actuar. Es un ejemplo para no olvidar, que somos iglesia y como decía el Papa Pio XII: somos el Cuerpo Místico de Cristo, "hay diversidad de dones, pero un mismo Espíritu".
"Somos muchos y somos distintos, pero vivimos unidos en Cristo y en esa diversidad y en esa unidad está nuestra grandeza. Tenemos que ayudarnos y apoyarnos ". Papa Francisco.

Como vez el vicio del pecado de criticarnos lo encontramos tanto en la primera lectura como en el Evangelio, pero a veces la crítica se puede convertir en una enfermedad que puede dañar nuestra alma y ser un obstáculo para que, " la Misericordia de Dios humille nuestro corazón altivo y prepotente, que no permite que reconozcamos nuestras limitaciones, sin embargo, no olvides que también existe la crítica constructiva, pero lo que edifica como dice el Papa es la Caridad. Los prejuicios y las críticas no vienen de Dios, y crean tensiones y conflictos.

Pidamos al Señor en la Eucaristía, que cuando sintamos la tentación de criticar comencemos por cada uno de nosotros, y creo que no nos quedará mucho tiempo para el prójimo. Quizás esta semana pudiéramos preguntarnos ¿cómo vivo la unidad con los demás, mi familia, mis amigos, mi Iglesia?