Reflexiones - 15 de Julio de 2018

En aquel tiempo llamó Jesús a los doce y los fue enviando de dos en dos dándoles autoridad sobre los espíritus inmundos. Mc. 6, 7.

Hoy el evangelio nos presenta uno de los momentos más importantes en la vida de la Comunidad de los apóstoles; el envío de Jesús a los que llamó.
Durante tres años fueron formados por Jesús, lo vieron hacer milagros, expulsar el mal, y sobre todo "predicar la buena noticia del Reino de Dios, nuestra salvación".

Ahora los apóstoles pueden decir igual que Pablo: "Bendito sea Dios, Padre de nuestro Señor Jesucristo que nos ha bendecido en la persona de Cristo con toda clase de bienes espirituales y celestiales. Él nos eligió en la persona de Cristo antes de crear el mundo -para que fuésemos consagrados e irreprochables ante el por el amor". Efes. 1, 4.

Que bien lo dice Pablo: "el Padre nos eligió en la persona de Cristo antes de crear el mundo". ¿Para qué? Pues mira, Jesús eligió a los apóstoles, y a todos los Bautizados, para predicar el Reino de Dios el absoluto de Dios, la buena noticia del Reino.

El Papa Francisco también nos dice: “.la Iglesia es una Comunidad en salida, evangelizada y evangelizadora, que vive su vocación, nuestra identidad evangelizadora, ...proclamando con autoridad la palabra de Dios, reuniendo al pueblo de Dios que estaba disperso y alimentándolo con signos de la acción de Cristo que son los sacramentos, llevándolos por el camino del arrepentimiento a la salvación. Esta vocación, este llamado de Jesus el Cristo es también para trabajar junto a nuestros pastores en la predicación del misterio del mal, y buscar activamente el bien, a través de la oración, y la adoración. Nuestro llamado a la evangelización consiste como bautizados en llevar el mensaje de Cristo, a la familia, a nuestro trabajo, a la sociedad..., lo cual no se podria efectuar sin el respiro de la vida sacramental, en concreto la EUCARISTIA, alimento y fortaleza de nuestra alma".

Reflexiones - 8 de Julio de 2018

Cuando llegó el sábado, empezó a enseñar en la sinagoga; los que lo oían se preguntaban asombrados: - ¿De dónde saca todo eso? ¿Qué sabiduria es esa...?
¿Y esos milagros de sus manos?
¿No es este el carpintero...? Y desconfiaban de él. Jesús les decía: no desprecian a un profeta más que en su tierra, entre sus parientes y en su casa...Y se extrañó de su falta de fe.

El sufrimiento del Señor, el desprecio, y la desconfianza, también lo sufren los cristianos en el mundo cuando tratan de ser coherentes a sus enseñanzas".

Hace unas semanas uno de los jóvenes Catecúmenos me decía esta frase: -Desde que comencé a conocer y a seguir al Señor, los mayores obstáculos los tuve con algunas de mis amistades y hasta familia, nunca había escuchado estas frases: "Te has vuelto un fanático”. "Ahora vamos a montar en el Papa móvil , para escuchar música religiosa.... "Para creer en Dios no hay que ir todos los domingos a misa..." En el evangelio a Jesús no le fue diferente a nosotros, él nos recuerda: "No es el siervo mayor que su Señor".

El ser coherente con lo que creemos y como lo vivimos trae consecuencias, a veces el dolor de ser incomprendidos y no aceptados. Girar alrededor de Cristo y sus enseñanzas tiene un precio, en muchas ocasiones el desprecio, sobre todo los que nos conocieron con anterioridad y a veces se quedan con nuestro pasado, pero no tienen ojos para ver, " el cambio que el Señor ha hecho en nuestra vida". ¿Ustedes creen que fue fácil la vida de Zaqueo y la Magdalena después que se convirtieron? ¿Sabes que era lo que los mantenía firmes en el seguimiento del Señor? La fe era lo que les daba la certeza que el Señor caminaba a su lado, dándoles fortaleza, nosotros tenemos dos sacramentos que nos fortalecen en la fe, el Cuerpo de Cristo el pan de vida y el examen de conciencia para pedir perdón en el sacramento de la Confesión, por las veces que también nosotros no hemos perdonado los rechazos y desprecios, que hemos recibido de otros hermanos.

Recuerda cuando nos reconocemos débiles delante del Señor él nos da la fortaleza. Como decía Pablo: Presumo de mis debilidades, porque así residirá en mi la fuerza de Cristo. 2 Cor. 12, 9.

Pidamos al Señor en la Eucaristía pureza de intención, para tener "los mismos sentimientos de Jesús". Flp. 2, 5, a través de los dones santificantes afectivos que nos fortalece frente al rechazo del mundo y la piedad, para unirnos a El, en la cruz de cada dia con fe, esperanza y caridad. Amen

Reflexiones - 1 de Julio de 2018

"Hija, tu fe te ha curado. Vete en paz, queda sana de tu enfermedad". Mc. 5, 34

En el Evangelio de este domingo aparece la figura de una mujer que padecía flujos de sangre desde hacía doce años. Ella había oído hablar de Jesús y tuvo fe en que podía curarla, por eso se acercó a él "por detrás" y le tocó el manto, y quedó curada de inmediato del flujo de sangre.

La pregunta que deberíamos hacernos al leer este evangelio es: ¿Cuan profunda era la fe que tenía esa mujer? Siento que tener fe es aceptar la palabra de esa otra persona, quizás esa mujer había oído que Jesús decía: "Venga a mí el que está cansado y agobiado que yo lo aliviaré “. Mt: 11, 28 La mujer del evangelio necesitaba ser acogida y sanada de muchos agobios, entre ellos su enfermedad. Por muchos años había buscado y gastado su fortuna buscando su sanación y la paz del corazón, que sólo el Cristo de la esperanza y de la vida le puede dar, " Mi paz les dejo mi paz les doy, no la doy yo como la da el mundo". Jn. 14, 27.

La mujer extranjera fue curada pero también recibió el milagro de sentirse amada, acogida, Jesús le ofreció una razón para vivir, como hija querida, perdonada y redimida por su divina misericordia: "mujer vete en paz".

Hoy el Señor nos pide a todos que nos acerquemos a Él con fe a través de los sacramentos, sobre todo en la Eucaristía, sacramento que nos de la paz y la sanación espiritual.

No quiero finalizar sin recordar el Independence Day, día de la Independencia de nuestro país, el 4 de Julio de 1776. Es un día de agradecer a Dios en familia, por vivir en un país de libertad y de históricos fundamentos cristianos. ¡Que Dios bendiga America!

Reflexiones - 24 de Junio de 2018

Hoy la Iglesia celebra la solemnidad de la Natividad de san Juan Bautista.

¿Quién era Juan el Bautista? Un día Jesús dio respuesta sobre el Bautista y dijo: Les digo que entre los nacidos de mujer no hay nadie mayor que Juan el Bautista, sin embargo, el más pequeño en el cielo es más grande que Él. Lc. 7,28.

Juan era el profeta humilde que "preparaba el camino del Señor". Era el profeta que bautizaba como signo de arrepentimiento, él decía en un lenguaje fuerte: "Raza de víboras quién les ha enseñado a huir de la ira que viene. Den frutos válidos de arrepentimiento." Mt. 3, 7 .

Yo siento que se le daba gran importancia al compromiso del bautismo de arrepentimiento, cuan esperanzador sería que también las persona que vienen a pedir el bautismo
cristiano en nuestras comunidades , trataran de vivir ese sentido de compromiso y reconocieran y enseñaran a sus niños , "que hay un nuevo nacimiento", que nos perdona los pecados, como decimos en el Credo :" Creo en un solo bautismo para el perdón de los pecados" y que nos hace participar de la vida Divina como hijos adoptivos, y herederos del cielo, y vivir de una forma coherentes como familia , la fe y los valores que profesamos.

Otra característica de Juan el Bautista era su amor y humildad hacia Jesús, él decía: -Yo soy el que necesito ser bautizado por ti ¿y tú vienes a mí para ser bautizado?, el amor hacia nuestro redentor le hacía reconocer en Jesús: "al cordero de Dios que quita el pecado del mundo". Jn.1,29

Pidamos en la oración diaria la gracia de imitar la humildad de san Juan Bautista para prepararel camino del Señor". imitando su "fuego evangelizador" y aplicando perspectivas pastorales que acojan a todos los hombres y mujeres que buscan una palabra de consuelo y de reconciliación, en nuestras comunidades.

Reflexiones - 17 de Junio de 2018

¿Con que compararemos el Reino de Dios? ...Es como una semilla de mostaza que cuando se siembra es la más pequeña de las semillas: pero una vez sembrada, crece y se convierte en el mayor de los árboles. Mc.4, 32

En este domingo del Tiempo Ordinario el Señor nos habla del Reino de Dios en forma de parábolas. Deseo explicar brevemente que son las parábolas.

Cuando leemos las parábolas estamos profundizando en el mensaje de Jesús. El Señor quería ponerse al nivel de los que lo escuchaban por eso les hablaba con cuentos. El contexto de las parábolas es Jesús hablando y enseñando entre las gentes por ej. "TE doy gracias Padre Señor de cielo y tierra porque has ocultado estas cosas y se las has revelado a los sencillos..."Lc. 10,21.

Solo una cosa más. Las parábolas se empiezan a comprender en la medida en que se empiezan a vivir, con cambios de valores y actitudes ante la vida.

La Parábola de este domingo se puede clasificar del Reino- Sembrador, semilla -mostaza. Este mensaje de Salvación es la buena noticia que se siembra y plantea cambios de vida, dando alegría y esperanza. También pudiéramos conectarlo como dice el Papa Francisco: A una "Iglesia en salida", que siembra la semilla de la evangelización, dando consuelo, formando conciencia: acompañando, alentando, dando fortaleza, paciencia en el camino de la santificación que da gloria a Dios, "convirtiendo la semilla del Reino en el mayor de los arbustos".

Como Iglesia en salida tenemos también "que escudriñar los signos de los tiempos" y sembrar la semilla en medio de profundos desafíos en las familias, con parejas que van al matrimonio con mentalidad de lo provisorio, la biotecnología en la procreación, la violencia contra las mujeres, el descarte a los ancianos. Sembremos la semilla del Reino para que den frutos de familias

sólidas y fecundas según el plan de Dios, "con ramas robustas de fe, y frutos de amor y esperanza cristiana".

No quisiera terminar sin felicitar en este día a los Padres vivos y orar a María la madre Santísima y San José por los padres difuntos que trataron de sembrar la semilla de la fe y los valores familiares en sus hijos. ¡Felicidades!

Reflexiones - 10 de Junio de 2018

"El que blasfeme contra el Espíritu Santo nunca tendrá perdón". Mc. 3,28

Hace poco veía un programa de entrevistas y la persona entrevistada, decía esta frase: ¿Si Dios es tan bueno como dicen porque pasan todas estas calamidades?, el entrevistador le contestó, Señor, yo no soy creyente, pero llénese de un poco de esperanza, muchas de las cosas que Ud. le achaca a Dios son problemas que también los creamos nosotros.

De todo lo que se habló para mí la clave era: "llénese de Esperanza".

Desafortunadamente el grave pecado del mundo actual es que algunos viven sin esperanza, una de las virtudes cristianas y del equilibrio sicológico

Cuando Jesús vino a este mundo inauguró el tiempo de la esperanza, para todos los hombres y mujeres, sin embargo, a veces "el enfoque " con el que miramos la vida está empañado” por una cultura de la muerte y la negatividad, producto del pecado."

Deja que el Señor actúe en tu vida "tenemos que soltarnos en El " para arrepentirnos del pecado de la desesperanza, Jesús te dice: Confía en mí. Cree en mí. No tengas miedo. Libérate de todas tus inseguridades y cálculos humanos. "Yo he vencido el mundo. " Jn 16, 33

San Pablo nos dice que el que vive en la esperanza cristiana: "Es una persona que posee el espíritu de la fe...y que los sufrimientos momentáneos y ligeros le producen una riqueza eterna y una gloria que lo sobrepasa con exceso". 2 Cor. 4, 13- 5,1.

En el Evangelio Jesús también nos llama a tener esperanza y confiar en él, este es el tiempo de la obra del Espíritu Santo, "el mal no tiene la última palabra, al contrario, pese a todas sus mentiras durante miles de años, el bien sigue obrando en el poder del Cristo de la Esperanza, aunque "esta buena noticia no salga en los noticieros".

Cuando recibas al Señor en la Eucaristía te invito a reflexionar con El, sobre la virtud de la esperanza. Jesús dice: No trates de acomodarme a mí en tus planes limitados, sino procura encontrar tu lugar en los míos. Entonces si vivirás con esperanza, y cumplirás como la Santísima Virgen María el plan de Salvación, siendo dócil al Espíritu Santo en la cotidianidad de tu vida, dando alegría y esperanza cristiana. Amen

Reflexiones - 3 de Junio de 2018

""Tomen esto es mi cuerpo". Mc. 14,24

Hoy la Iglesia celebra la fiesta de Corpus Christi. Esta fiesta fue instituida por el Papa Urbano IV para recordar un milagro extraordinario en 1263 en Orvieto, Italia. Un sacerdote dudaba de la presencia de Cristo en la Eucaristía y mientras dudaba vio que salía sangre de la hostia consagrada y también el corporal quedó teñido de la gloriosa sangre de nuestro Señor. La tela de este corporal se conserva en la Catedral de Orvieto.

Después de esta breve explicación quisiera detenerme en esta frase de Cristo: "Esto es mi cuerpo".

Este pacto de amor se da cada en la misa cuando participamos en el sacrificio incruento de la cruz, en el cual Cristo se entrega por nosotros. "Hagan esto en memoria mía". Por supuesto "en memoria" no significaba recuerdo, sino que en la lengua Aramea significaba "ahora se hace presente", para que nosotros tuviéramos vida, "y vida abundante".

Es la invitación que nos hace el Señor al participar de su cuerpo y sangre, tener vida en abundancia, de ahí viene la importancia de participar en la misa, y alimentarnos con la palabra de Dios, y con el Pan de la vida, que se recibe en la misa dominical, y se lleva a los enfermos. Pero para recibir su Cuerpo y Sangre tenemos que estar preparados, por eso decimos al principio de la misa: "antes de celebrar estos sagrados misterios reconozcamos nuestros pecados" y aquí el sacerdote se refiere a los pecados veniales, los pecados mortales hay que confesarlos en el sacramento de la Confesión.

Hoy en esta fiesta de Corpus Christi, se nos invita a poner en el centro de nuestra vida, a Cristo Pan de Vida, y no quedarnos en un encuentro individualista, nuestra fe es comunitaria, por eso tenemos que llevar esa experiencia "del Dios vivo". Heb. 9, 12, a nuestras familias y amigos, con alegría y esperanza cristiana. Recuerden nuestra evangelización se tiene que construir alrededor de la mesa "del Pan de vida, el cuerpo y la sangre de Cristo, para la vida del Mundo".

Reflexiones - 27 de Mayo de 2018

"Los que se dejan guiar por el Espíritu de Dios, esos son hijos de Dios". Rom.8,14

Hoy la Iglesia celebra la solemnidad de la Santísima Trinidad.

Todos los días proclamamos la grandeza del Dios Trino, cuando hacemos la señal de la cruz, al levantarnos, al acostarnos, cuando entramos en el templo, y rezamos el rosario.

¿Qué es lo que nos impulsa a adorarlo y reverenciarlo?

Dice el apostol Pablo: El Espíritu de Dios, que nos creó a su imagen y semejanza... y en el cual vivimos nos movemos y existimos". Hechos 17, 28. Por eso llevamos en nuestra alma la vida divina, "por el cual podemos llamar Padre a Dios". Rom. 8, 15.

Pero también lo adoramos en la filiación de hijos. Su Hijo Jesucristo asumió nuestra condición humana menos en el pecado, y se encarnó en el vientre de la Bienaventurada Virgen María, viviendo como un hijo de familia, y compartiendo su filiación divina con nosotros. "El Verbo se hizo carne y habito entre nosotros" Jn. 1,14. Por eso la lógica de toda criatura humana es "Amar a Dios con todo el corazón con toda tu alma y con toda tu mente".Mt.22,37.

También lo adoramos en una dimensión espiritual. La semana pasada celebramos la venida del Espíritu Santo a la Iglesia y al mundo. Jesús nos decía: "El Padre les enviara su Espíritu”. Jn 14,26. Es el Espíritu Santo, que riega y fertiliza el huerto del alma humana y produce frutos en la personalidad.

En el Antiguo Testamento encontramos la manifestación de Dios en el Sinaí, en el trueno, en la zarza ardiente, y en el Nuevo Testamento en un Dios que se encarna y muere por nosotros en la cruz y resucita.

El quiere que lo encontremos resucitado "en los rostros humanos", "tuve hambre y me distes de comer", andaba sediento buscando la verdad, y tú me mostraste al Dios vivo y
verdadero". "Te lo aseguro cuando lo hiciste con el más insignificante conmigo lo hiciste". Como dice el Salmo 33, 5: "el ama la justicia y el derecho, y su misericordia llena la tierra". Dejarnos guiar espiritualmente por el Dios Trino es practicar el mandamiento del amor, " Amar a Dios con todo tu corazón, con toda tu alma con toda tu mente y al prójimo como a ti mismo". Mt. 22, 37-39, porque Dios es Amor, y el hermano es una extensión de su amor. Amen.

Reflexiones - 20 de Mayo de 2018

"Ven Espíritu Divino manda tu luz desde el cielo. Padre amoroso del pobre, don en tus dones espléndido: " (Secuencia)

Hoy la Iglesia celebra la fiesta de Pentecostés.

El Espíritu Santo del Padre y del Hijo ha sido derramado sobre el mundo, en concreto en los apóstoles y en nuestros corazones. Es el Espíritu Creador de lo que conocemos y de lo que no conocemos, pero también es el Espíritu Santificador que nos educa con sus siete dones, para vencer la muerte y el pecado. Él es nuestro defensor, el abogado, que intercede por nosotros. Es el maestro de la palabra de Dios en la Iglesia.

Gracias a su luz divina se transforma el mundo.
"Ven dulce huésped del alma, descanso de nuestro esfuerzo..."

Su Santo Espíritu se nos da también a todos los bautizados, "porque hemos nacido de lo alto, del agua y del Espíritu."

Es también el Espíritu Divino "que da al esfuerzo su mérito", ayudando a sus ministros y laicos, unidos al Magisterio discernir como Iglesia "los signos de los tiempos", convirtiéndonos en evangelizados y evangelizadores, para acompañar al hermano e integrarlo a la comunidad.

"Recibid el Espíritu Santo, a quienes perdonen los pecados quedan perdonados..." También "hay diversidad de dones, pero un mismo Espíritu... ". En cada uno se manifiesta el Espíritu para el bien común". 1 Cor. 12, 11. En sus ministros ordenados, a través del sacramento del perdón y la predicación del Reino de Dios.

Al orar pídele al Espíritu Santo en este día de Pentecostés el don de Sabiduría para discernir cuáles son tus dones y talentos para servir en la Iglesia. "Porque quien ha hecho del amor del Espíritu Santo la plenitud de su vida no puede hacer más que entregarla a su servicio". Amen.

Reflexiones - 13 de Mayo de 2018

La Ascensión del Señor.

Hoy la Iglesia celebra la partida de Jesucristo a la casa del Padre.

El Señor después de haber cumplido su misión de redención, durante cuarenta días se presentó a los apóstoles resucitado, y nos dejó fundada su Iglesia, con Pedro a la cabeza.

El evangelista Marcos también nos presenta un mensaje lleno de esperanza y alegría cristiana. Hoy se ha instaurado el Reino de Dios con la derrota de la muerte y el triunfo sobre el poder del mal: "Id al mundo entero y proclamad el evangelio a toda la creación. "El que crea y se bautice se salvará ".

El Señor antes de ir junto al Padre nos dice que para salvarse hay que creer. Y ¿qué es creer? Es tener fe en El y seguirlo, cargando la cruz de cada día: "sin mi ustedes no pueden hacer nada", porque es Cristo la fortaleza espiritual que nos ayuda a enfrentar los problemas cotidianos y nos libera de las injusticias del pecado, como dice la segunda lectura de Pablo: "Iluminados los ojos de nuestro corazón para comprender la esperanza a la que nos llama, y la riqueza de gloria que da Dios en herencia a los santos...según la fuerza poderosa que desplegó en Cristo resucitado, sentándolo a su derecha" Efe.1, 19. Esa es la fe en la gloria y el triunfo de Cristo que nos fortalece y nos ayuda a discernir para ver su obra en el mundo, y así convertirnos en cooperadores del mensaje de salvación, a los más necesitados.

No deseo finalizar sin felicitar a todas las madres en este día. Pidamos a la Santísima Virgen María, la madre de la fe, en este mes de mayo, que interceda ante su Hijo por las madres, vivas y también por las que han partido a la casa del Padre.
Recemos un rosario en familia, por las madrecitas.

¡Feliz día de las madres!

Reflexiones - 6 de Mayo de 2018

"Como el Padre me ama, así los amos yo. Permanezcan en mi amor. Si cumplen mis mandamientos permanecen en mi amor." Jn. 15, 9

El Evangelio de este domingo es una continuación del Evangelio de la semana pasada. En ese texto se nos pedía permanecer unidos a Cristo, con la alegoría de la Viña, hoy Juan nos dice que, para permanecer unidos al árbol, Cristo nuestro Señor, tenemos que Amar. ¿Y que es amar? Quizás tendríamos que purificar esa palabra de lo que se conoce como "amor condicional", donde tratamos de satisfacer nuestra necesidad de ser amados, extendiendo las manos en nuestras relaciones pidiendo amor, para entonces sentirnos “felices y amados". Sin embargo, a veces lo que encontramos en ese amor condicional es decepción al no llenar nuestras expectativas y anhelos existenciales:

Hoy el Señor nos habla de otro amor, el incondicional. "Como el Padre me ama a mí, así yo los amo a ustedes".

Ese amor incondicional es el que Crea y da vida. "Hagamos al hombre y la mujer, a nuestra imagen y semejanza", con capacidad de amor y de entrega, por eso las madres pueden dar ese Amor oblativo que es la entrega por sus hijos”. Nada más parecido al amor de Dios que el que sienten las madres.

"Como el Padre me ama, así los amo yo". Asumiendo nuestra condición humana. “El Señor siendo de condición divina se hizo el más humilde de los hombres". Flp. 2, 6 , corriendo el riesgo de ser crucificado, maltratado, negado, y traicionado, por nuestra Salvación. Como dice Pablo: "Por el gran amor que Dios nos tiene envió a su Hijo unigénito para que vivamos por El". Ese es el amor cristiano, incondicional, que se da y se entrega y que, por supuesto es mucho más que el amor condicional y egoísta que vemos y escuchamos” en nuestras novelas, y Rap music....

Finalizo con esta frase del Señor: "Permanezcan en mi amor" : Pues claro que sí , cuando yo vivo y pongo como valor absoluto el amor a Dios y el Amor al prójimo en mi praxis cristiana, con la ayuda de la Oración, y la Comunión, entonces mi relación de amor con el Señor se fortalecerá, y reflejará, en mis frutos de vida lo que vivo y experimento en mi relación con El, sintiéndome liberado de vivir con mis manos extendida esperando recibir "dadivas de amores que no llenan, mis ansias eternas de felicidad ", porque ahora "mi vivir es Cristo", por eso estoy lleno del amor oblativo, el verdadero amor , que lo vivieron los
primeros cristianos, hasta dar su vida por El ,y también como lo viven muchos cristianos hoy, en diferentes países, mártires de su fe, rechazados, discriminados y que por supuesto esos no son noticias, ni aparecen muy frecuentemente en Facebook, ni en las famosas cadenas noticiosas, pero si permanecen en el amor incondicional del corazón de Cristo.

Reflexiones - 29 de Abril de 2018

Yo soy la vid, ustedes los sarmientos, el que permanece en mí y yo en él, ese da fruto abundante, porque sin mi nada pueden hacer. Jn. 15, 5

Hace pocos días visitaba a unos amigos que tienen unos sembrados de frutas en el sur del Estado, y pude comprobar como cuidaban y mantenían aquellos árboles. Mientras observaba la labor esmerada de aquellos hombres y mujeres me preguntaba. ¿Si nosotros tuviéramos el mismo empeño de construir nuestro mundo espiritual, la fe, igual que construimos nuestro mundo temporal, cuantos frutos lograríamos para el Reino de Dios? "

Hoy el Evangelio de Juan nos presenta a Jesús paseando por los viñedos de la Galilea, y pastoralmente se le ocurre decir: YO SOY la vid verdadera y ustedes los frutos...permanezcan en mi...y yo en ustedes. "La gloria del Padre es que den muchos frutos..."

Dice el Señor: "permanezcan en mi". No es decir solamente soy bautizado, vengo de una familia católica, eso es bueno, pero Jesús insiste en algo más y es que permanezcamos en el "cuando llueve y cuando no llueve, en tiempo de sequía y (en las pruebas de la vida...) Permanecer en Cristo, es compartir "la savia ", la vida divina que la recibimos en el bautizo, por el espíritu de adopción, que como bautizados hemos recibido de Dios y que nos da esperanza , alegría y paz, para llevarla a los demás.

Al final de aquel bonito viaje de primavera en los campos del Sur d la Florida, me di cuenta de que los trabajadores "podaban" el follaje de algunos árboles. Encontré una enseñanza para Evangelizar en este gesto y es que a veces en nuestra vida y en la Iglesia, el Señor permite "podar" lo que es superfluo, lo que no permite la misión esencial de nuestra vocación, dar frutos. "La Evangelización es predicar con autoridad la palabra de Dios que camina como compañera de viaje en medio de las crisis y el dolor, para enseñar y ser canal del don de la gracia y también como acogida que acoge sana y reconcilia a los pecadores con Dios, esa es nuestra identidad recibida del Señor, que nos convoca a ser comunidades evangelizadas y evangelizadoras ". Papa Francisco.

Pidamos al Señor en la Eucaristía, que demos más frutos, unidos a Él, que es la Vida verdadera. "Recuerda sin Cristo no Podemos hacer nada"

Reflexiones - 22 de Abril de 2018

Yo soy el buen pastor, conozco a mis ovejas y ellas me conocen a mi ...Yo doy la vida por mis ovejas. Jn. 10,14-15

En este Evangelio Jesús se nos manifiesta como el buen Pastor, una imagen muy conocida en la cultura campesina del Pueblo de Israel, y también era una enseñanza para los que tenían poder de mando, y dirigían espiritualmente al pueblo de Dios. Jesús les enseña sobre cuál era la verdadera imagen del guía espiritual del Pueblo de Dios.

Jesús utiliza en primer lugar la Imagen del pastor de ovejas, asumiendo en su vida esa imagen de gente sencilla. Hay en la vida de Jesús otras imágenes, el también asume la imagen” del que tenía hambre, y no me dieron de comer, tuve sed y no me dieron de beber..."Mt. 25,42.

En esta imagen del Buen pastor él nos dice, "que él es nuestro guía, que él quiere tener una relación personal con cada uno de nosotros. “Yo conozco mis ovejas y ellas me conocen a mí". ¡Tremenda enseñanza pastoral para una buena evangelización! El Señor te quiere decir que tus problemas,
tu historia, tus crisis existenciales y espirituales, no le son ajenas.

Confiamos en nuestro Buen Pastor, porque él está dispuesto a dar su vida por sus ovejas. Yo doy mi vida por mis ovejas. Cuanta confianza y paz nos da el saber que nuestro Buen Pastor no nos deja abandonados en los momentos difíciles de la vida. Jesús nunca dice, como expresan algunos en nuestra cultura: "ese es tu problema", tampoco nos dice basado en la sabiduría humana: "no eches en los hombros de los otros tus problemas, asúmelos tú, ni que cada uno tiene su propia carga", eso luce una expresión muy humana, pero como dice el Papa Francisco: " es humana pero no es cristiana...".

,
El Señor como buen pastor conoce los peligros que te acechan. Dice el apóstol Pedro: El mal como león rugiente busca a quien devorar resistidle firmas en la fe. " 1 Ped. 5,8, no tengas miedo, el Señor te acompaña y con su "vara " aleja los enemigos de la fe, el mundo, la carne, y el mal, él es nuestro Buen Pastor. Que bien lo expresa el Salmo: "Mejor es refugiarse en el Señor, que fiarse de los hombres..." Sal.118, 8

No deseo finalizar sin invitarlos a orar por las vocaciones sacerdotales y religiosas, en este Domingo del Buen Pastor, para que el Señor nos dé el discernimiento para conectar nuestra pastoral a la realidad de nuestras familias y jóvenes, que a veces se sienten” como ovejas deseosas de ser acogidos y escuchados". Amen.

Reflexiones - 15 de Abril de 2018

Por qué están turbados? ¿Por qué se les ocurren esas dudas? Miren mis manos y mis pies que soy el mismo. Lc. 24, 38-39

Al leer este evangelio me parece que el Señor le está hablando a nuestra sociedad, cuando dice: ¿por qué dudan?

Vivimos en un ambiente social a nivel mundial donde la cultura de las tecnologías puede ser muy buena si te ayudan en el plan de conocer y servir a Dios, pero puede ser un obstáculo si perdemos toda la capacidad de poder reflexionar sobre el sentido de tu vida, tus valores espirituales, convirtiendo estas tecnologías en un "ídolo" con ofertas de falsa felicidad a través de la gratificación de los sentidos, y del aquí y del ahora. En

estos ambientes a veces se dificulta reflexionar sobre la fe en Jesús vivo y resucitado, los valores cristianos, y la vida espiritual. Todas estas realidades tecnológicas no llenan "el vacío de Dios", porque el vacío de Dios solo lo llena el Señor. Es muy fácil que en esta "cultura de la muerte de Dios" se embote la mente, y se busque detrás de "falsos dioses", new age, libritos de auto ayuda..., "recetas que no dan la paz interior", y que solo Cristo resucitado te puede dar. Recuerda, A veces el desenfreno grupal no da tiempo para pensar.

Los apóstoles también vivieron una crisis de fe, por un lado, estaba lo que ellos esperaban de Jesús como liberador de sus enemigos romanos y sus ansias de poder, y por otro lado, estaba el Plan de Salvación de Jesús, un cambio de vida, y arrepentimiento de nuestros pecados y fe en El, como nuestro Salvador.

Hoy Jesús nos hace la misma pregunta que a los apóstoles. ¿Por qué están
turbados? ¿porque se les ocurren esas dudas? El Señor te pregunta a ti, que te haces pregunta sobre el sentido de la vida. Jesús te llama a descubrir su rostro resucitado, a través de la oración, el Pan de la Eucaristía, las Escrituras, y del perdón a través del sacramento de la Confesión. Jesús vivo y resucitado te envía como cristiano bautizado a ser testigo de su resurrección hasta los confines de tu mundo familiar, social, y comunitario, dando testimonio de su amor y de la esperanza de vida cristiana.

Reflexiones - 8 de Abril de 2018

Porque me han visto, has creído dichosos los que creerán sin haber visto. Jn. 19, 29

En este segundo domingo de Pascua, el evangelio de Juan nos narra dos acontecimientos de fe. En el primer acontecimiento, Jesús se les aparece a los apóstoles y "sopla sobre ellos el Espíritu Santo", con el mandato sacramental de perdonar los pecados a todo aquel que se arrepienta y crea en el Señor, vivo y resucitado. El segundo acontecimiento de fe es el encuentro con Tomas uno de los doce llamado también el incrédulo de la fe. El Señor les muestra sus llagas y el costado y le dice: "Porque me has visto has creído dichosos los que creerán sin haber visto"

¿Cuál fue el sentido de fe que el Señor quiso manifestar en los apóstoles y en cada uno de nosotros después de la resurrección? Fue para aumentar nuestra fe en él y en su divinidad; y dar testimonio de vida.

Esta experiencia Pascual de la fe produjo en sus discípulos y seguidores un cambio de vida, ahora ya no era lo que ellos pensaban o decían, sino su modo en que Vivian "de un modo coherente" la fe en Jesús, “miren como se aman." Hech. 2,47. Los discípulos trataron de vivir la fe como resucitados, con su escala de valores. No tenían necesidad de teorizar sobre Jesús sino de reproducir con la ayuda de la oración, al Señor en su vida, en su familia, en medio de la Sinagoga y del Imperio Romano, hasta dar su vida por Cristo, como lo hacen hoy muchos cristianos en el Medio Oriente, y en África, ¿sabes que eso está sucediendo en este momento en algunos países?

El testimonio de la fe también mueve en otros hermanos hacer cambios, arrepentirse, (la Confesión, el Bautismo). Recuerda: "Un ejemplo vale más que mil palabras"

Otro regalo de fe manifestado a los discípulos de Cristo con la ayuda del Espíritu Santo fue reconocer los signos de los tiempos que les tocó vivir y vencer con la ayuda del Cristo resucitado, aquellas fuerzas del mal que actuaban contra el hombre y que también hoy lo siguen deshumanizando por ej. los valores mundanos del poder, prestigio, corrupción y violencia diabólica, que lo vivimos a veces en nuestro ambiente social, y que no tienen nada en común con el Cristo vivo y resucitado.

Pidamos al Señor resucitado en la Eucaristía, la gracia de despertar en nosotros la "compasión y la fe", para vivir en nuestra comunidad como testimonio de vida y poder del bien, la verdad y la justicia, que nos trae Jesús vivo y resucitado. Amen.

Reflexiones - 1 de Abril de 2018

Buscan a Jesús de Nazareth, el que fue crucificado. No está aquí ha resucitado Mc. 16,6

¡Si, ha resucitado! Dice el Salmo 118: "Este es el día en que actuó el Señor ". Este es el dogma de la Iglesia, lo decimos todos los domingos en la misa.

No hace ni cuarenta y ocho horas, Cristo dando un fuerte grito expiró. Pero también murió y se destruyó el templo de Jerusalén, el lugar donde estaba el sanctasanctórum, la vara de Moises, la corona de David. Al morir el Señor se destruye el templo, porque ahora el nuevo templo es Cristo, el es como dice Pablo: "nuestro cordero Pascual, que ha sido inmolado". Si , "este es el dia en que actuó el Señor".

La resurrección de Cristo es el acontecimiento mas importante en el Plan de Salvación. El alma humana de Cristo en la resurrección entró en su cuerpo y se produjo un movimiento de tierra. "al llegar vieron que la piedra fue removida pese a ser muy grande". Mc. 16, 5. Ahora el nuevo cuerpo de Cristo, con nuevas propiedades, "atraviesa la sabana". Dice el evangelio de Juan: "que el discípulo amado vio y creyó". Jn. 20, 8.

Ahora después de resucitar ¿dónde está Cristo? El Señor se quedó cuarenta días preparando su Iglesia, con Pedro y sus apóstoles. También se manifestará a los discípulos de Emmaus en la Eucaristia: Se les abrieron los ojos al partir el pan" Lc. 24, 33. Por supuesto adonde va un hijo despues de resucitar, pues a visitar a su Madre Maria, que alegría, cuanto consuelo recibiría la madre al ver a su Hijo, alegría que compartiría con los apóstoles. San Ignacio.

"Si, este es el dia en que actuó el Señor". Jesus no está aquí ha resucitado. Por eso hoy alzamos la cabeza llenos de esperanza y alegria porque lo de nosotros los cristianos terminó en triunfo, porque creemos en el resucitado. ¡Hoy que bajen la cabeza los incredulos! Nosotros también hemos resucitado con Cristo por el bautismo, como dice Pablo: "Busquen los bienes de arriba donde está Cristo" Col. 3,2 .

Finalizo con esta frase de Pablo: "Celebremos pues la fiesta de la Pascua no con la antigua levadura que es de vicio y de maldad, sino con el pan sin levadura, que es de sinceridad y verdad". Cristo está vivo y resucitado, en la Eucaristía. ¡Alleluya!

Reflexiones - 25 de Marzo de 2018

¡Bendito el que viene en nombre del Señor...!

Este domingo de Ramos comienza la Semana Santa. Jesus sube a Jerusalén, donde las espectativas del pueblo que iban a celebrar la Pascua, no son las de Jesús, ellos esperaban con palmas un Mesías lleno de poder y el poder de Jesus era entregarse, dar su vida, en redención de la humanidad. Jesús siempre les decía a sus discípulos "subimos" a Jerusalén, donde el Hijo del Hombre va a ser encarnecido, abofeteado, crucificado, como lo narran los cuatro evangelios en la liturgia de la Pasión y muerte del Señor en el contexto de

la Semana Santa.

El mensaje del Señor es: "si tú quieres santificarte y quieres vivir como cristiano tienes que subir conmigo a la Cruz, es el camino que te lleva a la santidad de vida.

El Jueves Santo en la última cena, Jesús nos deja la Eucaristia, su Cuerpo y Sangre, Alma y Divinidad, alimento divino que nos fortalece para cargar la cruz. "El que come mi carne y bebe mi sangre habita en mi y yo en el ". Este es el día en que también nos dejó el sacramento del orden sacerdotal, "para que se hagan uno con Cristo en el amor y el servicio al prójimo".

El Viernes Santo acompañaremos a Cristo en su dolor y soledad. El enemigo de Dios intentó triunfar en la Historia humana sirviendose de la ignorancia y el pecado humano; la envidia, el rencor. En la cruz estaba en juego la Salvación de la humanidad. Al pie de la cruz pasaban algunos incrédulos diciendo: "bájate de la cruz". Estaba también un ladrón arrepentido que supo ver lo que otros no vieron al Hijo de Dios: "Señor acuerdate de mi en tu Reino. -Hoy te vas conmigo al Paraiso". Este es el primer Santo que entra con Jesús a la Vida Eterna, pero también es un llamado a ti y a mí como dice el Papa Francisco: " ...para dejarnos interpelar por el crucificado, y descubrir que allí está la sabiduría, la clave de la interpretación de la vida, la esperanza. La vida cristiana es una milicia, supone lucha no es contra hombres de carne y hueso sino contra los dominadores de este mundo de tinieblas. Para vencer en esta lucha y mantenernos firmes, necesitamos de las armas de Dios la cruz. Allí venció Jesus al malo de una vez para siempre ".

El Sábado Santo, en la Vigilia Pascual, al encender el Cirio Pascual la Iglesia nos quiere recordar, que la oscuridad de la muerte no tiene la última palabra ¡no! Jesus la luz del mundo triunfo sobre las tinieblas y venció el pecado y la muerte." ¿Dónde está muerte tu aguijón? ¡Bendito sea el Señor!

Reflexiones - 18 de Marzo de 2018

"Ha llegado la hora de que el Hijo de Dios sea glorificado. Yo les aseguro que si el grano de trigo, sembrado en la tierra, no muere, queda infecundo; pero si muere, producirá mucho fruto..." Jn. 13, 22.

Estamos a una semana de la Pasion de Cristo, y el evangelio de hoy nos habla de los sentimientos de Cristo, ante el dolor, la traición y la muerte que se le avecinan en su Pasión redentora.

El evangelio nos dice: "que fueron unos griegos a ver a Jesus", pero ¿quiénes eran los griegos que fueron a ver a jesus?, no sabemos si eran peregrinos que subían todos los años a Jerusalén,
o espectadores "que escuchaban, pero no se comprometían". Sin embargo, es a este grupo de extranjeros que quizás "buscan sabiduria" como decia Pablo; que Jesus se presenta no como el héroe de las illiadas, o los sabios griegos, sino "como el grano de trigo, que muere en la cruz para producir frutos de vida eterna". Jesus les habla de la sabiduría de la cruz, como dice Pablo: "escándalo para los judios, locura para los paganos. " 1 Cor. 1,23. Si, el grano de trigo morirá en la cruz el viernes santo, pero hay resurrección, y plenitud de vida.

También en este evangelio hay un llamado para los bautizados. El que se aferra a la vida la pierde y el que desprecia la vida en este mundo la conserva para la vida eterna". Como vemos es la entrega, a Jesús no el egoismo producto de nuestro pecado, sino la dinámica de la caridad la que nos fortalece en su seguimiento.

Por supuesto el Jesus que nos expresa sus sentimientos no es un super-hombre, sino es un ser humano que se siente "agitado, ante la hora que se le avecina". Ahora mi alma esta agitada ¿y que diré? Padre líbrame de esta hora. No, para eso he llegado a esta hora.

Las palabras de Cristo eran una invitación a confiar en el Padre cuando se aproxima el dolor y el sufrimiento. "Lo he glorificado y lo glorificaré ".

Que el ayuno, la oración y la caridad nos ayuden a ser más sensibles en esta cuaresma a la voz del Padre que nos fortalece, para cargar con fe la cruz de cada dia.

Reflexiones - 11 de Marzo de 2018

Tanto amó Dios al mundo, que entregó a su Hijo único, para que no perezca ninguno de los que creen en él, sino que tengan vida eterna. Jn.3, 16

En el evangelio de Juan encontramos esta frase que resume inequívocamente el sentido de nuestra fe. El amor de Dios manifestado en Cristo Jesús es incondicional, el sana nuestras heridas. Como dice san Agustín: Dios es más íntimo a mi ser que yo mismo. Y la fe es la conciencia de esa intimidad.

Dos actitudes ante el amor de Dios manifestado en Cristo Jesús:
La primera actitud es la convicción de que " porque somos amados, amamos gratuitamente, y nos hacemos dignos de un mayor amor." San Bernardo.

Hay otra actitud, la fe de sentirnos amados y felices porque sabemos que estamos haciendo su voluntad: amando a Dios y al prójimo. Esa fe en el Hijo que se entregó por nosotros, es lo que nos hace observar los mandamientos de amar a Dios y al prójimo, "no para ganarme o conservar su amor", sino como dice Pablo: " estamos salvados por su gracia mediante la fe, no se debe a nosotros y tampoco a las obras, es un don de Dios" Efe. 2, 8. Es la fe auténtica en Dios, que madura en la oración donde se perfecciona, aceptando del Señor su plan de salvación, en nuestra familia y comunidad, como diría Sta. Teresa, "no me tienes que dar para que te quiera" ,sino como un hijo que "bebe de la fuente de agua viva" nos llenamos de amor y fe, "para ser luz del mundo ", cooperadores de la gracia, recuerda la fe no es quietismo, ni es el resultado de un razonamiento o argumentación , al contrario , el amor y la fe en Jesús " tiene dos manos", la primera el perdón , que jamás nos abandona, ni siquiera a pesar de nuestras faltas, la otra mano su resurrección , la cual nos revela que Dios nos sostiene incluso más allá de la muerte. Amen

Reflexiones - 4 de Marzo de 2018

El celo de tu casa me devora. Jn. 2, 17

Hoy el evangelio nos presenta el. celo de Jesús por el Templo morada de su Padre Dios y la expulsión de los mercaderes.

Al estudiar la historia del pueblo de Israel encontramos que el Templo para todo hebreo piadoso era un lugar sagrado. Allí peregrinaba el pueblo a lo menos una vez al año a ofrecer sacrificios y hasta en la parte exterior del templo se podían comprar los animales para los sacrificios. El mismo Jesús al nacer fue con María y Jose a ofrecer al templo dos tórtolas como prescribía la ley.

Sin embargo, en este evangelio Jesús derriba las mesas de los cambistas y dice estas duras palabras: "quitad esto de aquí, no convirtáis en un mercado la casa de mi Padre". Jn. 2, 16

Jesús en esta acción se enfrenta al espíritu del mundo, que no tiene poder sobre el Señor, ni en su templo santo. " el celo de tu casa me devora". "El Señor nos previene contra el espíritu del mundo, que ahoga la palabra y es padre de la impiedad y vuelca nuestros ojos en la confianza orgullosa de los bienes, bajo el engaño de una sabiduría, que no es más que necedad. "Papa Francisco.

La enseñanza de Jesús en el evangelio es a convertirnos en apasionados en el amor a nuestra Santa Madre Iglesia siguiéndole a él llevando la cruz y expulsando de nosotros la tibieza espiritual, y en otros casos expulsando de nuestro corazón la inconstancia en el trabajo pastoral.

Pidamos al Señor en la Eucaristía " que el celo por nuestra Iglesia "nos haga querer y desear, con determinación y amor apasionado ser fieles al compromiso de bautizados actuando y hablando con valentía la verdad del Cristo de la cruz que entregó el templo de su vida, con la certeza que al tercer día resucitaría, y que nosotros si somos fieles a su Iglesia, madre y maestra, resucitaremos con él.