Reflexiones -  23 de Septiembre de 2018

'Si alguno quiere ser el primero, que sea el último de todos y el servidor de todos". Mc. 9, 35

Hace algunos años recuerdo una señora que cuando estaba la situación difícil en su trabajo ella decía con mucha humildad: "Todos no pueden ser cabeza, algunos tienen que ser cola".

Tenemos una misión en el Plan de Dios, lo único que el Señor nos pide, como dice Santiago: es que en nuestro trato "demos paz, seamos comprensivos con los que no piensan como nosotros, llenos de misericordia. Y sobre todo que demos frutos de justicia en nuestras decisiones". Stgo. 3, 16. Hoy existe una gran tentación maniquea de dividir el mundo en buenos y malos, primeros y últimos, a veces hay muchos prejuicios en nuestras decisiones, etiquetando a las personas sin ir más allá. Jesús nos invita a ponernos en el lugar del otro, con nuestra cruz a cuesta por eso les habla a sus discípulos del sufrimiento y de la cruz, pero “ellos no entendían”. Dice la palabra de Dios que por el camino seguían enfrascados en la discusión de: "quien era el primero", en una palabra quien era la cabeza, y no la cola del grupo.

Jesús trata de iluminar sus mentes con el ejemplo de la sencillez de los niños. Jesús les invita a cambiar el "focus" igual que a ti y a mí. No seguimos a un rey potente y glorioso sino un servidor desarmado, un hombre pobre, célibe y sin casa, que nos dice: “No vine para ser servido sino para servir, y dar mi vida en rescate por muchos”. Mt. 20,28. "Es precisamente a través de la cruz que Jesús alcanzará la gloriosa resurrección. Quien muere con Cristo resucitará con él. Quien lucha junto a él triunfará". Papa Francisco. No importa si eres cola o cabeza, lo único que importa es servir a todos y que crezca el Reino de Dios y su Plan de Salvación, a través de la Nueva Evangelización, como comunidad parroquial de encuentro y con la ayuda de María y su Hijo nuestro Señor.

Reflexiones -  16 de Septiembre de 2018

“¿Quién dice la gente que soy yo?" Ellos le contestaron: "Algunos dicen que Juan el Bautista; otros que Elías. "Y ustedes, ¿quién dicen que soy yo? " Pedro le respondió: "Tu eres el Mesías".

Estaba leyendo unos escritos del famoso escritor inglés Chesterton y en uno de sus escritos le preguntaron: ¿Si Jesús viviera en nuestro mundo actual, ¿qué cree usted que estaría haciendo? Chesterton después de pensarlo contestó: "Él está viviendo en nuestro mundo actual. Él está junto a nosotros y nos ama ".

Creo que el valor de esta pregunta y esta respuesta está muy relacionado sobre lo que significa la pregunta de Jesús, ¿quién soy yo para ti? Quizás para alguno es un maestro muerto, que muchos escogen sus palabras en diferentes ocasiones, sociales, políticas y hasta religiosas, pero como dijo el apóstol Santiago: "La fe en nuestro Señor si no se traduce en obras, está completamente muerta". Stgo. 2, 17.

Ahora bien, si yo respondo como Pedro: "Tu eres el Mesías" Es porque yo creo en un Cristo vivo y en su promesa. Esta respuesta de Pedro tuvo que ser purificada de "cositas" que para el eran importantes. A medida que seguía a Jesús, se dio cuenta de las palabras de Cristo: "el que quiera venir conmigo que renuncie a si mismo que cargue con su cruz (cruz que no hay que inventarla viene sola) y que me siga... el que pierda su vida por mí y el evangelio la salvará". Mc. 8, 35.

Hay una gracia que hay que pedir al Señor, cuando lo quieres seguir, es su humildad, el profeta Isaías dice: "El Señor me ha hecho oír su palabra, yo no he opuesto resistencia, ni me he echado para atrás. Ofrecí la espalda a los que me golpeaban. no aparté mi rostro de los insultos..., " Isa. 50, 7 Si desean un ejemplo claro, hace unos meses los obispos, sacerdotes y pueblo creyente de Nicaragua, salieron a protestar, algunos fueron muertos, otros golpeados insultados y calumniados, por pedir justicia, libertad y compasión, ellos cargaron la cruz, con humildad, sabiendo que: "El Señor les hará justicia" Isa. 5,7 .

Acerquémonos con fe a su divina presencia en la Eucaristía, para cultivar una relación personal con él purificando muchos afectos desordenados y expresando con humildad:" Señor a quien iremos...Tu eres el Mesías, mi Salvador y mi ayuda; en ti confiamos. Amen

Reflexiones -  9 de Septiembre de 2018

Jesús mirando al cielo, suspiró y le dijo: "¡Efetta!". Al momento se le abrieron los oídos, se le soltó la traba de la lengua y empezó a hablar sin dificultad. Mc. 7, 35

Quisiera detenerme en las frases del evangelio de este domingo: "Se le abrieron los oídos, se le soltó la lengua y empezó hablar..."

Nos conmueve la sensibilidad de Jesús hacia este sordomudo que vivía en tierra pagana, Jesús no lo bendice como le pedían, sino que lo toca, le devuelve la salud y lo reintegra a su comunidad.

La pregunta seria: ¿Que les dice a los hombres y mujeres del milenio este milagro?

Vivimos en un mundo que le llamamos el mundo de las comunicaciones. Sin embargo, me decía un profesional de la medicina, "que tanta información a veces nos produce una saturación informática y una adición, que nos impide escuchar al otro" y también escuchar lo que nos dice el Señor, a través de la oración y percibir las necesidades del prójimo.

Otro gran reto es que además de no escuchar tenemos la incapacidad de comunicarnos, esto se nota en algunas parejas casadas, se ve en la relación de los hijos con los padres, y se nota también en relaciones dentro de la Iglesia, hermanos que se ven semanalmente y comparten "un mismo banco en la Iglesia por años y a veces ni se conocen.." y por supuesto todo eso afecta lo que llamamos la Nueva Evangelización, que al fin y al cabo significa "escuchar al hermano , consolarlo con las palabras de Cristo, y actuar". ¿Pero cómo lo vamos a hacer si a veces no los conocemos?

Este domingo al recibir el Cuerpo de Cristo, pudiéramos preguntarnos, ¿qué es lo que a veces nos impide escuchar al Señor que nos habla a través del hermano? y también ¿qué es lo que tiene trabada nuestra lengua para consolar?, quizás es la escucha solamente de mis problemas, pero recuerda: El sufrimiento tiene un valor redentor cuando se asemeja al valor redentor de Cristo sufriente. Si algo no nos permite escuchar y consolar con palabras de esperanza al necesitado, entonces deberíamos meditar sobre la Fe y la Esperanza cristiana. A veces necesitamos ser más selectivos en la recepción y saturación de la información tecnológica y más humildes para escuchar en silencio la voz del Señor, a través de la oración, su palabra, tu familia, tu comunidad y por supuesto ponerla en práctica. Amén

Reflexiones -  2 de Septiembre de 2018

Nada que entre de fuera puede manchar al hombre; lo que si lo mancha es lo que sale de dentro... las intenciones malas, robos, adulterios, codicia, difamación, orgullo desenfreno y envidia. Todas estas maldades manchan al hombre y la mujer. Mc. 7, 22-23.

Estaba leyendo un libro en que el autor narraba ejemplos sobre la incoherencia entre lo que se piensa y se vive. Me llamó la atención como a veces nosotros reflejamos esa incoherencia en nuestra relación de amistad, social, política, y religiosa. Al final el autor del libro hace un llamado a ser coherentes entre lo que piensas y tu vivencia de fe en tu relación con el prójimo.

En las lecturas de este domingo, el apóstol Santiago también nos exhorta a la coherencia cristiana utilizando como símbolo a dos personas desamparadas de su época, la viuda y el huérfano abandonado Hoy el campo se puede ampliar en obras de justicia, como dice el Papa Francisco: “...con el anciano solo y descartado".

Hace días leía la historia de un anciano que escribía por facebook mensajes de compasión y esperanza. Decenas de personas le enviaban mensajes diciéndole: ¡Profundas palabras, me impactó su inspirador mensaje!, ¡like! Pasaron los días y el señor no se comunicaba y una señora que vivía cerca de su casa, pasó para saber por qué no escribía, y se encontró que el señor había muerto solo, hacía varios días... La reflexión que te viene a la mente es la frase de Santiago: "Pongan en práctica la palabra de Dios sembrada en ustedes y no se limiten a escucharla".

Stgo.1, 22. La fe cristiana es amor coherente que se traduce en obras de justicia y misericordia, de lo contrario caemos en la incoherencia de vivir una fe superficial y de apariencias, pero sin compromiso, como decía el Señor: "Este pueblo me honra con los labios, pero su corazón está lejos de mi” Mt. 15, 8-9. Recuerda: "que allí donde está tu tesoro allí estará tu corazón". Mt. 6,21

Pidamos al Señor en la Eucaristía que nos haga coherentes con el mandamiento
del amor: "Amando a Dios con todo el corazón, el alma y la mente y al prójimo como a ti mismo".

Deseo recordarles que este sábado 8 es la fiesta de Nuestra Señora de la Caridad del Cobre Patrona de Cuba. ¡Virgen de la Caridad ruega por nosotros!

Reflexiones -  26 de Agosto de 2018

"Señor, ¿a quién iremos? Tú tienes palabra de vida eterna... tú eres el Santo de Dios". Jn. 6, 69

El Evangelio de hoy nos invita a reflexionar sobre la búsqueda y el seguimiento del Señor que nos amó primero.

Que bien lo expresó Pedro en este Evangelio: "Jesús tu eres el Santo de Dios'.

Pedro manifiesta el único camino que tenemos para conocer al Señor, sus palabras, sus hechos, sus ideales y sus exigencias en el seguimiento.

"Jesús tu eres el Santo de Dios". Porque en ti Señor se nos revela al Dios vivo y verdadero, poderoso, pero también pobre, es el hijo del hombre que no tiene donde reclinar su cabeza y sufre por amor. "Ustedes no me quitan la vida yo doy la vida por ustedes". Jn.10, 18

Jesús también nos enseña en este evangelio: "que nadie puede venir a Él, si el Padre no se lo concede", ¿que se requiere de los apóstoles y de nosotros? San Pablo nos habla "de una sabiduría escondida venida de Dios". 1 Cor. 1, 30, por supuesto para recibir esa sabiduría se requiere una gran pobreza de corazón ; y disponibilidad a los dones del Espíritu Santo (don de sabiduría), que sopla donde quiere, ahí está en la historia de la Iglesia, la vida de los apóstoles y de muchos santos, que fueron ejemplos en el seguimiento a Jesús pobre y humilde, en persecuciones y humillaciones, viviendo lo que esta Palabra nos enseña : "El Señor es nuestro Dios" Jos. 24,17.

Hoy en este siglo de tanta confusión decimos: "¿Señor a quien iremos?". En un ambiente de globalización de la superficialidad, donde se nos ve como "gente rara". En la Exhortación Apostólica Gaudete et exultate, el Papa Francisco expresa: "Alégrense y regocíjense" Mt. 5,12, les dice Jesús a los que lo siguen y son perseguidos o humillados. El Señor lo pide todo, y lo que ofrece es la verdadera vida, la felicidad para lo cual fuimos creados. Él nos quiere santos y no espera que nos conformemos con una existencia mediocre, aguada, licuada. Desde el principio de la biblia estamos llamados a la santidad. Así se lo proponía a Abraham: "camina en mi presencia y se perfecto". Gen.17,1

Pidamos al Señor en la Eucaristía no solo imitarlo sino transformarnos en Cristo, "viviendo la gracia del bautismo”, llevando el mensaje de salvación no aisladamente sino como un pueblo que lo confiesa en verdad y le sirve santamente en la familia, en los trabajos, y en la comunidad: creyendo con una vida autentica "que Él es el Santo de Dios"

Reflexiones -  19 de Agosto de 2018

Quien come de este pan vivirá siempre. Jn. 6,58
El Señor nos sigue hablando del pan de vida en Cafarnaúm.

Hoy quisiera detenerme en la frase: "Vivirán para siempre". Dos veces en este texto Jesús nos habla del más allá que nos aguarda a todos los que comemos su cuerpo y sangre y creemos en El.

Es Jesús el que ilumina a través de su Cuerpo y Sangre el misterio de la muerte y la vida eterna, ¿pero que es la vida eterna? , en un mundo que como dice el P. Cantalamesa: "Ya casi no se habla de la vida eterna . Este debilitamiento de la idea de eternidad actúa también sobre los creyentes, disminuyendo en ellos la capacidad de enfrentar con valor el sufrimiento y las pruebas de la vida. Ese era el motor que impulsaba a los primeros cristianos a dar su vida por Cristo".

El que come de este Pan vivirá para siempre. El que come el cuerpo y la sangre de Cristo recibe la fortaleza espiritual, para nunca perder de vista que somos peregrinos, sino estamos convencidos, es muy difícil tomar decisiones a veces radicales, donde puede estar en juego hasta nuestra vida, un ejemplo los mártires de la fe, la burla de los que nos rechazan por nuestros principios, o la discriminación. Dice el apóstol Pablo: Nuestra angustia que es leve y pasajera nos prepara una gloria eterna. No tenemos puesta la mirada en las cosas visibles, sino en las invisibles, lo que se ve es transitorio, lo que no se ve es eterno". 2 Cor. 4, 18.

Alimentarnos de Jesús el Pan de vida es un estímulo y aliciente para nosotros como comunidad peregrina y fortaleza para dar esperanza de vida eterna. Amen

Reflexiones -  12 de Agosto de 2018

Yo soy el pan que ha bajado del cielo. Jn. 6,41

En el contexto de Jesús Eucaristía, Jesús nos dice: "que él es el pan que da la vida". Si reflexionamos en la primera lectura encontramos al profeta Elías que después de predicar contra la idolatría de su pueblo y de los que tenían poder, fue perseguido y desafortunadamente como sucede casi siempre en esos casos todos lo abandonaron, sufriendo una profunda crisis existencial, quizás llegando a preguntarse ¿dónde está el Señor en todo esto?, sin embargo, en medio de la crisis se le aparece un ángel que le invita a alimentarse de pan. Recuperando sus fuerzas espirituales sube al Horeb a la montaña del Dios vivo y verdadero.

En la lectura anterior y en el evangelio encontramos dos actitudes, la de Elías que murmura contra Dios porque se siente solo, perseguido, abandonado, un gesto muy humano de reclamarle a su buen Padre Dios. Quien en un momento de cansancio, desesperación y dolor no ha exclamado: ¿dónde está Dios en todo esto? También te invito a reflexionar en los sentimientos de los coterráneos de Jesús, muchos de ellos creían conocerlo como el hijo del carpintero, por eso les era difícil entender su relación filial con su Padre Dios. Que conclusiones podemos sacar de estas actitudes, pues que la fe es un regalo de Dios. Así fue en la vida de Jesús, unos le veían resucitar a un muerto y decían: "este es el Hijo de Dios vivo y verdadero" y otros buscaban la forma de eliminarlo o les era indiferente.

En nuestra cultura hay muchos que dicen creer en el Señor, pero sin compromiso, son actitudes humanas que como dice el Papa Francisco: "Son humanas, pero no cristianas". La libertad humana es un misterio donde el ser humano constantemente tiene que responder a la gracia de Dios optando con fe por Jesús el Pan de VIDA para enfrentar las asechanzas del mal, o rechazando el estilo de vida cristiana, con todas las consecuencias de indiferencia, injusticia y dolor, que vemos todos los días a nuestro 0alrededor.

Recuerda hermano, Jesús el Pan de Vida es el único que nos trae el perdón del pecado de la indiferencia convirtiéndonos en solidarios ante el dolor y el sufrimiento de muchos hermanos.

No deseo finalizar sin recordarte que el mejor ejemplo de decirle SI al Señor lo encontramos en María, la madre de la fe. Este miércoles 15 celebraremos la Asunción de María elevada al cielo, ella es ejemplo de solidaridad. Les invito a rezar el rosario por todas las familias que sufren en nuestra comunidad y por la nueva evangelización.

Reflexiones -  5 de Agosto de 2018

Yo soy el pan de la vida: el que acude a mí no pasará hambre, el que cree en mí no pasará nunca sed. Jn. 6, 35

El Evangelio de este domingo nos sigue hablando sobre el pan de vida, pero la afirmación que hace Jesús de YO SOY, es en relación con una necesidad que tenían sus seguidores
y nosotros; "Señor danos siempre de este pan". Jesús hace una de las grandes definiciones, de para que el vino a este mundo. Jesús se identifica como el Pan que nos sacia el ansia y la sed de felicidad.

Siempre que leo el texto de Juan sobre el Pan de Vida me viene a la mente una frase de san Agustín: "Señor mi corazón estará inquieto hasta que no te encuentre a ti". Hoy muchos hombres y mujeres buscan a través de la tecnología la felicidad, otros lo hacen con diferentes adicciones buscando un minuto de felicidad y poniendo en peligro su vida y la de los demás

El Señor en el Evangelio nos invita a saciar nuestra hambre y sed de felicidad a través de la Eucaristía el pan de vida. Aunque tengamos problemas: "La Eucaristía...es un remedio y alimento también para los débiles: que nos sostiene en nuestro caminar:" Papa Francisco. Jesús entra en nuestras crisis y nos hace purificar nuestras intenciones para tomar las mejores decisiones. Me decía una señora viuda: "si no fuera por la Eucaristía y por esos ratos delante del Santísimo Sacramento, no sé qué hubiera sido de mi vida". Esta señora viuda tuvo la sabiduría del Espíritu Santo de acudir a Jesús el Pan de vida para llenar esa necesidad de consuelo, paz, y esperanza que tanto necesitaba al perder su esposo, ella también descubrió a través de la fe, el "amor incondicional de Jesús " en los momentos de soledad, ayudándole a enfrentar su momento difícil con fe y esperanza cristiana.

Presentemos delante del Señor en la Eucaristía dominical, nuestros anhelos de ser saciados del pan de Vida, y nuestra sed de felicidad, justicia y paz.

No quiero finalizar sin recordarles que mañana día 6 es la Transfiguración de Nuestro Señor Jesucristo en gloria, a él sea la soberanía y el dominio, por los siglos de los siglos. Amen

Reflexiones - 29 de Julio de 2018

“...tomó Jesús los panes, y después de dar gracias a Dios se los fue repartiendo a los que se habían sentado a comer..." Jn. 6, 13

En el Evangelio de Juan, Jesús alimenta a más de cinco mil personas, sin contar mujeres y niños, y sobró y mandó que lo recogieran para que no se desperdiciara... Jesús nos invita a reflexionar a los que vivimos en un ambiente de desperdicio que hasta las sobras de pan cuentan... recuerda: no muy lejos de nosotros con lo que tú y yo arrojamos a la basura, se alimentaría a niños y ancianos, librándolos de la muerte....

Pero vamos al punto que deseaba reflexionar brevemente en este evangelio.

Lo primero que me llamó la atención es la actitud de Jesús, que se interesa "por las necesidades de los que lo seguían", al Señor no le es ajeno nuestras necesidades materiales, por eso primero se preocupa porque "coman" y después que sacian su hambre, él quiere llenarles el "hambre espiritual", y les ofrece el Pan de Vida Eterna. 'Yo soy el Pan vivo que ha bajado del cielo, el que come mi carne y bebe mi sangre habita en mí y yo en el " Jn.6, 53- 55. Sin embargo "ironías de la vida" cuando Jesucristo el que los alimentó les quiere dar "el Pan de Vida Eterna", entonces lo quieren convertir en 'un rey temporal". Desafortunadamente no habían entendido el signo del verdadero "Pan de Vida". Pero, atención, a nosotros nos puede suceder lo mismo, cada domingo comemos el Pan de Vida, la Eucaristía y a veces se nos olvida pedirle al Señor en la oración, “tener sus mismos sentimientos”.

Jesús el Pan de Vida nos ayuda a educar nuestros sentimientos, recuerda: cuando nuestros sentimientos son educados por el Señor, cambiamos nuestro enfoque y servimos más al prójimo, cuando esto no sucede "gateamos".

Pidamos a Cristo pan de vida que nos SENSIBILICE para servir a los demás, “y que todo me interese, y nada me sea ajeno". Que me interese mi familia y si soy político mi país, los ancianos, su soledad, los jóvenes, la calidad de vida y la seguridad en los barrios, y por supuesto mi Iglesia, la evangelización y mi comunidad.

Reflexiones - 22 de Julio de 2018

En aquel tiempo los apóstoles volvieron a reunirse con Jesús y le contaron todo lo que habían hecho y enseñado. Entonces les dijo: "Vengan conmigo a un lugar para que descansen un poco.... Al desembarcar, Jesús vio una multitud y tuvo compasión de ellos, porque estaban como ovejas sin pastor". Mc. 6,31; 35.

Llegó el verano tiempo de vacaciones, tardes soleadas que invitan a cargar energías para comenzar llenos de alegría dentro de pocas semanas el trabajo pastoral.

También en el Evangelio de este domingo los discípulos regresan de su trabajo misionero. Comunican a su maestro y Señor su experiencia vivida, como lo experimentamos nosotros en la tarea de evangelizar en nuestra parroquia. Que alegría habrá sentido el Señor al oír" que la buena noticia del Reino era acogida" y que sus amigos llevaban sus enseñanzas.

Sin embargo, hay algo que destacar en este evangelio y es que Jesús también se preocupaba por el bienestar espiritual y la salud de sus amigos para que recuperen su "balance", en el trabajo apostólica. "Vengan a un lugar aparte a descansar". Como vemos no era irse de vacaciones a un viaje extenuante y agotador sino "ganar en calidad de vida". "Yo he venido para que ustedes tengan vida en abundancia". Jn. 10,10.

Jesús les invita a descansar y prepararse, espiritualmente para llevar la buena noticia del Reino a su pueblo con compasión, "tuvo compasión de su pueblo".

Las épocas cambian, hoy vivimos en el mundo de la tecnología, pero la necesidad de Dios y de su palabra de consuelo es la misma. Cuando el ser humano no tiene como valor absoluto a Cristo, "anda como oveja sin pastor", a merced de "falsos ídolos", que no llenan el vacío de Dios. Por eso como enviados del Señor estamos llamados a asumir nuestro liderazgo con creatividad, como dice el Papa Francisco en (Misericordiae vultus): "Tengamos compasión como Jesús, que curo lo enfermos, alimentaba al hambriento, sobre todo los signos que hacía con los pecadores, los excluidos, porque todos ellos llevaban el distintivo de la misericordia".

"Ya no temeran ni se espantarán y ninguno se perderá". Jerem. 23, 3.
Termino con estas frases del Papa: "que en nuestras parroquias ...y movimientos donde quiera que haya cristianos, los necesitados encuentren en ellos un oasis de misericordia."

Reflexiones - 22 de Julio de 2018

En aquel tiempo los apóstoles volvieron a reunirse con Jesús y le contaron todo lo que habían hecho y enseñado. Entonces les dijo: "Vengan conmigo a un lugar para que descansen un poco.... Al desembarcar, Jesús vio una multitud y tuvo compasión de ellos, porque estaban como ovejas sin pastor". Mc. 6,31; 35.

Llegó el verano tiempo de vacaciones, tardes soleadas que invitan a cargar energías para comenzar llenos de alegría dentro de pocas semanas el trabajo pastoral.

También en el Evangelio de este domingo los discípulos regresan de su trabajo misionero. Comunican a su maestro y Señor su experiencia vivida, como lo experimentamos nosotros en la tarea de evangelizar en nuestra parroquia. Que alegría habrá sentido el Señor al oír" que la buena noticia del Reino era acogida" y que sus amigos llevaban sus enseñanzas.

Sin embargo, hay algo que destacar en este evangelio y es que Jesús también se preocupaba por el bienestar espiritual y la salud de sus amigos para que recuperen su "balance", en el trabajo apostólica. "Vengan a un lugar aparte a descansar". Como vemos no era irse de vacaciones a un viaje extenuante y agotador sino "ganar en calidad de vida". "Yo he venido para que ustedes tengan vida en abundancia". Jn. 10,10.

Jesús les invita a descansar y prepararse, espiritualmente para llevar la buena noticia del Reino a su pueblo con compasión, "tuvo compasión de su pueblo".

Las épocas cambian, hoy vivimos en el mundo de la tecnología, pero la necesidad de Dios y de su palabra de consuelo es la misma. Cuando el ser humano no tiene como valor absoluto a Cristo, "anda como oveja sin pastor", a merced de "falsos ídolos", que no llenan el vacío de Dios. Por eso como enviados del Señor estamos llamados a asumir nuestro liderazgo con creatividad, como dice el Papa Francisco en (Misericordiae vultus): "Tengamos compasión como Jesús, que curo lo enfermos, alimentaba al hambriento, sobre todo los signos que hacía con los pecadores, los excluidos, porque todos ellos llevaban el distintivo de la misericordia".

"Ya no temerán ni se espantarán y ninguno se perderá". Jerem. 23, 3.
Termino con estas frases del Papa: "que en nuestras parroquias ...y movimientos donde quiera que haya cristianos, los necesitados encuentren en ellos un oasis de misericordia."

Reflexiones - 15 de Julio de 2018

En aquel tiempo llamó Jesús a los doce y los fue enviando de dos en dos dándoles autoridad sobre los espíritus inmundos. Mc. 6, 7.

Hoy el evangelio nos presenta uno de los momentos más importantes en la vida de la Comunidad de los apóstoles; el envío de Jesús a los que llamó.
Durante tres años fueron formados por Jesús, lo vieron hacer milagros, expulsar el mal, y sobre todo "predicar la buena noticia del Reino de Dios, nuestra salvación".

Ahora los apóstoles pueden decir igual que Pablo: "Bendito sea Dios, Padre de nuestro Señor Jesucristo que nos ha bendecido en la persona de Cristo con toda clase de bienes espirituales y celestiales. Él nos eligió en la persona de Cristo antes de crear el mundo -para que fuésemos consagrados e irreprochables ante el por el amor". Efes. 1, 4.

Que bien lo dice Pablo: "el Padre nos eligió en la persona de Cristo antes de crear el mundo". ¿Para qué? Pues mira, Jesús eligió a los apóstoles, y a todos los Bautizados, para predicar el Reino de Dios el absoluto de Dios, la buena noticia del Reino.

El Papa Francisco también nos dice: “.la Iglesia es una Comunidad en salida, evangelizada y evangelizadora, que vive su vocación, nuestra identidad evangelizadora, ...proclamando con autoridad la palabra de Dios, reuniendo al pueblo de Dios que estaba disperso y alimentándolo con signos de la acción de Cristo que son los sacramentos, llevándolos por el camino del arrepentimiento a la salvación. Esta vocación, este llamado de Jesus el Cristo es también para trabajar junto a nuestros pastores en la predicación del misterio del mal, y buscar activamente el bien, a través de la oración, y la adoración. Nuestro llamado a la evangelización consiste como bautizados en llevar el mensaje de Cristo, a la familia, a nuestro trabajo, a la sociedad..., lo cual no se podria efectuar sin el respiro de la vida sacramental, en concreto la EUCARISTIA, alimento y fortaleza de nuestra alma".

Reflexiones - 8 de Julio de 2018

Cuando llegó el sábado, empezó a enseñar en la sinagoga; los que lo oían se preguntaban asombrados: - ¿De dónde saca todo eso? ¿Qué sabiduria es esa...?
¿Y esos milagros de sus manos?
¿No es este el carpintero...? Y desconfiaban de él. Jesús les decía: no desprecian a un profeta más que en su tierra, entre sus parientes y en su casa...Y se extrañó de su falta de fe.

El sufrimiento del Señor, el desprecio, y la desconfianza, también lo sufren los cristianos en el mundo cuando tratan de ser coherentes a sus enseñanzas".

Hace unas semanas uno de los jóvenes Catecúmenos me decía esta frase: -Desde que comencé a conocer y a seguir al Señor, los mayores obstáculos los tuve con algunas de mis amistades y hasta familia, nunca había escuchado estas frases: "Te has vuelto un fanático”. "Ahora vamos a montar en el Papa móvil , para escuchar música religiosa.... "Para creer en Dios no hay que ir todos los domingos a misa..." En el evangelio a Jesús no le fue diferente a nosotros, él nos recuerda: "No es el siervo mayor que su Señor".

El ser coherente con lo que creemos y como lo vivimos trae consecuencias, a veces el dolor de ser incomprendidos y no aceptados. Girar alrededor de Cristo y sus enseñanzas tiene un precio, en muchas ocasiones el desprecio, sobre todo los que nos conocieron con anterioridad y a veces se quedan con nuestro pasado, pero no tienen ojos para ver, " el cambio que el Señor ha hecho en nuestra vida". ¿Ustedes creen que fue fácil la vida de Zaqueo y la Magdalena después que se convirtieron? ¿Sabes que era lo que los mantenía firmes en el seguimiento del Señor? La fe era lo que les daba la certeza que el Señor caminaba a su lado, dándoles fortaleza, nosotros tenemos dos sacramentos que nos fortalecen en la fe, el Cuerpo de Cristo el pan de vida y el examen de conciencia para pedir perdón en el sacramento de la Confesión, por las veces que también nosotros no hemos perdonado los rechazos y desprecios, que hemos recibido de otros hermanos.

Recuerda cuando nos reconocemos débiles delante del Señor él nos da la fortaleza. Como decía Pablo: Presumo de mis debilidades, porque así residirá en mi la fuerza de Cristo. 2 Cor. 12, 9.

Pidamos al Señor en la Eucaristía pureza de intención, para tener "los mismos sentimientos de Jesús". Flp. 2, 5, a través de los dones santificantes afectivos que nos fortalece frente al rechazo del mundo y la piedad, para unirnos a El, en la cruz de cada dia con fe, esperanza y caridad. Amen

Reflexiones - 1 de Julio de 2018

"Hija, tu fe te ha curado. Vete en paz, queda sana de tu enfermedad". Mc. 5, 34

En el Evangelio de este domingo aparece la figura de una mujer que padecía flujos de sangre desde hacía doce años. Ella había oído hablar de Jesús y tuvo fe en que podía curarla, por eso se acercó a él "por detrás" y le tocó el manto, y quedó curada de inmediato del flujo de sangre.

La pregunta que deberíamos hacernos al leer este evangelio es: ¿Cuan profunda era la fe que tenía esa mujer? Siento que tener fe es aceptar la palabra de esa otra persona, quizás esa mujer había oído que Jesús decía: "Venga a mí el que está cansado y agobiado que yo lo aliviaré “. Mt: 11, 28 La mujer del evangelio necesitaba ser acogida y sanada de muchos agobios, entre ellos su enfermedad. Por muchos años había buscado y gastado su fortuna buscando su sanación y la paz del corazón, que sólo el Cristo de la esperanza y de la vida le puede dar, " Mi paz les dejo mi paz les doy, no la doy yo como la da el mundo". Jn. 14, 27.

La mujer extranjera fue curada pero también recibió el milagro de sentirse amada, acogida, Jesús le ofreció una razón para vivir, como hija querida, perdonada y redimida por su divina misericordia: "mujer vete en paz".

Hoy el Señor nos pide a todos que nos acerquemos a Él con fe a través de los sacramentos, sobre todo en la Eucaristía, sacramento que nos de la paz y la sanación espiritual.

No quiero finalizar sin recordar el Independence Day, día de la Independencia de nuestro país, el 4 de Julio de 1776. Es un día de agradecer a Dios en familia, por vivir en un país de libertad y de históricos fundamentos cristianos. ¡Que Dios bendiga America!

Reflexiones - 24 de Junio de 2018

Hoy la Iglesia celebra la solemnidad de la Natividad de san Juan Bautista.

¿Quién era Juan el Bautista? Un día Jesús dio respuesta sobre el Bautista y dijo: Les digo que entre los nacidos de mujer no hay nadie mayor que Juan el Bautista, sin embargo, el más pequeño en el cielo es más grande que Él. Lc. 7,28.

Juan era el profeta humilde que "preparaba el camino del Señor". Era el profeta que bautizaba como signo de arrepentimiento, él decía en un lenguaje fuerte: "Raza de víboras quién les ha enseñado a huir de la ira que viene. Den frutos válidos de arrepentimiento." Mt. 3, 7 .

Yo siento que se le daba gran importancia al compromiso del bautismo de arrepentimiento, cuan esperanzador sería que también las persona que vienen a pedir el bautismo
cristiano en nuestras comunidades , trataran de vivir ese sentido de compromiso y reconocieran y enseñaran a sus niños , "que hay un nuevo nacimiento", que nos perdona los pecados, como decimos en el Credo :" Creo en un solo bautismo para el perdón de los pecados" y que nos hace participar de la vida Divina como hijos adoptivos, y herederos del cielo, y vivir de una forma coherentes como familia , la fe y los valores que profesamos.

Otra característica de Juan el Bautista era su amor y humildad hacia Jesús, él decía: -Yo soy el que necesito ser bautizado por ti ¿y tú vienes a mí para ser bautizado?, el amor hacia nuestro redentor le hacía reconocer en Jesús: "al cordero de Dios que quita el pecado del mundo". Jn.1,29

Pidamos en la oración diaria la gracia de imitar la humildad de san Juan Bautista para prepararel camino del Señor". imitando su "fuego evangelizador" y aplicando perspectivas pastorales que acojan a todos los hombres y mujeres que buscan una palabra de consuelo y de reconciliación, en nuestras comunidades.

Reflexiones - 17 de Junio de 2018

¿Con que compararemos el Reino de Dios? ...Es como una semilla de mostaza que cuando se siembra es la más pequeña de las semillas: pero una vez sembrada, crece y se convierte en el mayor de los árboles. Mc.4, 32

En este domingo del Tiempo Ordinario el Señor nos habla del Reino de Dios en forma de parábolas. Deseo explicar brevemente que son las parábolas.

Cuando leemos las parábolas estamos profundizando en el mensaje de Jesús. El Señor quería ponerse al nivel de los que lo escuchaban por eso les hablaba con cuentos. El contexto de las parábolas es Jesús hablando y enseñando entre las gentes por ej. "TE doy gracias Padre Señor de cielo y tierra porque has ocultado estas cosas y se las has revelado a los sencillos..."Lc. 10,21.

Solo una cosa más. Las parábolas se empiezan a comprender en la medida en que se empiezan a vivir, con cambios de valores y actitudes ante la vida.

La Parábola de este domingo se puede clasificar del Reino- Sembrador, semilla -mostaza. Este mensaje de Salvación es la buena noticia que se siembra y plantea cambios de vida, dando alegría y esperanza. También pudiéramos conectarlo como dice el Papa Francisco: A una "Iglesia en salida", que siembra la semilla de la evangelización, dando consuelo, formando conciencia: acompañando, alentando, dando fortaleza, paciencia en el camino de la santificación que da gloria a Dios, "convirtiendo la semilla del Reino en el mayor de los arbustos".

Como Iglesia en salida tenemos también "que escudriñar los signos de los tiempos" y sembrar la semilla en medio de profundos desafíos en las familias, con parejas que van al matrimonio con mentalidad de lo provisorio, la biotecnología en la procreación, la violencia contra las mujeres, el descarte a los ancianos. Sembremos la semilla del Reino para que den frutos de familias

sólidas y fecundas según el plan de Dios, "con ramas robustas de fe, y frutos de amor y esperanza cristiana".

No quisiera terminar sin felicitar en este día a los Padres vivos y orar a María la madre Santísima y San José por los padres difuntos que trataron de sembrar la semilla de la fe y los valores familiares en sus hijos. ¡Felicidades!

Reflexiones - 10 de Junio de 2018

"El que blasfeme contra el Espíritu Santo nunca tendrá perdón". Mc. 3,28

Hace poco veía un programa de entrevistas y la persona entrevistada, decía esta frase: ¿Si Dios es tan bueno como dicen porque pasan todas estas calamidades?, el entrevistador le contestó, Señor, yo no soy creyente, pero llénese de un poco de esperanza, muchas de las cosas que Ud. le achaca a Dios son problemas que también los creamos nosotros.

De todo lo que se habló para mí la clave era: "llénese de Esperanza".

Desafortunadamente el grave pecado del mundo actual es que algunos viven sin esperanza, una de las virtudes cristianas y del equilibrio sicológico

Cuando Jesús vino a este mundo inauguró el tiempo de la esperanza, para todos los hombres y mujeres, sin embargo, a veces "el enfoque " con el que miramos la vida está empañado” por una cultura de la muerte y la negatividad, producto del pecado."

Deja que el Señor actúe en tu vida "tenemos que soltarnos en El " para arrepentirnos del pecado de la desesperanza, Jesús te dice: Confía en mí. Cree en mí. No tengas miedo. Libérate de todas tus inseguridades y cálculos humanos. "Yo he vencido el mundo. " Jn 16, 33

San Pablo nos dice que el que vive en la esperanza cristiana: "Es una persona que posee el espíritu de la fe...y que los sufrimientos momentáneos y ligeros le producen una riqueza eterna y una gloria que lo sobrepasa con exceso". 2 Cor. 4, 13- 5,1.

En el Evangelio Jesús también nos llama a tener esperanza y confiar en él, este es el tiempo de la obra del Espíritu Santo, "el mal no tiene la última palabra, al contrario, pese a todas sus mentiras durante miles de años, el bien sigue obrando en el poder del Cristo de la Esperanza, aunque "esta buena noticia no salga en los noticieros".

Cuando recibas al Señor en la Eucaristía te invito a reflexionar con El, sobre la virtud de la esperanza. Jesús dice: No trates de acomodarme a mí en tus planes limitados, sino procura encontrar tu lugar en los míos. Entonces si vivirás con esperanza, y cumplirás como la Santísima Virgen María el plan de Salvación, siendo dócil al Espíritu Santo en la cotidianidad de tu vida, dando alegría y esperanza cristiana. Amen

Reflexiones - 3 de Junio de 2018

""Tomen esto es mi cuerpo". Mc. 14,24

Hoy la Iglesia celebra la fiesta de Corpus Christi. Esta fiesta fue instituida por el Papa Urbano IV para recordar un milagro extraordinario en 1263 en Orvieto, Italia. Un sacerdote dudaba de la presencia de Cristo en la Eucaristía y mientras dudaba vio que salía sangre de la hostia consagrada y también el corporal quedó teñido de la gloriosa sangre de nuestro Señor. La tela de este corporal se conserva en la Catedral de Orvieto.

Después de esta breve explicación quisiera detenerme en esta frase de Cristo: "Esto es mi cuerpo".

Este pacto de amor se da cada en la misa cuando participamos en el sacrificio incruento de la cruz, en el cual Cristo se entrega por nosotros. "Hagan esto en memoria mía". Por supuesto "en memoria" no significaba recuerdo, sino que en la lengua Aramea significaba "ahora se hace presente", para que nosotros tuviéramos vida, "y vida abundante".

Es la invitación que nos hace el Señor al participar de su cuerpo y sangre, tener vida en abundancia, de ahí viene la importancia de participar en la misa, y alimentarnos con la palabra de Dios, y con el Pan de la vida, que se recibe en la misa dominical, y se lleva a los enfermos. Pero para recibir su Cuerpo y Sangre tenemos que estar preparados, por eso decimos al principio de la misa: "antes de celebrar estos sagrados misterios reconozcamos nuestros pecados" y aquí el sacerdote se refiere a los pecados veniales, los pecados mortales hay que confesarlos en el sacramento de la Confesión.

Hoy en esta fiesta de Corpus Christi, se nos invita a poner en el centro de nuestra vida, a Cristo Pan de Vida, y no quedarnos en un encuentro individualista, nuestra fe es comunitaria, por eso tenemos que llevar esa experiencia "del Dios vivo". Heb. 9, 12, a nuestras familias y amigos, con alegría y esperanza cristiana. Recuerden nuestra evangelización se tiene que construir alrededor de la mesa "del Pan de vida, el cuerpo y la sangre de Cristo, para la vida del Mundo".

Reflexiones - 27 de Mayo de 2018

"Los que se dejan guiar por el Espíritu de Dios, esos son hijos de Dios". Rom.8,14

Hoy la Iglesia celebra la solemnidad de la Santísima Trinidad.

Todos los días proclamamos la grandeza del Dios Trino, cuando hacemos la señal de la cruz, al levantarnos, al acostarnos, cuando entramos en el templo, y rezamos el rosario.

¿Qué es lo que nos impulsa a adorarlo y reverenciarlo?

Dice el apostol Pablo: El Espíritu de Dios, que nos creó a su imagen y semejanza... y en el cual vivimos nos movemos y existimos". Hechos 17, 28. Por eso llevamos en nuestra alma la vida divina, "por el cual podemos llamar Padre a Dios". Rom. 8, 15.

Pero también lo adoramos en la filiación de hijos. Su Hijo Jesucristo asumió nuestra condición humana menos en el pecado, y se encarnó en el vientre de la Bienaventurada Virgen María, viviendo como un hijo de familia, y compartiendo su filiación divina con nosotros. "El Verbo se hizo carne y habito entre nosotros" Jn. 1,14. Por eso la lógica de toda criatura humana es "Amar a Dios con todo el corazón con toda tu alma y con toda tu mente".Mt.22,37.

También lo adoramos en una dimensión espiritual. La semana pasada celebramos la venida del Espíritu Santo a la Iglesia y al mundo. Jesús nos decía: "El Padre les enviara su Espíritu”. Jn 14,26. Es el Espíritu Santo, que riega y fertiliza el huerto del alma humana y produce frutos en la personalidad.

En el Antiguo Testamento encontramos la manifestación de Dios en el Sinaí, en el trueno, en la zarza ardiente, y en el Nuevo Testamento en un Dios que se encarna y muere por nosotros en la cruz y resucita.

El quiere que lo encontremos resucitado "en los rostros humanos", "tuve hambre y me distes de comer", andaba sediento buscando la verdad, y tú me mostraste al Dios vivo y
verdadero". "Te lo aseguro cuando lo hiciste con el más insignificante conmigo lo hiciste". Como dice el Salmo 33, 5: "el ama la justicia y el derecho, y su misericordia llena la tierra". Dejarnos guiar espiritualmente por el Dios Trino es practicar el mandamiento del amor, " Amar a Dios con todo tu corazón, con toda tu alma con toda tu mente y al prójimo como a ti mismo". Mt. 22, 37-39, porque Dios es Amor, y el hermano es una extensión de su amor. Amen.

Reflexiones - 20 de Mayo de 2018

"Ven Espíritu Divino manda tu luz desde el cielo. Padre amoroso del pobre, don en tus dones espléndido: " (Secuencia)

Hoy la Iglesia celebra la fiesta de Pentecostés.

El Espíritu Santo del Padre y del Hijo ha sido derramado sobre el mundo, en concreto en los apóstoles y en nuestros corazones. Es el Espíritu Creador de lo que conocemos y de lo que no conocemos, pero también es el Espíritu Santificador que nos educa con sus siete dones, para vencer la muerte y el pecado. Él es nuestro defensor, el abogado, que intercede por nosotros. Es el maestro de la palabra de Dios en la Iglesia.

Gracias a su luz divina se transforma el mundo.
"Ven dulce huésped del alma, descanso de nuestro esfuerzo..."

Su Santo Espíritu se nos da también a todos los bautizados, "porque hemos nacido de lo alto, del agua y del Espíritu."

Es también el Espíritu Divino "que da al esfuerzo su mérito", ayudando a sus ministros y laicos, unidos al Magisterio discernir como Iglesia "los signos de los tiempos", convirtiéndonos en evangelizados y evangelizadores, para acompañar al hermano e integrarlo a la comunidad.

"Recibid el Espíritu Santo, a quienes perdonen los pecados quedan perdonados..." También "hay diversidad de dones, pero un mismo Espíritu... ". En cada uno se manifiesta el Espíritu para el bien común". 1 Cor. 12, 11. En sus ministros ordenados, a través del sacramento del perdón y la predicación del Reino de Dios.

Al orar pídele al Espíritu Santo en este día de Pentecostés el don de Sabiduría para discernir cuáles son tus dones y talentos para servir en la Iglesia. "Porque quien ha hecho del amor del Espíritu Santo la plenitud de su vida no puede hacer más que entregarla a su servicio". Amen.