Reflexiones - 29 de Abril de 2018

Yo soy la vid, ustedes los sarmientos, el que permanece en mí y yo en él, ese da fruto abundante, porque sin mi nada pueden hacer. Jn. 15, 5

Hace pocos días visitaba a unos amigos que tienen unos sembrados de frutas en el sur del Estado, y pude comprobar como cuidaban y mantenían aquellos árboles. Mientras observaba la labor esmerada de aquellos hombres y mujeres me preguntaba. ¿Si nosotros tuviéramos el mismo empeño de construir nuestro mundo espiritual, la fe, igual que construimos nuestro mundo temporal, cuantos frutos lograríamos para el Reino de Dios? "

Hoy el Evangelio de Juan nos presenta a Jesús paseando por los viñedos de la Galilea, y pastoralmente se le ocurre decir: YO SOY la vid verdadera y ustedes los frutos...permanezcan en mi...y yo en ustedes. "La gloria del Padre es que den muchos frutos..."

Dice el Señor: "permanezcan en mi". No es decir solamente soy bautizado, vengo de una familia católica, eso es bueno, pero Jesús insiste en algo más y es que permanezcamos en el "cuando llueve y cuando no llueve, en tiempo de sequía y (en las pruebas de la vida...) Permanecer en Cristo, es compartir "la savia ", la vida divina que la recibimos en el bautizo, por el espíritu de adopción, que como bautizados hemos recibido de Dios y que nos da esperanza , alegría y paz, para llevarla a los demás.

Al final de aquel bonito viaje de primavera en los campos del Sur d la Florida, me di cuenta de que los trabajadores "podaban" el follaje de algunos árboles. Encontré una enseñanza para Evangelizar en este gesto y es que a veces en nuestra vida y en la Iglesia, el Señor permite "podar" lo que es superfluo, lo que no permite la misión esencial de nuestra vocación, dar frutos. "La Evangelización es predicar con autoridad la palabra de Dios que camina como compañera de viaje en medio de las crisis y el dolor, para enseñar y ser canal del don de la gracia y también como acogida que acoge sana y reconcilia a los pecadores con Dios, esa es nuestra identidad recibida del Señor, que nos convoca a ser comunidades evangelizadas y evangelizadoras ". Papa Francisco.

Pidamos al Señor en la Eucaristía, que demos más frutos, unidos a Él, que es la Vida verdadera. "Recuerda sin Cristo no Podemos hacer nada"

Reflexiones - 22 de Abril de 2018

Yo soy el buen pastor, conozco a mis ovejas y ellas me conocen a mi ...Yo doy la vida por mis ovejas. Jn. 10,14-15

En este Evangelio Jesús se nos manifiesta como el buen Pastor, una imagen muy conocida en la cultura campesina del Pueblo de Israel, y también era una enseñanza para los que tenían poder de mando, y dirigían espiritualmente al pueblo de Dios. Jesús les enseña sobre cuál era la verdadera imagen del guía espiritual del Pueblo de Dios.

Jesús utiliza en primer lugar la Imagen del pastor de ovejas, asumiendo en su vida esa imagen de gente sencilla. Hay en la vida de Jesús otras imágenes, el también asume la imagen” del que tenía hambre, y no me dieron de comer, tuve sed y no me dieron de beber..."Mt. 25,42.

En esta imagen del Buen pastor él nos dice, "que él es nuestro guía, que él quiere tener una relación personal con cada uno de nosotros. “Yo conozco mis ovejas y ellas me conocen a mí". ¡Tremenda enseñanza pastoral para una buena evangelización! El Señor te quiere decir que tus problemas,
tu historia, tus crisis existenciales y espirituales, no le son ajenas.

Confiamos en nuestro Buen Pastor, porque él está dispuesto a dar su vida por sus ovejas. Yo doy mi vida por mis ovejas. Cuanta confianza y paz nos da el saber que nuestro Buen Pastor no nos deja abandonados en los momentos difíciles de la vida. Jesús nunca dice, como expresan algunos en nuestra cultura: "ese es tu problema", tampoco nos dice basado en la sabiduría humana: "no eches en los hombros de los otros tus problemas, asúmelos tú, ni que cada uno tiene su propia carga", eso luce una expresión muy humana, pero como dice el Papa Francisco: " es humana pero no es cristiana...".

,
El Señor como buen pastor conoce los peligros que te acechan. Dice el apóstol Pedro: El mal como león rugiente busca a quien devorar resistidle firmas en la fe. " 1 Ped. 5,8, no tengas miedo, el Señor te acompaña y con su "vara " aleja los enemigos de la fe, el mundo, la carne, y el mal, él es nuestro Buen Pastor. Que bien lo expresa el Salmo: "Mejor es refugiarse en el Señor, que fiarse de los hombres..." Sal.118, 8

No deseo finalizar sin invitarlos a orar por las vocaciones sacerdotales y religiosas, en este Domingo del Buen Pastor, para que el Señor nos dé el discernimiento para conectar nuestra pastoral a la realidad de nuestras familias y jóvenes, que a veces se sienten” como ovejas deseosas de ser acogidos y escuchados". Amen.

Reflexiones - 15 de Abril de 2018

Por qué están turbados? ¿Por qué se les ocurren esas dudas? Miren mis manos y mis pies que soy el mismo. Lc. 24, 38-39

Al leer este evangelio me parece que el Señor le está hablando a nuestra sociedad, cuando dice: ¿por qué dudan?

Vivimos en un ambiente social a nivel mundial donde la cultura de las tecnologías puede ser muy buena si te ayudan en el plan de conocer y servir a Dios, pero puede ser un obstáculo si perdemos toda la capacidad de poder reflexionar sobre el sentido de tu vida, tus valores espirituales, convirtiendo estas tecnologías en un "ídolo" con ofertas de falsa felicidad a través de la gratificación de los sentidos, y del aquí y del ahora. En

estos ambientes a veces se dificulta reflexionar sobre la fe en Jesús vivo y resucitado, los valores cristianos, y la vida espiritual. Todas estas realidades tecnológicas no llenan "el vacío de Dios", porque el vacío de Dios solo lo llena el Señor. Es muy fácil que en esta "cultura de la muerte de Dios" se embote la mente, y se busque detrás de "falsos dioses", new age, libritos de auto ayuda..., "recetas que no dan la paz interior", y que solo Cristo resucitado te puede dar. Recuerda, A veces el desenfreno grupal no da tiempo para pensar.

Los apóstoles también vivieron una crisis de fe, por un lado, estaba lo que ellos esperaban de Jesús como liberador de sus enemigos romanos y sus ansias de poder, y por otro lado, estaba el Plan de Salvación de Jesús, un cambio de vida, y arrepentimiento de nuestros pecados y fe en El, como nuestro Salvador.

Hoy Jesús nos hace la misma pregunta que a los apóstoles. ¿Por qué están
turbados? ¿porque se les ocurren esas dudas? El Señor te pregunta a ti, que te haces pregunta sobre el sentido de la vida. Jesús te llama a descubrir su rostro resucitado, a través de la oración, el Pan de la Eucaristía, las Escrituras, y del perdón a través del sacramento de la Confesión. Jesús vivo y resucitado te envía como cristiano bautizado a ser testigo de su resurrección hasta los confines de tu mundo familiar, social, y comunitario, dando testimonio de su amor y de la esperanza de vida cristiana.

Reflexiones - 8 de Abril de 2018

Porque me han visto, has creído dichosos los que creerán sin haber visto. Jn. 19, 29

En este segundo domingo de Pascua, el evangelio de Juan nos narra dos acontecimientos de fe. En el primer acontecimiento, Jesús se les aparece a los apóstoles y "sopla sobre ellos el Espíritu Santo", con el mandato sacramental de perdonar los pecados a todo aquel que se arrepienta y crea en el Señor, vivo y resucitado. El segundo acontecimiento de fe es el encuentro con Tomas uno de los doce llamado también el incrédulo de la fe. El Señor les muestra sus llagas y el costado y le dice: "Porque me has visto has creído dichosos los que creerán sin haber visto"

¿Cuál fue el sentido de fe que el Señor quiso manifestar en los apóstoles y en cada uno de nosotros después de la resurrección? Fue para aumentar nuestra fe en él y en su divinidad; y dar testimonio de vida.

Esta experiencia Pascual de la fe produjo en sus discípulos y seguidores un cambio de vida, ahora ya no era lo que ellos pensaban o decían, sino su modo en que Vivian "de un modo coherente" la fe en Jesús, “miren como se aman." Hech. 2,47. Los discípulos trataron de vivir la fe como resucitados, con su escala de valores. No tenían necesidad de teorizar sobre Jesús sino de reproducir con la ayuda de la oración, al Señor en su vida, en su familia, en medio de la Sinagoga y del Imperio Romano, hasta dar su vida por Cristo, como lo hacen hoy muchos cristianos en el Medio Oriente, y en África, ¿sabes que eso está sucediendo en este momento en algunos países?

El testimonio de la fe también mueve en otros hermanos hacer cambios, arrepentirse, (la Confesión, el Bautismo). Recuerda: "Un ejemplo vale más que mil palabras"

Otro regalo de fe manifestado a los discípulos de Cristo con la ayuda del Espíritu Santo fue reconocer los signos de los tiempos que les tocó vivir y vencer con la ayuda del Cristo resucitado, aquellas fuerzas del mal que actuaban contra el hombre y que también hoy lo siguen deshumanizando por ej. los valores mundanos del poder, prestigio, corrupción y violencia diabólica, que lo vivimos a veces en nuestro ambiente social, y que no tienen nada en común con el Cristo vivo y resucitado.

Pidamos al Señor resucitado en la Eucaristía, la gracia de despertar en nosotros la "compasión y la fe", para vivir en nuestra comunidad como testimonio de vida y poder del bien, la verdad y la justicia, que nos trae Jesús vivo y resucitado. Amen.

Reflexiones - 1 de Abril de 2018

Buscan a Jesús de Nazareth, el que fue crucificado. No está aquí ha resucitado Mc. 16,6

¡Si, ha resucitado! Dice el Salmo 118: "Este es el día en que actuó el Señor ". Este es el dogma de la Iglesia, lo decimos todos los domingos en la misa.

No hace ni cuarenta y ocho horas, Cristo dando un fuerte grito expiró. Pero también murió y se destruyó el templo de Jerusalén, el lugar donde estaba el sanctasanctórum, la vara de Moises, la corona de David. Al morir el Señor se destruye el templo, porque ahora el nuevo templo es Cristo, el es como dice Pablo: "nuestro cordero Pascual, que ha sido inmolado". Si , "este es el dia en que actuó el Señor".

La resurrección de Cristo es el acontecimiento mas importante en el Plan de Salvación. El alma humana de Cristo en la resurrección entró en su cuerpo y se produjo un movimiento de tierra. "al llegar vieron que la piedra fue removida pese a ser muy grande". Mc. 16, 5. Ahora el nuevo cuerpo de Cristo, con nuevas propiedades, "atraviesa la sabana". Dice el evangelio de Juan: "que el discípulo amado vio y creyó". Jn. 20, 8.

Ahora después de resucitar ¿dónde está Cristo? El Señor se quedó cuarenta días preparando su Iglesia, con Pedro y sus apóstoles. También se manifestará a los discípulos de Emmaus en la Eucaristia: Se les abrieron los ojos al partir el pan" Lc. 24, 33. Por supuesto adonde va un hijo despues de resucitar, pues a visitar a su Madre Maria, que alegría, cuanto consuelo recibiría la madre al ver a su Hijo, alegría que compartiría con los apóstoles. San Ignacio.

"Si, este es el dia en que actuó el Señor". Jesus no está aquí ha resucitado. Por eso hoy alzamos la cabeza llenos de esperanza y alegria porque lo de nosotros los cristianos terminó en triunfo, porque creemos en el resucitado. ¡Hoy que bajen la cabeza los incredulos! Nosotros también hemos resucitado con Cristo por el bautismo, como dice Pablo: "Busquen los bienes de arriba donde está Cristo" Col. 3,2 .

Finalizo con esta frase de Pablo: "Celebremos pues la fiesta de la Pascua no con la antigua levadura que es de vicio y de maldad, sino con el pan sin levadura, que es de sinceridad y verdad". Cristo está vivo y resucitado, en la Eucaristía. ¡Alleluya!

Reflexiones - 25 de Marzo de 2018

¡Bendito el que viene en nombre del Señor...!

Este domingo de Ramos comienza la Semana Santa. Jesus sube a Jerusalén, donde las espectativas del pueblo que iban a celebrar la Pascua, no son las de Jesús, ellos esperaban con palmas un Mesías lleno de poder y el poder de Jesus era entregarse, dar su vida, en redención de la humanidad. Jesús siempre les decía a sus discípulos "subimos" a Jerusalén, donde el Hijo del Hombre va a ser encarnecido, abofeteado, crucificado, como lo narran los cuatro evangelios en la liturgia de la Pasión y muerte del Señor en el contexto de

la Semana Santa.

El mensaje del Señor es: "si tú quieres santificarte y quieres vivir como cristiano tienes que subir conmigo a la Cruz, es el camino que te lleva a la santidad de vida.

El Jueves Santo en la última cena, Jesús nos deja la Eucaristia, su Cuerpo y Sangre, Alma y Divinidad, alimento divino que nos fortalece para cargar la cruz. "El que come mi carne y bebe mi sangre habita en mi y yo en el ". Este es el día en que también nos dejó el sacramento del orden sacerdotal, "para que se hagan uno con Cristo en el amor y el servicio al prójimo".

El Viernes Santo acompañaremos a Cristo en su dolor y soledad. El enemigo de Dios intentó triunfar en la Historia humana sirviendose de la ignorancia y el pecado humano; la envidia, el rencor. En la cruz estaba en juego la Salvación de la humanidad. Al pie de la cruz pasaban algunos incrédulos diciendo: "bájate de la cruz". Estaba también un ladrón arrepentido que supo ver lo que otros no vieron al Hijo de Dios: "Señor acuerdate de mi en tu Reino. -Hoy te vas conmigo al Paraiso". Este es el primer Santo que entra con Jesús a la Vida Eterna, pero también es un llamado a ti y a mí como dice el Papa Francisco: " ...para dejarnos interpelar por el crucificado, y descubrir que allí está la sabiduría, la clave de la interpretación de la vida, la esperanza. La vida cristiana es una milicia, supone lucha no es contra hombres de carne y hueso sino contra los dominadores de este mundo de tinieblas. Para vencer en esta lucha y mantenernos firmes, necesitamos de las armas de Dios la cruz. Allí venció Jesus al malo de una vez para siempre ".

El Sábado Santo, en la Vigilia Pascual, al encender el Cirio Pascual la Iglesia nos quiere recordar, que la oscuridad de la muerte no tiene la última palabra ¡no! Jesus la luz del mundo triunfo sobre las tinieblas y venció el pecado y la muerte." ¿Dónde está muerte tu aguijón? ¡Bendito sea el Señor!

Reflexiones - 18 de Marzo de 2018

"Ha llegado la hora de que el Hijo de Dios sea glorificado. Yo les aseguro que si el grano de trigo, sembrado en la tierra, no muere, queda infecundo; pero si muere, producirá mucho fruto..." Jn. 13, 22.

Estamos a una semana de la Pasion de Cristo, y el evangelio de hoy nos habla de los sentimientos de Cristo, ante el dolor, la traición y la muerte que se le avecinan en su Pasión redentora.

El evangelio nos dice: "que fueron unos griegos a ver a Jesus", pero ¿quiénes eran los griegos que fueron a ver a jesus?, no sabemos si eran peregrinos que subían todos los años a Jerusalén,
o espectadores "que escuchaban, pero no se comprometían". Sin embargo, es a este grupo de extranjeros que quizás "buscan sabiduria" como decia Pablo; que Jesus se presenta no como el héroe de las illiadas, o los sabios griegos, sino "como el grano de trigo, que muere en la cruz para producir frutos de vida eterna". Jesus les habla de la sabiduría de la cruz, como dice Pablo: "escándalo para los judios, locura para los paganos. " 1 Cor. 1,23. Si, el grano de trigo morirá en la cruz el viernes santo, pero hay resurrección, y plenitud de vida.

También en este evangelio hay un llamado para los bautizados. El que se aferra a la vida la pierde y el que desprecia la vida en este mundo la conserva para la vida eterna". Como vemos es la entrega, a Jesús no el egoismo producto de nuestro pecado, sino la dinámica de la caridad la que nos fortalece en su seguimiento.

Por supuesto el Jesus que nos expresa sus sentimientos no es un super-hombre, sino es un ser humano que se siente "agitado, ante la hora que se le avecina". Ahora mi alma esta agitada ¿y que diré? Padre líbrame de esta hora. No, para eso he llegado a esta hora.

Las palabras de Cristo eran una invitación a confiar en el Padre cuando se aproxima el dolor y el sufrimiento. "Lo he glorificado y lo glorificaré ".

Que el ayuno, la oración y la caridad nos ayuden a ser más sensibles en esta cuaresma a la voz del Padre que nos fortalece, para cargar con fe la cruz de cada dia.

Reflexiones - 11 de Marzo de 2018

Tanto amó Dios al mundo, que entregó a su Hijo único, para que no perezca ninguno de los que creen en él, sino que tengan vida eterna. Jn.3, 16

En el evangelio de Juan encontramos esta frase que resume inequívocamente el sentido de nuestra fe. El amor de Dios manifestado en Cristo Jesús es incondicional, el sana nuestras heridas. Como dice san Agustín: Dios es más íntimo a mi ser que yo mismo. Y la fe es la conciencia de esa intimidad.

Dos actitudes ante el amor de Dios manifestado en Cristo Jesús:
La primera actitud es la convicción de que " porque somos amados, amamos gratuitamente, y nos hacemos dignos de un mayor amor." San Bernardo.

Hay otra actitud, la fe de sentirnos amados y felices porque sabemos que estamos haciendo su voluntad: amando a Dios y al prójimo. Esa fe en el Hijo que se entregó por nosotros, es lo que nos hace observar los mandamientos de amar a Dios y al prójimo, "no para ganarme o conservar su amor", sino como dice Pablo: " estamos salvados por su gracia mediante la fe, no se debe a nosotros y tampoco a las obras, es un don de Dios" Efe. 2, 8. Es la fe auténtica en Dios, que madura en la oración donde se perfecciona, aceptando del Señor su plan de salvación, en nuestra familia y comunidad, como diría Sta. Teresa, "no me tienes que dar para que te quiera" ,sino como un hijo que "bebe de la fuente de agua viva" nos llenamos de amor y fe, "para ser luz del mundo ", cooperadores de la gracia, recuerda la fe no es quietismo, ni es el resultado de un razonamiento o argumentación , al contrario , el amor y la fe en Jesús " tiene dos manos", la primera el perdón , que jamás nos abandona, ni siquiera a pesar de nuestras faltas, la otra mano su resurrección , la cual nos revela que Dios nos sostiene incluso más allá de la muerte. Amen

Reflexiones - 4 de Marzo de 2018

El celo de tu casa me devora. Jn. 2, 17

Hoy el evangelio nos presenta el. celo de Jesús por el Templo morada de su Padre Dios y la expulsión de los mercaderes.

Al estudiar la historia del pueblo de Israel encontramos que el Templo para todo hebreo piadoso era un lugar sagrado. Allí peregrinaba el pueblo a lo menos una vez al año a ofrecer sacrificios y hasta en la parte exterior del templo se podían comprar los animales para los sacrificios. El mismo Jesús al nacer fue con María y Jose a ofrecer al templo dos tórtolas como prescribía la ley.

Sin embargo, en este evangelio Jesús derriba las mesas de los cambistas y dice estas duras palabras: "quitad esto de aquí, no convirtáis en un mercado la casa de mi Padre". Jn. 2, 16

Jesús en esta acción se enfrenta al espíritu del mundo, que no tiene poder sobre el Señor, ni en su templo santo. " el celo de tu casa me devora". "El Señor nos previene contra el espíritu del mundo, que ahoga la palabra y es padre de la impiedad y vuelca nuestros ojos en la confianza orgullosa de los bienes, bajo el engaño de una sabiduría, que no es más que necedad. "Papa Francisco.

La enseñanza de Jesús en el evangelio es a convertirnos en apasionados en el amor a nuestra Santa Madre Iglesia siguiéndole a él llevando la cruz y expulsando de nosotros la tibieza espiritual, y en otros casos expulsando de nuestro corazón la inconstancia en el trabajo pastoral.

Pidamos al Señor en la Eucaristía " que el celo por nuestra Iglesia "nos haga querer y desear, con determinación y amor apasionado ser fieles al compromiso de bautizados actuando y hablando con valentía la verdad del Cristo de la cruz que entregó el templo de su vida, con la certeza que al tercer día resucitaría, y que nosotros si somos fieles a su Iglesia, madre y maestra, resucitaremos con él.

Reflexiones - 25 de Febrero de 2018

" Este es mi Hijo amado; escúchenlo " Mc. 9,

En un ambiente donde se manifiesta la gloria de Dios, se Transfigura el Señor en la cumbre de la montaña. En la historia del Pueblo de Israel la montaña era un lugar de encuentro con la gloria de Dios, el ejemplo fue Moisés, en el monte Horeb, y también Elías, era un lugar de oración y manifestación de Yave nuestro Dios.

En la Transfiguración del Señor hay dos personajes junto a Él, Moisés y Elías que representan los mandamientos y los profetas. También a la montaña subieron Pedro la roca de la Iglesia y Santiago y Juan columnas muy importantes en el plan de Salvación.

En el encuentro espiritual de los discípulos con Jesús se manifiesta la voz del Padre invitando a los discípulos a escuchar al Señor en la oración y cargar su cruz en su vida diaria , no quedándose solamente en una experiencia espiritual , sino también con sus palabras y con los signos liberadores de sanar , liberar del mal, saciar del hambre y sed de justicia; dando esperanza y caminando con Jesús , "negarse a sí mismo, cargar con la cruz de cada día , hasta la muerte, como los apóstoles y los santos y santas de Dios . "No es el servidor, mayor que su Señor".

El Padre Dios a ti y a mí como bautizados también nos dice: "Escuchen a mi Hijo", pero ¿nosotros escuchamos al Señor?, o por el contrario hay muchas voces, de "dioses falsos” que nos ocultan su voz. En esta Cuaresma, la oración te pueda ayudar a saber escuchar y discernir, "lo que el Señor, quiere de ti". Quizás es descubrir las "interferencias' que no te permiten convertirte y ser más generoso-a y más agradecido al amor que el Señor ha derramado a lo largo de tu llamado vocacional, religiosa, o matrimonial.

Pídele al Señor en la Eucaristía, escucharlo y seguirlo, fortalecido en la fe, aceptando la cruz de cada día, recuerda como dice Pablo a los Romanos: Si Dios está con nosotros, ¿quién contra nosotros?

Reflexiones - 18 de Febrero de 2018

Arrepiéntanse y crean en la buena noticia. Mc. 1, 15

El Miércoles de Ceniza comenzó la Cuaresma, son cuarenta días de preparación al misterio de nuestra redención, Jesucristo muerto y resucitado. La Iglesia durante estos cuarenta días nos propone, la oración, el ayuno y la limosna.

En el Evangelio el Señor, después del Bautismo va al desierto y allí ayuna, ora y es tentado.

En la mentalidad hebrea, el desierto era un lugar de reflexión, oración y ayuno, pero también era un lugar de tentaciones. Jesús en su condición humana sintió las tentaciones del enemigo para
desviarlo del Plan de Salvación, pero con el ayuno y la oración a su Padre Dios, nos dio un ejemplo para vencer el plan del enemigo en el desierto de nuestra vida

Aquí les dejo tres formas tradicionales de acercarnos más a Dios en esta Cuaresma.

Oración: Es convertir tu "cotidianidad" en un ofrecimiento al Señor, elevando tu mente y el corazón, como dice Pablo: "orando sin cesar", ej.: Se me ocurre el ofrecimiento de buenas obras hacia un necesitado de oración. También quizás orar o rezar el rosario, mientras caminas, o llevas tu mascota. Llevar a la oración el perdón para el que te hace la vida un "yogurt".

Ayuno: Es crear en nosotros conciencia de nuestra dependencia de Dios, en un ambiente donde a veces prescindimos de él y ponemos nuestra confianza en "ídolos" que pasan. Quizás es ser un poco más selectivos al ver a veces programas y noticias enajenantes, o manipuladoras, y dejar de tocarle el claxon al hermano, creando conciencia en primer lugar en ti, y sobre todo dando paz. Quizás al manejar puedas escuchar Radio Paz.

Limosna: “Es darme cuenta y abrir los ojos" haciendo obras de Caridad, compadeciéndome del hermano necesitado igual que lo hizo Jesús que se entregó por todos, de hasta los que lo rechazaban. "Perdónalos que no saben lo que hacen". Quizás en este tiempo es cortar ciertos gastos, para ayudar en obras de caridad en la Iglesia, y comprar comida para la despensa de los necesitados de la Parroquia. O regalar algo que no usas.

Pidamos al Señor en esta Cuaresma que nos dejemos "llevar por el Espíritu Santo, para poder encontrar al hermano en el desierto de nuestra vida", con la Oración, el Ayuno y la Limosna.

Reflexiones - 11 de Febrero de 2018

Se acercó a Jesús un leproso y le dijo suplicándole de rodillas: Si quieres puedes limpiarme. Sintiendo lástima ...Jesús lo tocó y le dijo: -Quiero queda limpio. La lepra se le quitó inmediatamente. Mc. 1, 42

En el evangelio de este domingo quisiera destacar primero esta frase: "Jesucristo sintió lástima y lo tocó ".

Reflexionemos en algunos detalles ¿Quién era aquel hombre que Jesús tocó? era un leproso; un contaminado que tenía que vivir separado de la comunidad por varios kilómetros de distancia, como un marginado, " era el invisible" como expresan algunos que se sienten solos y viven cerca de nosotros, en la sociedad y en la familia.

Aquel hombre marginado, se acerca a Jesús con una profunda humildad diciendo:
"Si tú quieres, puedes sanarme". Aquí se encontraron la humildad y la Misericordia, y por supuesto quedó fuera la ley, que prohibía acercarse y menos tocar a esas personas para no quedar "contaminados".

A veces la ley puede convertirse en una trampa, en la que podemos caer, para escaparnos de practicar la Misericordia. Jesús no solo sana sino toca al contaminado, porque la misericordia solo puede amar.

También el leproso nos da una lección a todos. Cuando practicamos la virtud de la humildad, o la sencillez de vida, estamos reconociendo nuestra limitación y nuestra pequeñez, "Señor si tú quieres puedes sanarme”, Un gesto de humildad tiene una respuesta de Misericordia, del Dios del amor “, que nunca nos abandona, que conoce cuál es nuestra fuerza y nuestra enfermedad, "el leproso fue inmensamente amado por Jesús", Dios y hombre verdadero. -"Quiero queda limpio".

Pidamos al Señor en la Eucaristía, que nos ayude a reconocer y salir al encuentro de los marginados y necesitados de nuestra comunidad con humildad y Misericordia.

Deseo recordarte que este Miércoles de Ceniza comienza la Cuaresma, tiempo de ayuno, oración y misericordia.

Reflexiones - 4 de Febrero de 2018

"Vamos a los pueblos cercanos para predicar también allá el Evangelio, pues para eso he venido" Mc. 1, 38.

El evangelio de Marcos nos presenta como evangelizaba Jesús. Es una profunda enseñanza, de su actividad evangelizadora, momentos de descanso reparador, comunicación con el pueblo a través de parábolas sencillas, y preocupación por las necesidades de los más vulnerables, en este caso la anciana suegra de Pedro, los enfermos, "los descartados ", como dice el Papa Francisco. También Jesús manifestaba cercanía, y diálogo, con sus discípulos, y oraba, porque nadie puede dar lo que no tiene.

A Jesús lo encontramos evangelizando en la Sinagoga, hoy sería la Iglesia, lugar de encuentro, donde quizás a veces perdemos la oportunidad de evangelizar a los que vienen buscando ayuda espiritual, o dando una palabra de aliento, y preparando a los sacramentos, el Señor nos los envía, para que "consuelen a mi pueblo. Isa. 40,1 . ¿Los acogemos y consolamos, como dice el Papa Francisco: "con caras alegres”, igual que hacia Jesús?

Jesús también nos enseña que puede haber otro momento de ser evangelizadores, en la cotidianidad de nuestra familia, practicando la Caridad, la acogida, y la compasión, y el afecto, sobre todo a los más vulnerables, y los jóvenes.

Otra oportunidad de evangelizar puede ser el mundo laboral, "el mundo social." Vámonos a predicar a las aldeas vecinas", Mc 1, 38, un mundo que a veces por nuestra indiferencia o apatía, es ocupado, por ideologías y pensamientos, que no construyen el Reino de Dios, y donde el ser humano "vive sin esperanza", con "propuestas de ídolos falsos", que deshumanizan al ser humano, y donde se pierde el sentido de justicia participativa, en los negocios y en las comunidades. Hay una profunda enseñanza evangelizadora, para nuestros profesionales católicos, y los políticos, donde a veces lo que importa es "lo políticamente correcto", olvidándonos de construir como Jesús, el Reino de la verdad, la justicia, el amor y la paz, en esos ambientes sociales.

Por último, quiero detenerme en la vida de oración de Jesús.

Jesús, oraba en silencio, era una necesidad espiritual, de comunicarse con su Padre Dios, y discernir su voluntad. La pregunta para todo evangelizador es: ¿Tu oras? ¿cómo oras y que tiempo oras al Señor?

Que la Eucaristía sea el centro de nuestra evangelización y de nuestra acogida para tender puentes, de integración en la Iglesia, y en nuestro contexto social.

Reflexiones - 28 de Enero de 2018

Hasta a los espíritus inmundos les manda y le obedecen. Mc 1, 27

Hoy el evangelio nos da una enseñanza sobre la bondad y la misericordia de Dios en nuestra vida y en los demás.

Jesús predicaba en la sinagoga de Cafarnaúm en sábado, y dice la palabra de Dios "que estaban asombrados de su enseñanza". Para estas personas que lo escuchaban era alguien que enseñaba "con autoridad", pero no vieron nada más. Solamente un hombre que estaba poseído por el mal, logró reconocer que Jesús era" el Santo de Dios”.

Dos actitudes frente a Jesús. El primer grupo en la sinagoga solamente vio en Jesús, un buen predicador. En el caso del "endemoniado, el rechazado”, con profunda humildad supo reconocer su "oscuridad", y ver lo que otros no veían. Vio la autoridad del Hijo de Dios que lo liberaba del mal que lo oprimía.

La enseñanza para nosotros como bautizados e hijos de Dios es:
¿Vemos al Cristo vivo y resucitado actuando a través de sus palabras, pero también con sus obras para cambiar nuestra vida? ¿De qué tengo yo que liberarme para ver a Jesús actuando en mi comunidad, en mi familia y en mi vida?

¿Estoy abierto a la Misericordia del Señor?, o por el contrario sólo me quedo escuchando su palabra, sin dejar que toque mi corazón, y con humildad reconocer mis tinieblas, mi pequeñez, y mi pobreza.

Pidamos al Señor en la Eucaristía que la escucha de la palabra de Dios nos haga reconocer donde está mi ceguera, el engañó de no reconocer mi propia impotencia que no me deja reconocer la misericordia de Dios. Aquí te dejo la antífona del Salmo 94. "Ojalá escuchéis hoy su voz no endurezcan el corazón”, para poder discernir su misericordia en tu vida, y ser Misericordioso con tus hermanos necesitados.

Reflexiones - 21 de Enero de 2018

El tiempo se cumplió, el Reino de Dios ya está cerca. Arrepiéntanse y crean en el Evangelio". Mc. 1, 14

Deseo reflexionar en dos actitudes de Jesús en su vida pública: el anuncio del Reino y el llamado a sus colaboradores.

En el tiempo de Jesús había un profundo estado de alerta, esperando la inminente llegada del Mesías, que restauraría el reino tan esperado. Las expectativas eran: cuando, donde, y como. ¿Serian derrotados los romanos? ¿Entraría triunfante el Mesia-rey en Jerusalén con soldados? ¿O lo haría de otra forma?

Los Esenios un grupo religioso judío, se habían retirado al desierto para purificarse y estar preparados para la llegada. Juan el Bautista predicaba el juicio de Dios, por eso bautizaba como un signo de arrepentimiento a la llegada del Mesías.: el hacha está lista para cortar los árboles de raíz. Todo árbol que no de fruto se cortará. Lc. 3, 9. Sin embargo el Reino de Jesús iba por otros caminos. Jesús veía el Reino de su Padre Dios, como una familia, que abarca a toda la humanidad, incluido nuestros enemigos "amarse los unos a los otros, como yo les amo", "hasta dar su vida por la familia humana para el perdón de los pecados". Esa radicalidad del Reino de Dios como familia, es lo que lo hace "compartir el pan de la vida" en una mesa. La bolsa en común para las necesidades, de las comunidades de Jerusalén. Después veremos este gesto en los primeros cristianos, que se reúnen como familia del Reino, para partir el pan, y darse “el beso de la paz". gesto que en aquella época hacían solo las familias, hebreas.

Jesús llama a sus discípulos a seguirlo no como el Mesías conquistador triunfante no como un vencedor sino la víctima, que da su vida. La verdad y la justicia estarían de parte de su maestro, vencedor, de la muerte y el pecado, y les dirá a sus seguidores; -Quien salve su vida la perderá. Quien pierda su vida por mí la salvará". Mt. 10,39 En realidad lo que Jesús les quería decir a todos los bautizados es:" Cuando no estamos dispuesto a morir por los demás, ya estamos muertos: cuando estamos dispuestos a morir por los demás estamos realmente vivos". Algunos piensan que Jesús vino a poner el mundo al revés, no al contrario lo vino a poner al derecho, si alguno te dice que no es realista o práctico, ya Pablo les aclara a los primeros cristianos, sobre esta nueva sabiduría: "Los judíos piden milagros, los griegos sabiduría, pero nosotros predicamos a un Cristo, crucificado, escándalo para los judíos, locura para los gentiles. PERO la locura de Dios es más sabia que la sabiduría humana.". 1 Cor. 1, 22-23. El mensaje de Jesús para todo el que quiera seguirlo es: El Reino de Dios ya está conmigo; "Arrepiéntanse y crean en la Verdad de mi Reino, vean el mundo como una gran familia en la que yo me hago presente, todos los días hasta el fin del mundo".

Reflexiones - 14 de Enero de 2018

Jesús les preguntó: ¿Que buscan? Jn. 1, 38

Jesús en este Evangelio les hace a los discípulos una pregunta trascendental. ¿Que buscas en la vida? ¿Cuál es el sentido de tu vida?

La vocación de todo bautizado parte de un profundo discernimiento, sobre quien es el centro de tu vida, en quien tú has confiado. Desde que venimos a este mundo tenemos que hacer opciones, que nos comprometen.

Vivimos en un ambiente de mucha extroversión donde hay muchas voces que nos llaman por diferentes caminos, y que no siempre llenan el vacío de Dios, en nuestra vida, a veces son "ídolos " que ofrecen poder, vanagloria, falsos proyectos, "que al principio son lazos después se convierten en cadenas". También el Señor en el desierto sintió la voz del enemigo con falsos proyectos.

Responder a la, pregunta del Señor requiere estar despiertos como Samuel, para responder más con el corazón, que con la inteligencia. "Solo el corazón puro puede escuchar la voz de Dios", y responder como Samuel: " Habla Señor que tu siervo escucha".

Pidamos al Señor en la Eucaristía, escuchar su invitación” a seguirlo” igual que los apóstoles, " y quedarnos con él “, sirviéndole en nuestra vocación sacerdotal, religiosa o familiar, con un corazón sincero, expresado en el Salmo 39, " Aquí estoy Señor para hacer tu voluntad".

Te dejo con unas frases del Papa Pablo VI:
"Te seguimos Señor, conservando la dulce alegría de evangelizar, incluso cuando hay que sembrar entre lágrimas ...pero irradiando el fervor de tu llamado". Amen

Reflexiones - 7 de Enero de 2018

Hemos visto salir su estrella y venimos a adorarlo. Mt.2, 3

Hoy en la Iglesia de Oriente y de Occidente se celebra la fiesta de la Epifanía del Señor. El símbolo de la Epifanía es la luz. "Nuestro Salvador se nos revela como una señal para un mundo, desorientado".

La primera lectura de Isaías nos invita a "levantar la vista ", y buscar como los Reyes esa luz. Es una luz que da alegría y esperanza cristiana.

Pero encontrar esa luz nos compromete a todos a través de nuestro Bautismo, a "levantarnos " de nuestras superficialidades y ser luz para conducir a muchos hermanos y hermanas hacia Cristo la "luz del
mundo". Ese es nuestro mejor regalo.

Sin embargo, existe una gran tentación de quedarnos como Herodes en un relativismo muy propio de nuestra época, “...y colocarte como dice el Papa Francisco, en el centro de ti mismo y de tus intereses, dando absoluta prioridad a tus conveniencias e intereses, y eliminar todo lo que afecte tu "zona de confort".

El evangelio de este domingo de la Epifanía es una invitación a seguir la Luz de Cristo, escuchar su voz y ponernos en marcha, pero lo más curiosos es que cuando se encuentra a Cristo, usted no será el mismo como los Sabios, dice el evangelio: "Que regresaron a su tierra por otro camino". Mt.2,12.

Pidamos al Señor en la Eucaristía dejarnos iluminar por su Luz, en este Año Nuevo, de modo que, viendo nuestras buenas obras, parroquial, social y familiar “glorifiquen al Padre del cielo".

Te invito a comenzar este Año con tres buenas obras, al necesitado.

Se Bondadoso. Enséñale al que está cerca de ti" no cuanto sabes tú, sino cuanto ellos te importan a ti". Da Aliento. A los jóvenes, ancianos, familias. “Diles tu si puedes con Cristo”: Da Esperanza, virtud teologal que significa soñar y ver con la luz de la fe, lo que otros no ven, al Señor misericordioso.

Feliz Año Nuevo en Cristo.

Reflexiones - 24 de Diciembre de 2017

Yo soy la sierva del Señor cúmplase en mi lo que me has dicho" Lc. 1, 38

Hoy el adviento toca a su fin, y mañana celebraremos la Navidad, el nacimiento del Hijo de Dios, Jesucristo.

En este cuarto domingo de Adviento la Iglesia nos presenta la Anunciación del ángel a la Virgen María y su disponibilidad para cumplir el proyecto de Salvación. María es la mujer del SI a Dios, por eso la llamamos Madre de la fe:
"Hágase en mí según tu palabra".

María al aceptar el proyecto de salvación en su "hágase", está aceptando "participar en la vida Trinitaria".

Este "si" de María es un ejemplo de generosa entrega, y un ejemplo a seguir, En su sencillez de vida, deja que el Espíritu Santo habite en ella, para que se cumpla el propósito de Dios, "el Logos se ha encarnado y puso su morada en el vientre virginal de María".

María en este domingo, en medio del frenesí de los preparativos a la Navidad nos enseña a ser dóciles, y humildes, para escuchar la voz del Espíritu Santo entre muchas voces, que a veces nos traen extroversión y superficialidad.

La madre María nos invita con su ejemplo de vida, a vivir la virtud de la Fe, hasta la cruz de su Hijo, y practicar la Humildad en el servicio, a los más necesitados, el ejemplo fue su prima Isabel, a la cual sirvió, pese a todos los privilegios y gracias que ella recibió, al ser ella concebida sin mancha de pecado original.

Hoy le damos gracia a la Madre de Cristo por su "Fiat”. Hoy estamos alegres porque nuestra existencia tiene sentido, no estamos abandonados, somos el resultado de una decisión libre de nuestra Madre María y de un propósito deliberado antes de la creación del Mundo, el Verbo hecho carne, para Nuestra Redención y Salvación, Jesucristo, todo el honor y la gloria, y su Santísima Madre María. ¡Amen!

Reflexiones - 17 de Diciembre de 2017

¿Qué dices de ti mismo? Juan les contestó: "Yo soy la voz que grita en el desierto: Enderecen los caminos del Señor". Jn. 1, 22-23

En este tercer domingo de Adviento el Evangelio nos presenta la figura de Juan el Bautista, es la figura dominante, y con su sencillez de vida, y con un estilo de hablar directo y sin rodeos, invitaba a la conversión: "enderecen el camino del Señor".

¿A qué se refiere Juan cuando dice: enderecen el camino? Él se refería a convertirse, y el signo de esa conversión era reconocer los pecados, y bautizarse con agua. Los que fueron enviados a preguntar, perdieron una oportunidad de conversión, solamente sirvieron de informantes, y no fueron humildes para "escuchar la Voz que grita en el desierto", y hacer cambios, en sus vidas, purificando lo que estaba torcido, y deshumanizado, hasta la llegada del que bautizaría con agua y el Espíritu Santo, el Cristo de la gloria.

Deseo destacar también en este domingo el ejemplo de humildad de Juan el Bautista, quien “no trata de aparentar algo que les agradaría escuchar a los demás, ni ser aceptado, por los poderosos que le preguntan" ¿quién era él? Juan el Bautista sabía que él era un misterio profético irrepetible, creado a imagen de Dios, y que su misión era "ser testigo de la Luz”, del ungido de Dios: "el cual anunciaría la buena nueva de la salvación a los pobres, curaría a los de corazón quebrantado, y perdonaría a los cautivos...por el pecado". Juan el Bautista no se atribuyó una identidad que no le pertenecía, porque Juan el Bautista giraba alrededor de aquel "que él no ara digno de desatarle la correa de sus sandalias; el Señor".

Que el ejemplo de Juan el Bautista nos ayude " a enderezar nuestro camino”, para que nuestro corazón sea conquistado por la palabra eterna de Dios.

La Sagrada Comunión también nos mueva el corazón para escuchar la voz del hermano que clama en el desierto de su soledad, y ser la voz que da consuelo, voz en este Adviento que da esperanza y alegría cristiana; sobre todo en la práctica de la humildad, y de la caridad.

Reflexiones - 10 de Diciembre de 2017

He aquí que yo envío a mi mensajero delante de ti…Preparen el camino del Señor, enderecen sus senderos". Mc. 1, 2 - 3

En este Domingo de Adviento se nos invita a enderezar los caminos torcidos. Es la misión de Juan el Bautista que transformemos nuestras relaciones humanas. Este tiempo es una llamada a purificar nuestras intenciones y también como decía el Profeta Isaías, un mensaje de consuelo, para aquellos que sufren junto a nosotros. "consuelen a mi pueblo". Isa. 40,1.

Es muy interesante destacar que, en tiempos de Juan el Bautista, y de Jesús, existían situaciones muy parecidas a las nuestras, "injusticias, y vidas torcidas producto del pecado". Solo un corazón recto es capaz de vivir la gracia del nuevo nacimiento del agua y d el Espíritu Santo, que nos trajo Jesucristo. Hay que dejar que la gracia del Señor nos ayude a "enderezar”, a levantar el ánimo, y en ocasiones también nuestro abatimiento producto de los fracasos de la vida. Si, "enderezar el sendero", es sentir el consuelo, cuando nos sentimos pobres, pequeños, y débiles, pero confía, el Señor que se nos promete, "es más fuerte y poderoso, que tus miedos", y puede hacer de nuestro "barro", una nueva creación, convirtiendo relaciones de injusticia, en justicia, de indiferencia en solidaridad, de temor, en confianza. "Díganle que ya termino el tiempo de su servidumbre” Isa. 40, 2. La única condición es ser lo suficientemente humildes, para acoger su presencia, y ser hombres y mujeres de esperanza, con una radical confianza e n su presencia, que nunca nos abandona.

No quisiera finalizar sin invocar a la Madre de Cristo, nuestra Virgencita de Guadalupe para que nos ayude "a preparar un camino a su Hijo", con nuestro testimonio de vida, y con "palabras de alegría”, dar buenas noticias de consuelo y de esperanza al que sufre. Te invito a meditar en el Rosario los misterios gozosos, y lo ofrezcas por los jóvenes.